lunes, 4 de junio de 2012

Salmón con patatas, mantequilla y cebolla caramelizada.





Me gusta este pescado porque es sano y porque es rosa.

En Noruega los vi saltando en una granja de salmones en Sognefjord. Saltaban porque es lo suyo....el salmón tiene que progresar en el río hasta alcanzar su objetivo, su naturaleza de lo dicta.

Nace en aguas dulces, migra al océano, y vuelve al agua dulce para procrear. Se le atribuye la capacidad de volver al mismo sitio donde nació para reproducirse, y los estudios recientes muestran que al menos un 90% de los salmones que remontan una corriente nacieron en ella. No se sabe cómo se orientan, pero puede que su fino sentido del olfato reconozca la química de su río natal.





Yo soy un poco como el salmón. He vuelto a mi lugar de origen para traer a mis hijos al mundo, y me encantaría remontar el río que me separa de todos los recuerdos de mi infancia y volver algún día a mi lugar original.

También soy un poco rosa....Y bastante dulce....como la cebolla cuando se une con el azúcar y la mantequilla, como en esta receta super sabrosa.




Ingredientes por persona: una rodaja de salmón fresco, 1/2 patata en rodajas muy finas, 1/2 cebolla, mantequilla, sal de vino rosa, u otra sal.

Preparación: En una sartén ponemos una o dos cucharadas de mantequilla y salteamos las patatas hasta que estén hechas. Reservamos. En la misma mantequilla ponemos la cebolla cortada en tiras finas y añadimos azúcar para endulzarla. Tapamos y la dejamos a fuego lento unos 20 min (removemos de vez en cuando), nos tiene que quedar transparente.

En esa misma sartén con los restos de mantequilla y cebolla caramelizada hacemos la rodaja del salmón. Con unos 5 min bastará; tiene que quedar marcada pero jugosa. Salamos con flor de sal, y emplatamos sin espinas.




Yo he usado ésta sal de vino de Añana. La tengo reservada para los platos un poco especiales, y éste quería que lo fuera. A veces los platos de pescado resultan un tanto aburridos, al menos para mí, pero basta con imaginar algo atractivo; azúcar....mantequilla....sal.... para crear algo verdaderamente delicioso.





Esta es mi aportación... una edificación de patata, cebolla, caramelo.... irresistible. Después del plato que os dejé el jueves, aun sigo pensando "en clave de milhoja" creo que este tipo de composición es siempre bien recibida. Una buena solución para convertir algo simple en una maravilla.








Bon Appétit!

7 comentarios:

  1. Pues veo que has conseguido una exquisita combinación Beatriz, me gusta mucho!!! A mí también me gusta el rosa, a la vista está, es el color predominante en mi vida, en mi blog, aunque me critiquen por si resulta cursi o cuqui, me da exactamente igual.A mi edad ya, vivo rodeada de lo que me gusta, no tengo que disimular ante nadie...

    ResponderEliminar
  2. Ufff,menuda pinta más buena.Ya se que hacer para cenar un dia de esta semana...Gracias.Un beso.
    alex-

    ResponderEliminar
  3. creo que realmente has acertado con la guarnición,me ha enamorado el milhojas de patatas con cebolla caramelizada!
    http://decorecetas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. que buenooooo!!, por lo que veo va todo cocinado en mantequilla, tendremos que utilizar bastante cantidad no?

    ResponderEliminar
  5. Si mi hija ve esta receta le da algo!!! no sabes como le gusta el salmón!!! le vuelve loca!!! y con esas patatas hasta a mi me vuelve!!!Besotes

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...