lunes, 26 de marzo de 2012

Tomate con bonito para cenar.



No recuerdo cuando tomé este plato por primera vez. Juraría que fue de joven, en casa de mi tía Bel. Lo que se es que desde entonces lo he venido preparando en casa, casi siempre para cenar, bien en la de mis padres, o ya casada después.

Lo del tomate en invierno, es un poco complicado, no resulta fácil encontrar un tomate sabroso que brille con luz propia entre el aceite y la sal. Para eso hay que esperar al verano, que a mi me sabe a tomate, a helados y a frutas multicolor.

Como por otra parte es muy sano y recomendable y resulta muy fácil para cenar ligero, he adoptado unas cuantas de formas de hacerlo y prepararlo, para ir aportando un poco de variedad en la monotonía del lunes a viernes. De esta forma, ayudándolo un poquito con otros sabores como el del bonito y la anchoa, de gran personalidad, podemos lograr un plato sano y con buen gusto pese al mes y la estación.

Hoy va a ser una maravilla, porque tengo una buena materia prima. En la Rioja ya empiezo a ver en las fruterías tomates como éstos. De gran porte y distinción.




Empezamos cortando el tomate en rodajas, despreciando la tapa y el final. Podemos darles otro uso, hay que aprovecharlo todo, pero necesitamos una superficie plana y redonda donde colocar lo que le va a acompañar.

Ese acompañamiento, es muy de San Sebastián, no creo que haya bar en la parte vieja, que es donde se concentran el mayor nº de pintxos por metro cuadrado, yo diría del país, que no se precie en tener de alguna forma, su bonito con cebolleta y mahonesa de alguna forma o manera.

Pero repito, creo que este tomate ilustrado viene de Asturias, de mi tía Bel.





A continuación salamos la superficie del tomate, cada cual a su gusto. Yo a veces me paso con la sal. Pero resalta tan habilmente el sabor de los alimentos, que no lo puedo remediar.

En un plato aparte, hacemos la mezcla de bonito del norte, cebolleta picada y mahonesa. La proporción no os la puedo decir, siempre lo hago a ojito, pero no es importante, es cuestión de probar e insistir hasta dar con el punto que nos va.

Con la thermomix es un lujo, primero picamos la cebolleta en velocidad 5 unos segundos. Luego añadimos el bonito y la mahonesa y lo mezclamos al 2 con giro a la izquierda.

Este es un plato que también sirvo cuando tengo invitados y no me quiero complicar, porque es de muy fácil preparación y luce muy bien. En este caso, la thermomix me ha dado la vida, se hace todo en un momentín.





Veis que mono queda? Lo he adornado con un trocito de anchoa, y un poco de pepino. Pero le pueden ir muchas cosas, una alcaparra, un poco de guindilla verde, en fin.....es cuestión de echar a volar nuestra imaginación.

Tengo otro plato muy sabroso de tomate con algo encima, igual de sencillo y de resultón. Me lo enseñó mi amiga Anne, de San Sebastián, otro día os lo cuento.


Os dejo con mi rodaja de tomate saludable, vitaminas y omega 3. No se si os pasa lo mismo, con estos días de sol, lo veo todo de color verano, de verde césped y rojo sombrilla.





7 comentarios:

  1. exquisito pero a ver donde encontramos ahora tan buenos tomates...creo que igual lo sustituyo de momento por patata cocida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo he probado con patata. Queda genial!! Buena elección! Bss

      Eliminar
  2. Deliciosos! ideales para la cena...o una comidita!:)) Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y fácil de improvisar para un apuro... Gracias Silvia!

      Eliminar
  3. Muy rápido, sabroso y sano, sin duda.
    ¡Que gran cena!

    ResponderEliminar
  4. Hoy me lo he preparado con un delicioso tomate raf para la comida y me he permitido añadirle huevo duro a la mezcla. Me lo he comido muy a gusto.Gracias Bea por las excelentes ideas y por todo lo que te lo curras !!!! bs

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...