martes, 22 de enero de 2013

Flan de calabacín y queso a la menta.



Son muchos los tipos de puddings, pasteles, o flanes de verduras que podemos encontrar en los recetarios. Este me gusta especialmente porque es muy sencillo de preparar, ligero y muy sabroso. En casa crece la menta de forma espontánea en el jardín y hoy, aunque estaba nevando un poquito y la mayor parte de mis plantas están hibernando, la menta ahí estaba como si nada.




Recuerdo los primeros años que me dediqué a arrancarla enfadada pues la identificaba como una mala hierba que estropeaba la composición que yo tenía plantada. Hasta que un día, me dí cuenta del olor que desprendía recién cortada y me pregunté si sería alguna aromática despistada. En efecto, desde entonces la dejo vivir tranquilamente como un inquilino más de mi parterre.





Los ingredientes de este flan son muy básicos, y eso nos permite improvisar y presentarlo si tenemos invitados. No lleva mucho tiempo elaborarlo, lo más largo es la cocción en el horno, que nos vendrá bien para ir preparando el postre o otros platos.

Es un entrante básico y de gustar a todo el mundo. Yo lo he presentado así en copas pero nada impide que se presente en un molde alargado a modo de pudding.





Ingredientes:

- 2 calabacines.
- 250 cc de leche ( o también puede ser nata 18%).
- 5 huevos L
- 50 g de queso rallado ( yo parmesano )
- 1 diente de ajo.
- 2 ramitas de menta y otra de perejil.
- aceite de oliva.
- sal.

Preparación:

Lavamos y secamos los calabacines y los rallamos. Picamos el ajo, la menta, y el perejil. A continuación en una sartén con un hilo de aceite sofreímos primero un par de minutos el ajo y el perejil, y después añadimos el calabacín, lo salamos, y lo tenemos unos 5 minutos a fuego medio mientras vamos removiendo para que suelte el agua; que no añadiremos al flan.




En un bol, batimos los huevos e incorporamos el queso, la leche o nata, la menta picadita y el sofrito.




Precalentamos el horno a 180º y llenamos una bandeja de agua para posteriormente hacer los flanes de calabacín. Yo he utilizado este molde de Lekue, pues me gustaba la forma cilíndrica y baja que tienen.

Como el molde es de silicona, lo he colocado vacío en la bandeja con agua, para posteriormente con la ésta algo sacada y con cuidado e irlo rellenando con una cuchara. La ventaja es que luego el flan se desprende muy bien. Si usáis moldes que no sean de silicona evidentemente podéis meterlos ya llenos en el horno.




He tenido los flanes unos 45 minutos en el medio del horno, y en el último momento he subido la bandeja (con su agua y todo) cerca del grill para que se tostaran. Quiero con ésto animaros a los que teméis el proceso del baño maría; no tiene mayor dificultad.

Los flanecitos los desmoldaremos una vez estén fríos. Veréis que durante la cocción suben un poco, como si fueran magdalenas, pero luego recobran su forma plana en la superficie.

Se pueden tomar templados o fríos; a mi me gustan mucho más fríos. Adornádlos con la menta fresca y servir en una fuente, o de forma individual como yo os muestro.






Con las cantidades que os he indicado salen unos diez pasteles o flanes, depende un poco del tamaño de los moldes que uséis. 

Para una comida, una cena o para un "druch" que está de moda. Se ofrece entre las cinco y las nueve, a caballo entre la comida y la cena, pero no es una merienda, normalmente estará compuesto por tres platos pequeños; ensaladas mini, sanwiches, tostas, o mejor... mini puddings como éste!









To be Gourmet.


16 comentarios:

  1. Tiene que tener un sabor suave y delicioso. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la propuesta, igual la tomo prestada para este domingo que celebramos el cumple de galletita.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Buenísima receta, Bea. me ha gustado un montón, bsss

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho tu nuevo logo, que lo sepas!
    No soy yo muy de hacer puding ni flanes salados, pero el tuyo me ha llamado la atención. Además, el calabacín es un clásico en casa. Y es una receta sencilla, como a mí me gustan!
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  5. Como te he dicho en el facebook, simple y chic.Me encantan. Gracias Beatriz.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué fotos tan bonitas Beatriz!. Tengo un flan muy similar publicado y me encanta. Así que el tuyo también. El sabor de la menta le da un toque especial. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Un plato muy elegante y el calabacín se empareja muy bien con vinos con un toque de uva Trepat, me pregunto como influirá el frescor de la menta.

    Un saludo

    PabloD

    ResponderEliminar
  8. Que rico Bea, yo también tengo hierbabuena en mi jardín, además aquí no hiela, así que pronto haré tu receta, que tiene una pinta estupenda.Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
  9. muy original este flan y bien aromatico con el toque de la menta¡¡
    beso

    ResponderEliminar
  10. Me encanta el toque de la menta! Curioso!

    ResponderEliminar
  11. Quedan estupendos y con ese toque de menta, sin duda, muy apetecibles!!!
    Probaré...

    ResponderEliminar
  12. Qué rico, Beatriz. Lo de la menta me ha gustado muchísimo.

    ResponderEliminar
  13. No sabía eso del "druch", yo con la merienda tradicional me apaño jaja

    Y me gusta como lo has presentado. En versión individual me parece un acierto, sobre la copa, y acompañado de menta. Con este flan quedas bien siempre.

    Besos
    Bocados Divinos

    ResponderEliminar
  14. Holaaaa! esta receta la he hecho en forma de cake!!! que buena es a que si!!!! Muaks

    ResponderEliminar
  15. Me encanta esta receta! Me la llevo, gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...