martes, 13 de marzo de 2012

Coliflor con bechamel.






He pensado que hoy os voy agasajar con unas flores! Flores como las que veis; una colifor y dos pensamientos; uno amarillo y otro azul.





Seguro que todos conocéis este plato; coliflor con bechamel. En mi casa es la única forma de que lo niños se la coman, y últimamente estoy encontrando cierta resistencia por parte del mayor. Para mi sin embargo es uno de mis platos favoritos. Y hoy me lo he comido a vuestra salud envuelta en una aroma primaveral.




A propósito de esta receta  os voy a contar una forma fácil de hacer la bechamel que aprendí hace mucho tiempo y que practiqué hasta hace bien poco y que ahora os voy a contar.

Para cuatro personas....

Ingredientes:


- 1 coliflor
- 1 litro de leche entera.
- 3/4 cucharadas colmadas de harina.
- un poco de mantequilla.
- nuez moscada molida.
- cuatro pensamientos.
- sal



Cocemos la coliflor en abundante agua y sal durante unos cuarenta minutos y reservamos. Por otra parte hacemos la bechamel de la siguiente forma:

En una sartén honda ponemos una nuez de mantequilla y la derretimos a fuego lento. Añadimos un poco de la leche, como un vaso, y esperamos a que hierva. En ese momento añadimos el resto de la leche que previamente habremos batido con las harina en una batidora normal. Mejor si lo hacemos lentamente. Justo en ese momento de añadir la harina y la leche batidas revolvemos de forma ágil con una cuchara de madera, hasta que la mezcla se integre bien en la leche hervida anterior. Esto puede ser cosa de 2 ó 3 minutos. A continuación incorporamos sal y un poco de nuez moscada molida. Probamos y rectificamos el punto si es necesario.

Ahora sólo tenemos que tenerla cociendo un ratito, como unos quince minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

Si vemos que nos ha quedado demasiado líquida, no tenemos sino que batir otra cucharada de harina en un poquito de leche y añadir de la misma forma que antes, o si por el contrario la encontramos demasiado espesa añadimos algo de leche y revolvemos con brío unos segundos.  Aunque lo normal es que no tengáis necesidad de rectificar...es una alivio contar con esta flexibilidad no es cierto?

Añadimos al plato y decoramos con flores.





He escogido un pensamiento azul y otro amarillo, aunque también tenía naranjas y blancos. Estos últimos no iban a hacer buen contraste con el plato. Estas flores son de invierno y podemos encontrarlas desde octubre hasta abril o incluso mayo. También pensé en los ciclámenes fucsias que tengo en mi ventana, pero creo que con estos colores he acertado. El azul oscuro y el negro de la flor amarilla dan un contraste perfecto a la salsa bechamel.





Bon Appetit!

4 comentarios:

  1. quiero ser la primera y lo sere felicidades me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carla. Te espero entre mis seguidores! Un abrazo desde el ciberespacio!

      Eliminar
    2. Me gusta la coliflor y el plato!!!:) Bss

      Eliminar
  2. Ains!
    Me encanta la coliflor con bechamel pero no me puedo creer que hagas la bechamel a mano!
    Bueno, si tienes truco y le tienes cogido el punto es normal pero yo, que ni truco ni punto ni nada, la hago en la máquina y a correr!
    ¿has probado a ponerle quesito o bacon en la propia bechamel? a ver si asi el mayor se la come mejor
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...