domingo, 10 de marzo de 2013

Marta y sus experimentos en la cocina.




A Marta, igual que me sucede a mí, se le dan mal las mates y no la veo optando por las ciencias cuando llegue el momento. Sin embargo a las dos nos encanta una asignatura... "la química aplicada a la cocina".

Recuerdo con espanto la primera vez que vi cruzar el umbral de la puerta a Fernando, mi profesor de química de 1º de BUP, era un hueso duro y tenía fama de exigente y excéntrico. "Este me va ha hacer la vida imposible", pensé. Sin embargo, en su presentación, tan singular como él mismo, quiso hacer una oda a su asignatura librándola de su aspecto antipático e indescifrable.

"Sabéis hacer macarrones al horno?  Pues eso es la química". Y prosiguió...






"....Cogemos un kilo de macarrones en estado sólido, al hervirlos su materia y su masa se modifican por acción del calor. Los ponemos en una fuente y aplicamos tomate en estado líquido. Luego los colocamos en el horno con un poco de queso y esperamos a ver qué pasa. Pues pasa que por efecto del calentamiento de sus partículas y átomos obtenemos........ un plato de macarrones!!!"

No sé si con esa disertación sobre los fundamentos de su asignatura nos tranquilizó o consiguió asustarnos un poco más. Creo que hubo un poco de todo entre mis compañeros que le escuchaban atónitos. A mí me cayó bien, y creo que también entre nosotros hubo química.

Quizá era un poco genio, y adivinaba que aunque las fórmulas no eran lo mío, iba a dedicar buena parte del tiempo de mi vida a su pasión. De otra forma no comprendo por qué me aprobó con un 2,5, un 4, un 1.... Nunca protesté.

Pero desde aquí Gracias Fernando!!! aun no acabo de comprenderlo pero fué todo un detalle por tu parte.




Me casé con el hijo de un químico. Y tras el primogénito con el que quedé de cine por esas cosas del apellido, traje al mundo un niña a la que llamé Marta. Lo decidí porque me gustaba el nombre, pero luego supe que Santa Marta era hermana de María "Magdalena" ;D y que derivado del arameo Ta-mar; significa "Señora-dama; la que reina en el hogar".  No puede elegir un nombre más apropiado.

Desde el principio Marta ha demostrado un interés especial por la química. Vease cómo experimenta con las texturas y las transformaciones de la materia. 






Y siempre ha tenido vocación por la cocina. Los tres primeros meses de su vida, decidió instalarse allí de forma casi permanente. 

Era una niña vomitadora y no había forma de prever en qué momento se iba a producir el evento, con lo cual y por cuestiones prácticas la instalé en la cocina.  El médico decía que quizá tenía el estómago inmaduro, pero con el tiempo y la perspectiva pienso que Marta vomitaba porque lo que su minúsculo cuerpecito ya le pedía era foie, pato en dos cocciones y merluza confitada y tanta leche le resultaba un rollo.



                              


Estas fotos son de 2007, tenía 3 años y anginas. Lejos de enchufarla a la tele. La enchufé a la mesa de la cocina y en lugar de plastilina le ofrecí un montón de botes de especias con los que se lo pasó pipa, y harina y agua, para darle más opciones y emoción.




Cuando Marta tiene ya 4 años me exige experimentar con el calor y el fuego. Iniciarse de verdad en la química y observar las reacciones de la materia; así que le permito hacer los famosos macarrones de mi profesor Fernando. Está subida a un taburete redondo y verde de IKEA porque su estatura no le permite llegar tan arriba como precisa.

No quiere hornos de juguete, quiere hornos de verdad. Y ya todo aquel que venga a jugar a casa sabe a qué va a jugar.....




                           


Con 5 años Marta pasa a ocupar la "Concejalía de magdalenas para merendar".  Eran tiempos felices en que se conformaba con añadirles azúcar. Actualmente esa fase está muy superada y en contra de mi escasa paciencia quiere progresar en sus experimentos y ya me pide la manga pastelera... el frosting es un requisito indispensable. Horror!!




El momento cuchillo, e intervenciones delicadas, llega en 2011 a la edad de 7 años. Le dejo vaciar y dar forma a una calabaza para Halloween ante la expectación de sus amigos. A partir de ese momento se convertirá en mi pinche en la cocina. Corta, pica y pela como nadie!

Con el tiempo me reclama más medios y no duda en introducirse en las nuevas tecnologías. Lo que ve hacer a otros no puede quedar fuera de su alcance. Ella también sigue blogs de cocina. Le encanta ver las fotos de los pasteles, los muffins, y las tartas de chocolate.






Dice que de mayor va a ser "Sabia" o sea que lo de la cocina es un hobby igual que en mi caso. Estas fotos son del año pasado, ya tenía casi 8 años. De una tarde cualquiera al salir del colegio. 

Hay muchos otros momentos de los que no guardo fotografías, pero me encanta haberlas reunido en este post, y dejarlo escrito como un regalo para que lo vea cuando sea más mayor. O sea, cuando sea Sabia.




Aunque últimamente quiere montar una academia y anda muy preocupada buscando local. Y lo digo en serio. La semana pasada venía frustrada porque habían retirado el cartel de Se Alquila de uno que tenía fichado. Será una academia multidisciplinar..... de baile, de dibujo, de manualidades, de inglés, y de cocina.




Me preguntó si además de ser Sabia podía ser otras cosas, y le dije que por supuesto, y así fue como surgió la cosa.

Próxima a cumplir los 9, y superada con éxito la fase "albóndigas", nuestro próximo reto es la tortilla francesa, que aunque parece una tontería hay que saber hacerla bien hecha!

Y ahora os preguntáis por qué me gusta cocinar??? .... Muy sencillo, porque he hecho con mi hija lo que mi madre hizo conmigo..... descubrirme a un juego de 0 a 99 con el que sigo disfrutando como el primer día!






24 comentarios:

  1. Muy buen post, se agradece leer estas cosas, recordar la niñez y los olores y que ellos sepan que la cocina puede ser divertida....sigue así
    Ana

    ResponderEliminar
  2. Una entrada preciosa. Seguro que a parte de ser Sabia, llegará a destacar en la cocina y en muchas más cosas. Por cierto, es muy guapa y se ve que es buena niña. Teniendo los padres que tiene no podía ser de otra manera. A tu hija le pasa lo mismo que a mi hijo pequeño. Le encanta meterse conmigo en la cocina y mezclar sabores que a veces me sorprenden. Has dejado un recuerdo muy bonito en tu blog. Gracias por compartir los momentos de Marta. Me ha gustado mucho leerlos. Un beso (ah! yo también aprobé química con un 4 y tampoco me quejé) ;)

    ResponderEliminar
  3. me encanta esta entrada. mi hija de 4 años tb se mete en la cocina conmigo siempre que la dejo,aunq a ella le gustaria siempre. creo que es una de las cosas que puedes dejsrle a tu hija.tus enseñanzas y el tiempo que pasa contigo,abriendo horizontes nuevos.siempre recordara esos momentos al igual que tu y seguro que hara lo mismos con sus hijos.

    ResponderEliminar
  4. Este post es el mejor que has publicado! Marta se parece mucho a ti, tanto en físico como en aficiones. Felicidades

    ResponderEliminar
  5. Que mejor que poder compartir con tus hijos una aficción que tanto nos gusta y ber lo que ellos disfrutan tambien
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Marta es una monada, va a ser "sabiaquímicacocinera", jejej, bsss

    ResponderEliminar
  7. Qué genial lo de tu profe de química!! Y lo de tu hija, es impresionante, emocionante y admirable la seguridad en símisma y las perspectivas de futuro tan firmes que tiene!
    Felicidades!
    BegoÑa

    ResponderEliminar
  8. Cuanto talento tiene. Si ya a su edad hace albóndigas y magdalenas de rechupete, no me quiero imaginar lo que hará dentro de poco!
    Desde luego es un regalo estupendo para ella esta entrada. En un futuro lo verá orgullosa :)

    Besos
    Bea de Bocados Divinos

    ResponderEliminar
  9. Beatriz, mira que mi hija no es reacia a entrar en la cocina y de vez en cuando se pone el delantal y se me ofrece como pinche, pero no llega al nivel de tu hija. Mira que está durmiendo, y se me pasa por la cabeza una locura que no voy a hacer, y que es levantarla y mostrarla lo que hace tu hija en la cocina, y no como lección, si no como mera curiosidad.

    Tu hija promete en la cocina. No sé si ella te verá a ti como tú veías a tu madre en la cocina a su misma edad. El hecho de que vuestra próxima lección sea cómo hacer una tortilla francesa me emociona, y eso que no me toca nada en este sentido.

    Por lo que cuentas, se la ve una niña con iniciativas. ¡Qué maravilla! En esta vida en la que todo avanza a marchas veloces, mejor ir a su ritmo que quedarse atrás y parada en el camino.

    Me ha gustado mucho leerte.

    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  10. una entrada muy entrañable y es la mejor manera de aprender y ademas estoy seguro que Marta lo hara muy bien con la tortilla francesa y en el futuro
    buena semana
    beso

    ResponderEliminar
  11. Beatriz, me ha encantado leer este post. Ver a tu hija en todas las etapas es un recuerdo muy bonito, y así recopilado mas. Yo no guardo fotos de cuando entraba mi hija en la cocina, porque ya sabes, antes con los carretes de 35mm nos lo pensabamos más, pero ahora me recreo sacando fotos a mi nieta en la cocina, porque al igual que tú con tu hija, yo he metido a la niña en la cocina desde bebé. Cuando viene a casa me pide que la deje ayudarme en la cocina, y yo más feliz que una perdiz, aunque todavía es demasiado pequeña y la ayuda muchas veces consiste en comerse el chocolate que tengo previsto para coronar un postre, je, je (cumnple tres en unos días). Algún día haré yo un recopilatorio de Sofía, aunque ya la he dejado "salir" en algunos post.

    Bss

    Elena

    http://lacajitadenieveselena.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  12. Una entrada preciosa y muy entrañable.
    ¿Con quien mejor que con ella para compartir tu hobby?
    felicidades a las dos.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. Una preciosidad de post. Es una gran idea el que los niños jueguen en la cocina. Y la tuya, a parte de sabia, sera una Sabia cocinera.

    Saludos y besos a Marta!

    ResponderEliminar
  14. Bea me parece perfecto que Marta empiece sus pinitos, a ver si consigues que la afición le duré. Mi madre hizo lo mismo conmigo y a los 14 años ya cocinaba para mis família. Con mi hija hice lo mismo, pero después perdió el interés, ahora parece que vuelve a tener ganas de aprender cosas nuevas....lo que durará no lo se, lo que si que se es que los dos hijos han aprendido a comer casi de todo, variado y a encontrar el placer delante de un plato de cualquier lugar del mundo. Beso grande.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado tu post. Para mí es imprescindible compartir las cosas que me gustan con mi hija. Lo bueno es que nunca le he obligado a nada. Ha sido ella la que se ha acercado siempre a mí y ha querido adentrarse en mis cosas y aficiones. Y claro, como yo no soy muy metódica con mis recetas, ella también está cogiendo su propio camino y me está deslumbrando con un punto de invención. Tiene ya dos recetas propias que son muy preciadas: una de ellas son unas judías verdes muy al dente. Algún día le pediré que las prepare. Me gusta muchísimo ver a tu hija con esa seguridad en la cocina. Es una gozada. Enhorabuena a las dos por todo lo que disfrutáis juntas. Besazo.

    ResponderEliminar
  16. Bea, qué ternura desprenden tus palabras y las fotos que comprenden esta entrada. No sabes cómo me has hecho disfrutar con el.

    Es estupendo que Marta y tu podáis cocinar juntas y disfrutéis de ello. A ti se te ve el plumero en el texto de este post y a ella la traiciona la cara de gusto que tiene en las fotos.

    Bss

    ResponderEliminar
  17. Ayyyyyyyyyyyyyyyyy, que me mueeeeero, pero que monada, que divino post, me encanta Marta y me encanta su madre por esta labor tan fantástica que está haciendo y que os hará tener muchos recuerdos el día de mañana. FELICIDADES a ambas!

    ResponderEliminar
  18. Un post sensacional, sin palabras, ya lo has dicho todo.

    Muas!

    ResponderEliminar
  19. Un post precioso!! Me ha recordado a mí de pequeña ayudando a mi madre a hacer pastelitos de boniato para navidad....y ahora es mi peque la que sigue mis pasos!! Y yo encantada...

    ResponderEliminar
  20. Que bonito! Me encanta tu hija!! Es un amor de niña! Que graciosa! He disfrutado leyendo el post muchísimo! Mándale muchos besos de su ya fan! Muak!

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado!!! Esta niña llegará lejos... :)Fue un placer descubrirte. Ya soy una incondicional de tu blog y ahora tambien de tu hija... ;)

    ResponderEliminar

  22. Yo también tengo una hija llamada Marta, le gusta cocina y lo hace bastante bien, pero esta es un poco mayor y no es sabia, es enfermera . Tengo otra hija, Noelia, y dos hijos más... y todos me ayudan y a todos les gusta cocinar!!!
    No se si es cosa de genes o es afición compartida por todos eso años viendo a mamá trasteando en la cocina, pero sea como fuese no se les da nada mal y yo estoy encantada de ello.
    De pequeños, como eran muchos, para entretenerlos yo también los ponía a cocinar... eso funciona mejor que la plastilina!! ajajajja
    Precioso post y precioso regalo para Marta... enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  23. Cuanto amor..solo puedo decirte que trapaza, que llega y te hace sonreír, mi vida esta tan vinculada a las letras y la cocina, que ahora a veces siento que no hay línea divisoria, y eso es gracias a mis padres...y eso te llena el alma, como estoy segura que cuando Marta lea esta belleza de recuerdos...se sentirá inundada de tu amor.

    Gracias por compartirlo.

    Buena vibra y feliz verano.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...