miércoles, 5 de septiembre de 2012

Ensalada de patata, a la inversa.



No renuncio todavía a la sensación de comer frío y que eso resulte placentero. Al contrario que nos sucede en invierno. Si algo tiene esta tierra de La Rioja que me ha gustado siempre, es que en verano se adelanta un mes, y el otoño se atrasa otro.
En mi San Sebastián, mayo y junio son aun inciertos, y no digamos septiembre.... al principio a veces cuela, pero según el mes va avanzando... la ropa de verano va quedando olvidada en el armario.
Así que, en mi Logroño, aun puedo tomarme deliciosas ensaladitas sin que me de un escalofrío, y seguir luciendo mis vestiditos veraniegos.

Esta es una ensalada de patata donde la patata tiene el protagonismo absoluto. Aquí no la vamos a encontramos troceada, escondida entre las hojas de una lechuga o de los gajos de un tomate rojo chillón. Por eso, podríamos decir que es una ensalada de patata a la inversa.
Me encantan las patatitas pequeñas.  Bueno, como buen gourmet, me gusta todo lo que se sirve pequeño. Pequeño pero delicioso. Como estas patatas rellenas de cosas ricas que parecen bombones salados.
La paciencia vuelve a cobrar protagonismo en este plato veraniego, o del final de verano.... insisto... buscaros un pinche... un marido complaciente, una hija martilleando con el me aburro, en fin... cada cual sabe...y... a vaciar patatitas!!


Con el interior de las patatas y un poco de mantequilla se puede hacer un acompañamiento para carnes, pescados, etc.. Intentad vaciar bastante, así podremos colocar la ensalada cómodamente.

Yo soy de improvisar mucho y tenéis que creerme que mientras vaciaba mis patatas (sin pinche) no tenía ni idea de con qué iba a acompañarlas ni que iba a colocar dentro. Lo de las lechugas variadas si lo tuve claro desde el principio, así que pensé enseguida esta forma de presentarlas en el plato.




Ingredientes:
- Patatas pequeñitas.
- Una bolsa de sucedáneo de cangrejo Krissia.
- Una bolsa de lechugas variadas.
- Piñones.
- Aove.
- Sal.
Preparación: Tras vaciar las patatas, previamente cocidas, ponerlas hacia abajo en un plato y salar ligeramente. Colocarlas bien y soltar una pizca de sal en el fondo. Para que se sostengan... quizá necesitéis hacer un pequeño corte plato en la parte de abajo, a modo de base.
En un bol cortar muy pequeñitas las hojas de la bolsa de ensalada y mezclarlas con el cangrejo. Rociar de aceite de oliva. Rellenar las patatas y adornar con piñones.
Emplatar y disfrutar!
Tengo que confesar que este verano me ha dado por rellenar cosas pequeñas, y uno acaba cogiendo vicio. Es una especie de manualidad muy agradecida por el resultado. Resulta siempre original para ofrecer a los invitados.
Aporta un valor añadido a unos ingredientes que ordenados y dispuestos de otra forma no representan sino un plato común y anodino. Pero cuántas veces os he dicho ya mi famosa frase de "no es el qué sino el cómo"!
Bon Appétit!

9 comentarios:

  1. ¡Una propuesta muy interesante! ¡Me gusta esta forma de comer ensalada que has planteado!
    Besos.
    http://comerespecial.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. El "qué" y el "como" te han quedado fantásticos. una monada de patatas..enhorabuena, bsss

    ResponderEliminar
  3. Pues queda muy bien y además tiene una pinta estupenda!

    ResponderEliminar
  4. Me parece perfecta, me la apunto para hacer pronto antes de que apetezca algo más caliente.

    ResponderEliminar
  5. Una ensalada con una presentación muy elegante. Y santa paciencia! Besos.

    ResponderEliminar
  6. que buena ensalada y que buena presentación felicidades¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. Una idea muy buena, además a las patatas las puedes añadir cualquier cosa y siempre quedan bien.
    besos,

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...