jueves, 31 de enero de 2013

Receta de arroz con leche tradicional.



Llevo tiempo pensando en compartir mi receta de arroz con leche. Me parece el mejor arroz con leche del mundo. No voy a ser una excepción y como Dios manda, me lo enseño a hacer mi abuela. No podía ser de otra manera.

Por otra parte, yo que soy nacida en Asturias, os pongo al corriente de que allí se hace este postre de forma especialmente exquisita. Es un clásico de las cartas de cualquier restaurante.

He leído que su origen es jerezano; existen ciertos libros y recetarios de la cocina de Al Andalus, de hace tres o cuatro siglos, donde encontrar referencias.

Pero según dicen los entendidos y gastrónomos de paladar fino, el mejor que se ofrece en España es el de la cornisa cantábrica y sobre todo el de Asturias. Así que hacedme caso!




La justa medida del dulzor, el perfume justo de canela, el toque de la piel de limón, junto al punto de cocción, es lo fundamental de esta receta. Me considero una privilegiada por haber dado en la diana gracias a haber tenido un pariente cercano sabio en arroz con leche.

Hasta ayer mismo a las cuatro de la tarde he presentado siempre este postre mondo y lirondo; como mucho acompañado de una ramita de canela. Pero a veces hay sucesos que incorporan un cambio en los acontecimientos; como el hecho de que ayer por la mañana me encaprichara de una cajita de fresas.




Ya sabéis que me gusta probar nuevas cosas, así que decidí incorporar unos trocitos de fresa de Hueva a mi arroz con leche asturiano para hermanarlo con su origen andaluz.

Y he podido comprobar que se llevan de maravilla; que la fresa marida excepcionalmente bien con el azúcar y los lácteos, el limón y la canela... y la temperatura templadita de éste arroz de mi abuela.




En la ciencia del arroz con leche yo soy más bien de la rama del espesito. Es más, me declaro objetora absoluta de los arroces caldosos donde la leche va por su lado y el arroz por otro. Me gusta así, bien amalgamado.

Estad atentos pues, porqueos descubro la receta perfecta de este postre para los golosos más exigentes. Vamos a utilizar la medida de "la taza".... cosas de antaño... En mi caso es una que uso para el desayuno y mide 7 cm de alto por 9 de diámetro. Espero que no tengáis problema con esa referencia. Ah! y nos vamos a tirar 50 minutos a pie de cocina aviso! Estáis a tiempo de no seguir leyendo.




Ingredientes:


  • 1 litro de leche entera.
  • 1 taza de arroz.
  • 1 taza de azúcar.
  • 1 rama de canela.
  • 1 trozo de corteza de limón.
  • 1 poco de agua.
  • Sal.
  • Fresas y menta para decorar. (Opcional)


Elaboración:

En un recipiente alto ponemos un poco de agua a calentarcon la canela y la corteza de limón. Cuanto es un poco? pues digamos como para regar una planta de maceta pequeña. ;D Me niego a dar medidas más exactas en una receta tan tradicional como ésta. :P

Cuando el agua hierva, añadimos de golpe todo el arroz y removemos. Al lado, tenemos un cazo con la leche a fuego mínimo para que esté siempre disponible y caliente. Cuando el arroz del hervidor haya absorbido todo el agua comenzamos a añadir un poquito de leche y a remover para que no se pegue mientras se cuece a fuego lento o medio, que burbujee algo, pero poco.

Cuando esa leche se haya consumido por el arroz añadimos otro poco de nuevo. Cuanta leche cada vez? Pues yo diría que la cantidad suficiente para que el arroz parezca un arroz con leche caldoso. O sea poca.




Seguimos removiendo al pie del cañón; podemos poner la radio, hacer alguna una llamada pendiente con el inalámbrico, o en mi caso cotillear el facebook con el I Pad.

El proceso durará unos 50 minutos desde el momento que echamos el arroz en el cazo. Al final habremos consumido toda o casi toda la leche, así que administraros bien. Se véis que ha pasado solo un cuarto de hora y ya os estáis quedando sin leche es evidente que es porque tenéis el fuego demasiado alto. Así que chequear ésto en la primera media hora; estáis a tiempo de rectificar.

Cuando calculéis que os faltan unos diez minutos para culminar el proceso, y ya apenas o quede leche, añadís todo el azúcar de golpe y seguís removiendo.




Ya estamos acabando. La cocina huele a dulce y canela, a sabores de antaño y a mi abuela. Ahora comprobaréis que la leche ya no se consume, cocemos esos diez minutos y apartamos del fuego.

Colocamos el arroz en recipientes individuales y dejamos enfriar. Se puede tomar templado o frío. A mi no me gusta caliente, así que lo he dejado unos quince minutos y luego he decorado mi plato con las fresas del capricho.

La mezcla de sabores es deliciosa, así como el contraste de temperaturas de la fresa fría y el arroz templado.







14 comentarios:

  1. Me encanta tu arroz con leche y esa bonita historia. El proceso ha sido largo pero ver el resultado y la pasión con la que lo explicas hace que me hayan entrado unas ganas de comerme un poquito, sin fresas, da igual, pero es verdad que le dan un toque de color ya primaveral.
    En mi casa la tradición ha sido más de natillas y también tengo en el blog la receta de mi tía abuela. Les llamamos en valenciano "sopà", con acento en la "a". Sigue encaprichándote y así nos deleitas. besos

    ResponderEliminar
  2. Tiene que estar divino. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  3. este arroz con leche es de los buenos- buenísimos!!!! Fdo.: una asturiana,

    ResponderEliminar
  4. Justo hoy he preparado arroz con leche que se me antojaba, pero no el tradicional sino una versión aragonesa que tenía escrita desde hace mil. Te ha quedado perfecto, al menos es la textura que siempre espero cuando tomo arroz con leche... líquido no está tan bueno!

    Besos
    Bocados Divinos

    ResponderEliminar
  5. Imposible superar esta presentación!!! y encima bien bueno!!
    Bss

    ResponderEliminar
  6. No soy mucho de arroz dulce, del otro dame el que quieras. De pequeña no me lo comía nunca. Una vez participe en un reto de arroces con leche y sabes que hice, pues un arroz de chocolate con plátano!! ja ja!!! tuneado!!! besotes

    ResponderEliminar
  7. Tradicional será el arroz con leche, pero la presentación es novedosa y muy bonita, que bonitas las fotos. A mi también me gusta espesito, jeee.
    bsss desde Almeria

    ResponderEliminar
  8. tremendo el arroz y bien aromatizado y luego el color que le da la decoracion es sublime.Buenas fotos tambien
    beso

    ResponderEliminar
  9. Beatriz... mujer polifacética que tan pronto nos sorprende con alguna receta de lo mas chic y elegante, como con una tradicional y exquisita, como es este arroz con leche, eso si, poniendo tu toque glamouroso. Un beso reina y feliz finde!

    ResponderEliminar
  10. Bueno, con lo que has contado de tus orígenes asturianos y que es una receta de tu abuela, no me lo pienso dos veces. Me la guardo para intentar hacerla. A mi hija le vuelve loca. Yo también creo que está más bueno cuando se toma templadito. Buen truco ese de echar el azúcar al final. Como no lo he hecho nunca, lo primero que hubiera pensado es en poner la leche con el azúcar desde el principio. Ya sabes, los postres son un acontecimiento inusual para mí. Un besito

    ResponderEliminar
  11. que presentacion mas bonita, habla por si sola... que delicia
    feliz semana!

    ResponderEliminar
  12. Yo soy de las que también prefieren el arroz espeso. La receta que se hace en casa también es asturiana y no la cambio por una receta de ese arroz que como tu dices parece que anda peleado con la leche, jejejeje... No lo hubiera explicado yo mejor!!
    Un abrazo.

    Pilar

    ResponderEliminar
  13. Me encanta el arroz con de leche de todas las maneras.
    Esta presentación es preciosa.

    ResponderEliminar
  14. callate idiota a nosotros no nos importa tu vida solo queremos aprender hacer un arroz con leche

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...