martes, 4 de septiembre de 2012

Tarta de chocolate y frutos rojos, para un cumpleaños.



El pasado dos de agosto fue el cumpleaños de mi amiga Ana.

Los que la conocéis personalmente, espero que la hayáis felicitado entonces. Si os estáis enterando en este momento, lamento confirmar vuestro temor. Si, habéis llegado tarde.

Este verano me aficioné a las frambuesas; con lo que aquella mañana del mes de agosto en que improvisé este delicioso pastel, no hizo falta salir en su busca. La combinación con el chocolate es perfecta. Y Ana, igual que yo... es adicta!



Guardaba también unos cuantos tarros de mermelada francesa; de todo tipo de frutas del bosque. Las mermeladas de Francia son maravillosas. Ellos las llaman confiture, y nunca he llegado a saber si son eso... mermelada o confitura. Yo diría que están entre lo uno y lo otro. Y son diferentes, muy sabrosas. Esta tarta está rellena de una crema con base de mermelada de cereza.


Mi postre fue una sorpresa. Ana no lo esperaba, y a mi esas cosas me encantan. .... Lo de sorprender. Gustó muchísimo a todo el mundo. Su base, de un sabor muy parecido a las pastas de mantequilla danesas, y su relleno de crema un punto ácida contrapunto al dulzor del chocolate....

De esta tarta me gustó mucho la estética. La había visto en forma de tartaletas conteniendo el chocolate. Puede que hacerlo así sea más sencillo, porque me costó bastante colocar el borde, que se prepara a parte, y unirlo con la base. Pero yo quería una tarta grande, muy grande! Una tarta que fuera recibida con un Ooooh !




Ingredientes:

- 1 huevo
- 150 g de mantequilla.
- 100 g de azúcar glass.
- 250 g de harina.
- 30 g de almendra molida.
- 2 cucharadas de esencia de vainilla.
- una pizca de sal.

- Un puñado de frambuesas.
- 250g de nata líquida.
- 300g de mermelada de cereza.
- 3 láminas de gelatina royal
- 250 g de chocolate para postres.

Preparación:
Primero empezamos con la base. Yo la he preparado con la themomix, pero se puede hacer a mano, en un bol, con la ayuda de una espátula. Mezclamos la mantequilla más bien blanda con el azúcar, la almendra, la esencia de vainilla y la sal. En la thermo en vel. 4. Luego añadimos la harina previamente tamizada. Yo lo hago con un colador grande. Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar tres horas en el frigo. Igual que haríamos con una masa para galletas.



Extendemos la masa sobre papel de horno y cortamos un circulo con un aro redondo. Si no disponéis de él, podéis usar la parte del molde para bizcochos que consta de dos piezas (aro y base). Dejad el aro puesto, no lo retiréis. En otro papel de horno extendemos y cortamos dos o tres tiras alargadas que recortaremos con un cuchillo. Serán el borde de la tarta. Las unimos a la cicunferencia con los dedos y también entre sí, pegándolo al aro y a la masa de la base.



Cuando estaba en este proceso, comencé a arrepentirme de haber elegido esta tarta para el cumple de mi amiga. Era la primera vez que me enfrentaba a una cosa semejante y tenía todos los boletos para que algo me saliera mal, sobre todo esta fase de ensamblaje.

Bien. Tenemos digamos el continente de la tarta listo. Ahora toca hornearlo. Con cuidado, colocamos el papel de horno con el aro que contiene la masa sobre la rejilla que tenemos dispuesta sobre la mesa. Pinchamos un poquito la base y le ponemos peso encima para que no suba ( yo un puñado de garbanzos). Lo introducimos en el horno y lo dejamos a 180º hasta que veamos que está tostadito. (mi horno unos 40 minutos ).

Dejamos enfriar y luego viene lo bueno.... quitar los garbancitos teniendo en cuenta que algunos se han quedado incrustados en la masa. Mi base de tarta parecía en ese momento la superficie de la luna con sus cráteres y todo. Otra vez volví a pensar... Menuda embarcada de tarta...en cualquier momento algo me va a salir mal. Al fin conseguí retirarlos todos sin cargarme la base. No se me ocurrió poner debajo un papel sulfurizado!

Y me quedaba lo peor... Levantar el aro sin romper nada. Hecho!!

Lo conseguí con la ayuda de un cuchillo y un pulso de ladrón de guante blanco. Por fín lo más divertido.. El relleno... y el acabado.


En un cazo calentamos la nata y añadimos las láminas de gelatina que previamente habremos humedecido en un cuenco de agua (con 3 min basta). Removemos hasta integrar y una vez templada añadimos la mermelada.

Retiramos el papel de horno de la base de la tarta y la colocamos sobre un plato o en mi caso un stand cake. Finalmente incorporamos la mezcla fría. A continuación; esperamos a que solidifique ayudándonos del frío de la nevera. Si ahora pusiéramos el chocolate fondant se mezclaría todo.

Un rato después ya estará lista para lo más gratificante del proceso. Añadir el delicioso y aromático cacao fundido en agua y matequilla. Y... adornar con las frambuesas. Cuidado! De nuevo hay que esperar a que el chocolate solidifique, si no se irán al fondo.

Y éste es el resultado!



Como veís una tarta con un proceso lleno de retos y emociones para principiantes! 

Vale la pena, ahora que comenzamos a mirar hacia el otoño y vendrán las tardes o las mañanas grises, concentrarnos en el proceso de hacer una tarta como ésta. Quizá entonces no encontréis frambuesas, pero y unas naranjas confitadas?

Si como a mí os ha enamorado esta receta, daros prisa! aun podéis encontrar frambuesas, arándanos, y frutas del bosque.... para hacerla como ésta.




Bon Appétit!

Fuente: La repostería de Miguel, blog.

14 comentarios:

  1. La verdad es que tiene una pinta estupenda :)

    ResponderEliminar
  2. Ummm tiene un aspecto increible y por el relato de la receta tiene que estar fantastica. Una pena que al ser para el cumple de "Bea", no podamos contar con una foto del corte.

    La entrada me ha encantado. Bss

    virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  3. Sabes? me ha encantado que el relleno de la tarta no llegue al borde de la masa!
    Además de la combinación que tiene que ser realmente buena.
    Ah! felicidades Bea!
    Besazos a ambas.

    ResponderEliminar
  4. Te quedó estupenda Beatriz, le habrá encantado y si fue una sorpresa mejor que mejor, más emoción!!! La presentación es inmejorable, me encanta!!

    ResponderEliminar
  5. Pues la tarta es un espectáculo y muy divertida tu explicación, te estoy viendo !!!quién me mandaría a mí...!!! jejeje. bss

    ResponderEliminar
  6. Que maravilla Bea.
    No dudo que le encantó.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Beatriz!!

    Este tipo de tarta, me encanta, combina a la perfección el dulce típico de París, tartas o tartaletas rellenas de cremas variadas y recubiertas de frutas, me rechiflan especialmente para el verano.

    Y de París que te voy a contar, es fantástico como toda Francia.

    besitos y feliz día

    ResponderEliminar
  8. UN aspecto majestuoso, una tarta super elegante y a la vez tiene que estar bien rica

    ResponderEliminar
  9. madre mia que pintaza, me la apunto porq la hare seguro, adios a la dieta!

    ResponderEliminar
  10. Yo todo lo que lleve frutos rojos lo devoro!!!! Es una tarta muy tentadora!!! Que pena q no se puedan mandar trocitos por twitter..jajajajajajajaja No me queda más remedio q apuntámela para hacerla. :):)

    ResponderEliminar
  11. Ole y ole!!!Bea!!! tocada y retocada!!!! que bueno!!!! Besotes

    ResponderEliminar
  12. Acabo de conocer tu blog y por aquí me quedo disfrutando de tu cocina y de delicias como esta, besosss!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...