jueves, 22 de noviembre de 2012

Frisuelos. Un postre tradicional.


Los frisuelos son un postre tradicional de Asturias. Los hacía mi abuela, luego los siguió haciendo mi madre y por suerte yo he tomado el testigo que sin duda pasaré a mi hija pequeña.
Este es un postre que, igual que el arroz con leche, es muy típico de la tierra en la que nací. Sé que existe una historia que los relaciona con el día de carnaval; antroxu, pero no me la conozco. Sí los recuerdo en casa de niña, y en ese día no faltaban.
Podía no haber disfraces, no somos mucho de carnaval en casa, pero los frisuelos no faltaban.


Los frisuelos los ofrecen en muchos restaurantes tradicionales pero he de decir, con pesar, que siempre que me he visto tentada y los he pedido, nunca me han satisfecho. Y no es cuestión de la cocina del lugar en concreto. Es algo más complicado.
Con los frisuelos pasa como con la tortilla de patata, hay mil formas de hacerla, y por tanto múltiples resultados, y ninguno igual. Así que frisuelos solo me gustan los de mi casa, y mira por donde.... no solo voy a cederos esta receta.... ya del siglo pasado, sino que además os voy a explicar la técnica que empleaba mi abuela, y después mi madre y ahora yo.
Ingredientes:
- 250 g de harina.
- 500 cc de leche.
- 3 huevos L.
- 1 cucharada de levadura.
- azúcar.
- aceite.
- sal.
Preparación: En una cacerola alta ponemos la harina, la leche, los huevos, la levadura y la sal, batimos y dejamos reposar media hora. Nos quedará una masa líquida parecida a la de los crêpes.
Es un postre que se sirve caliente, así que llegado el momento oportuno, nos situamos ante el fuego o la vitro con el siguiente kit: una sartén plana de diámetro pequeño 18 ó 20, una taza con aceite de oliva y dentro de la misma una cucharilla de café. Dos platos de postre, uno para ir colocando los frisuelos fritos y otro para taparlos. Un bote con azúcar. Un cazo, que en Asturias llamamos "garcilla", y un tenedor.
Ponemos dos cucharilla de aceite en la sartén a fuego vivo, cuando esté caliente cogemos una garcilla (permitidme usar esta denominación, me siento más motivada en la explicación), removemos la masa para unificarla y tomamos una pequeña cantidad. Vertemos en la sartén sólo la suficiente para cubrir la base de forma muy fina. Yo suelo echar un poco en el medio y con un movimiento de sartén la reparto hasta llenar el diámetro.
Dejamos que se haga e introducimos el tenedor por debajo hasta alcanzar el otro extremo y le damos la vuelta. Una vez hecho por ambos lados colocamos en un plato con azúcar y ponemos otro poco más encima.
Voilà!
No os relajéis.... no hemos acabado. El truco de la abuela, la mía, es el siguiente. Tras el primer frisuelo, en su plato con azúcar arriba y abajo, va el segundo, tras el segundo el tercero, y así hasta hacer toda la masa, o al menos 2/3. Entre frisuelo y frisuelo tapamos el plato para que se mantenga el calor entre ellos.
Por qué hacemos de golpe semejante pila!!?.... muy sencillo, con el peso y el calor, el azúcar se derrite y se convierte en un almíbar.
Al final del proceso, que nos puede llevar un buen ratito... yo suelo hacer otras cosas al mismo tiempo, con los frisuelos entre ambos platos les daremos la vuelta, de modo que los que hicimos al principio queden ahora los primeros....serán los más húmedos, ya que el azúcar lleva más tiempo entre ellos....
La cantidad de azúcar es generosa, ya lo iréis viendo. Así pues, es un postre calórico y suculento. Y cuál no verdad?
Como habéis visto, la receta lleva su ciencia, y su técnica. A nosotros nos gustan así, sólos, con su propio almíbar, por eso le ponemos mucho azúcar, y recién hechos.... con sus puntillas...como el huevo frito.... . Es delicioso el contraste entre la humedad y el crujir de los bordes.
Ahí está nuestro Know how... y por eso... si los pedís en un restaurante nunca serán los mismos, porque no serán los de mi abuela. Por cierto, se llamaba Adela y ahora está en el cielo creo.
Sabéis una cosa? Tengo mi propia sartén para hacer frisuelos... igual que tengo la sartén de la tortilla de patata. Eso también influye; una vez que te acostumbras a una, otra de diámetro sutilmente distinto, o fondo diferente.... te descoloca.
Animo, tenéis que hacerlos!..... están deliciosos. Y si os apetece los podéis acompañar de chocolate, nata... o lo que más os guste.
Bon Appétit!

11 comentarios:

  1. Me ha quedado muy clara la técnica y te agradezco mucho que compartas ese tesoro familiar...Tomo buena nota, me encantan!!! Veo que te quedan perfectos, especiales!!!

    ResponderEliminar
  2. Que ricos Beatriz!!! Aunque no llevan los mismo ingredientes, se parecen mucho a nuestras tortillas de carnaval en la forma de prepararlos, al igual que tus frisuelos la receta la hago como mi abuela y mi madre!!
    Me ha hecho gracia la puesta en escena, porque es como lo hacemos nosotros, tenedor en mano, aceite al lado y venga a hacer la torre, jajaa!!!
    Los probaré seguro, te animo a probar las nuestras!! Te dejo el enlace:
    http://lacocinadetesa.blogspot.com.es/2012/02/tortillas-canarias-de-carnaval.html
    Besotes guapa!!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo también preparo frisuelos en casa, me los enseñó cuando era niña mi tia que era asturiana y desde entonces soy la encargada de prepararlos cuando nos juntamos la familia. Prácticamente los los hago igual que tú, la única diferencia es que yo no les doy la vuelta, pero me parece muy buena idea! La próxima vez, los haré como tú! Un beso

    ResponderEliminar
  4. Que buen homenaje a la abuela Adela y cuanto saber que tienen las abuelas siempre,buen truco de la abuela que desde luego asi solo ya estan divinas estos frisuelos y ademas con tu estupendas fotos y buen gusto queda un postre de 10.
    beso

    ResponderEliminar
  5. Una rica receta que debería hacerse en todas las casas para saber lo que es bueno. Con tu permiso me llevo tu receta y dos frisuelos :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues mil gracias por esta recetita, tenia ganas de tenerla, y seguro que viniendo de tu abuela, que son las que mejor cocinaban tienen que ser deliciosos. Besicos

    ResponderEliminar
  7. Mi pareja es Asturiana, ella lo escribe en Asturiano (frixuelos) y su receta es muy parecida pero le añade ralladura de limón... a pesar de vivir en Madrid lo comemos cada carnaval ya que es el postre típico de esa fecha en la que también es costumbre comer pote asturiano

    Un saludo
    Viajando y Tapeteando

    ResponderEliminar
  8. Preciosa presentación para un postre delicioso, me encanta! un beso

    ResponderEliminar
  9. Querida Beatriz, acabo de editar tu receta BBSS y me he dicho... voy a ver qué ha preparado estos días mi chica "Gourmet". Me encuentro con un blog nuevo y precioso y me quedo con estos frisuelos que me llevaré mañana, porque ahora es tarde y quiero seguir trabajando un poco más editando las BBSS.
    Las fotos me han dado unas terribles ganas de ir a picar algo a la nevera, pero me voy a contener.
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  10. Hola Beatriz:
    Un DIEZ por estos frixuelos, mejor no los podías haber explicado.Así los hacía mi güelita, los hace mi madre y los hago yo.La única diferencia es,que a veces (no siempre)les pongo un poquito de levadura. Por cierto..Mi güelita, también se llamaba Adela.
    Un besín.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...