jueves, 30 de mayo de 2013

Receta de judías verdes con beicon.



Desde que Miguel Martinez-Losa, de Casa Chuchi, me enseñó como cocinar las judías verdes perfectas, he redescubierto este vegetal que desde ahora, y ya por siempre, para mí queda elevado a la categoría de manjar.


Cocinar bien las judías verdes es algo que nunca me había planteado. Formaban parte de mi repertorio aburrido de menús de entre semana. Y aunque trataba de ilustrarlas con un buen sofrito, o con un caldo sabroso, no eran más que eso... un simple plato de verdura.







Aunque ya os he explicado los fundamentos básicos de una buena cocción de verduras a propósito de la presentación de la menestra de la semana pasada, vamos a centrarnos hoy en un plato exquisito y muy sencillo que es digno de ilustrar una señora mesa. 

Se trata de las judías verdes con beicon y huevo de corral. Este último ingrediente, el huevo, lo incorporé en el último momento como algo simbólico. Y os explico la historia.




Como bien saben mis lectores, hace cosa de dos semanas estuve con algunos compañeros bloggers en un showcooking en Barcelona patrocinado por Nestlé. Si os lo habéis perdido podéis verlo primero AQUI y luego AQUI.

Como ya dije entonces, tras el evento, algunos de nosotros estábamos ansiosos por conocer una tienda de la que nos había hablado Patricia y que teníamos al lado del hotel.

He acudido a cenas y comidas con compañeros, he cocinado con ellos, y he asistido a alguna que otra feria o congreso, pero nunca hasta entonces había vivido la experiencia de irnos juntos de compras en busca de props o atrezzos para el blog.




Teníais que vernos entrar todos en bloque y empezar a devorarlo todo con los ojos. Primero las estanterías y luego..... la cesta del vecino, ejem!

Manu se hizo con unos cubiertos antiguos ideales que fueron la envidia de todo el mundo porque ya no quedaban más. Podéis verlos AQUI.

Y creo que de algún modo fue "blogger shopper" de todas, pues al final acabamos comprando en bloque otra de sus adquisiciones. Una huevera preciosa. La que véis en la tercera foto. No sé que pensaría la dependienta que nos atendió en la caja. Cinco personas con cinco hueveras idénticas. ¿¿??




La de Manu apareció enseguida en acción luciendo unos huevos marrones, y luego vino la de Luisa con huevos blancos. Agotadas todas las variedades de huevo que estaba dispuesta a asumir, no practico con los de otras aves y de los de chocolate no es época, decidí presentar mi huevera en sociedad conteniendo estas ricas vainas.

Con la mía ya son tres, así que faltan dos por aparecer... y como me he empeñado en reunirlas de nuevo a todas en la red, cuando se "manifiesten" os las traeré a este mismo post, como anexo, para que convivan las cinco, juntitas para siempre, en un rincón del ciberespacio.





Ingredientes:

- 500 g de judía verde.
- 60 g de beicon.
- 1 huevo campero.
- 1 cucharada de sal.
- 1 cucharada de bicarbonato.
- aove.


Preparación:

Nos dejamos de historias de hueveras y nos centramos ya en el asunto de las judías verdes ideales, con color intenso, textura suave y sabor a huerta.

Lavamos las judías verdes y les quitamos un centímetro o dos de cada extremo. Como las vamos a cortar muy finas, en juliana, no es necesario retirarles los bordes, pero yo que soy muy maniatica con eso lo he hecho. Cortamos pues las judías en finas tiras y al mismo tiempo ponemos a calentar una cacerola con un litro de agua.

En el momento en que roma a hervir, y no antes, añadimos la sal y el bicarbonato para fijar la clorofila, y acto seguido la judía verde. Esperamos unos siete minutos, probamos, y si está cocina a nuestro gusto, seguramente con ese tiempo las encontraremos en su punto... las retiramos a un bol que contenga hielo con un poco de su propio jugo. De esta forma frenamos la cocción en el momento exacto.



Mientras, en una pequeña sartén salteamos el beicon cortado muy pequeño en un hilo de aove. Lo reservamos, retiramos el aceite usado con un papel de cocina y añadimos otro poco de aceite, lo justo para hacer el huevo revuelto.

Precalentamos el horno a 100º y vamos emplatando las judías verdes. Primero las escurrimos bien y las dejamos sobre papel absorbente y luego las vamos colocando sobre los platos. Nos saldrán unos cuatro; añadimos entonces un poco de beicon y un poco de huevo. Damos un golpe de calor en el horno a los platos, dos arriba y dos abajo. Calentamos también un poco del caldo de la cocción y lo presentamos en vasitos individuales por si alguien gusta de tomarlo más caldoso.

Con unos minutos será suficiente para llevar a la mesa unas deliciosas y sublimes judías verdes en su punto y sorprender a nuestros comensales con su color intenso y su textura fina y tierna.





Beatriz Tobegourmet.



20 comentarios:

  1. madre que bueno !!!! COMO ME GUSTAN LAS VERDURITAS ASÍ ME HA ENCANTADO , las cortaré así finamente en mi próxima guarnición o de plato único que buenas he?
    fantásticas !
    BESOS

    ResponderEliminar
  2. Hola Beatriz! Buen plato de judías verdes o "vainas" como las llamamos en Bilbao. He publicado hace poco una entrada en mi blog en el que las presentaba en juliana junto con unos espárragos cortados de igual modo simulando el plato italizano de tallarines Paja y heno. Este modo de presentarlas es muy típico del sur de francia. Si sueles preparalas así, quizá te interese saber que existe un aparato muy baratito que facilita la tarea sobremanera y que al tiempo que realiza el corte en tiras, retira los bordes. Te dejo aquí la entrada por si te interesa verlo: http://becausegb.blogspot.com.es/2013/05/paglia-e-fieno-navarro-con-hongos.html

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Me sonaba la huevera!! jajaj, no me extraña que la compráseis varios es una monada, le pregunté a Luisa donde conseguía los huevos blancos, estoy en vías de hacerlo en Pola de Siero (ya sabes huevos pintos), me ha encantado tu post, prepararé las judías como nos enseñas, el color es una pasada, has conseguido un plato de lujo de uno rutinario, enhorabuena, bssss

    ResponderEliminar
  4. Beatriz, creo que esta receta debería llevar subtítulo, con tu permiso se lo pongo: Receta de judias verdes con beicon, o como un plato aburrido se convierte en un manjar.

    Ahora ya sé como cocinar de manera correcta las judías verdes!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. una presentación preciosa. así quedan deliciosas, en casa nos encantan!

    ResponderEliminar
  6. Te estoy agradecidísima por lo del bicarbonato. Siempre se aprende algo y hoy ya lo he hecho. Yo las hago sin partir, ya que en el agua le pongo muchísima sal y muchísima agua y así la sal no penetra en ellas. Las cuezo al dente y luego las pongo en frío como tu para cortarles la cocción. Pero la próxima vez, además les pondré el bicarbonato.
    Besos y felicidades por lo bien que lo pasasteis en Barcelona.

    ResponderEliminar
  7. a mí me gustán muchísimo!..las planas, las redondas!...lo del bicarbonato, es un truco estupendo!

    ResponderEliminar
  8. Que buena la presentación, unas fotos buenísimas. Yo tambien las hago así,bueno sin el bicarbonato nos encantan. Un besiño.

    ResponderEliminar
  9. cuando he visto la foto en el Face por el color de las judías enseguida he pensado que ibas a poner en practica el truco del bicarbonato que nos enseñaste.
    Desde luego estas judías verdes están en su punto y sorprender a nuestros comensales con su color intenso y su textura fina y tierna es sublime y con el acompañamiento mas sublime aun
    beso

    ResponderEliminar
  10. La receta genial, me ha gustado mucho...!!! el método ideal para dejar ese color tan bonito!!!!
    La huevera...divina... la tienda es IVO? Es mi favorita de todo barcelona...espero que sea eso, porque tanto los cubiertos como las hueveras tienen pinta de ser de allí!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si... es IVO & Co jaja!! Saludos! caerá otra huevera.....?????

      Eliminar
  11. Beatriz,.... las vainas (yo soy de Bilbo), son mi verdura favorita, y tomo nota para hacerlas como nos indicas en tu blog....con semejante color tienen que estar el doble de buenas!!!
    EL huevo...yo emplearé unos blancos que ponen las gallinas de mi hijo Unai.
    (las vainas no pueden ser las de la huerta, porque con esta eterna lluvia.....)

    Ya te contaré qué tal me ha ido en la aventura de intentar emular a unas profesionales como sois vosotras, mis blogueras favoritas.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  12. Creo que te ha quedado un plato soberbio. Las judías verdes me encantan, redondas o alargadas, pienso que son muy versátiles y deliciosas. Yo he aprendido los truquillos para cocerlas al dente y sin que pierdan color ni sabor en los cursos de cocina a los que asisto y hasta ese momento nunca había dado importancia al color... Ahora es lo primero que miro para saber si un cocinero sabe lo que se hace... Un placer aprender cosas nuevas de este mundo que tanto nos apasiona...

    ResponderEliminar
  13. Eso del bicarbonato,es de toda la vida,en mi casa lo he visto siempre,mis hermanas y yo,siempre cortamos en tres tiras o cuatro,la judía perona,lo hacemos con cuchillo,pero hay una aparatito,que quedan muy finas y perfectas.Muy bonito rico,te salido el plato!

    ResponderEliminar
  14. Hola cielo!!! Jajjaja, me he petado de risa con la historia del "blogger Shopper" jajajjaja!!! Fue uno de los mejores momentos del Día Nestlé, la verdad es que lo repetiría una y mil veces con todos vosotros....y en el mismo sitio....quedé enamoradita de IVO & Co!! Pero, tengo que decirte que yo no me llevé huevera....en el último momento lo cambié por esa deliciosa jarrita verde pastel que ya presenté en sociedad en este ultimo post de la "Tatín de Piña"....pero no descarto volver a por ella si me da tiempo antes de irme!!!
    Tus judías deliciosas, yo también las preparo así (igual de maniática con los laditos y con que están bien finitas) en casa nos encantan....pero no conocía el truco del bicarbonato! Nunca te acostarás sin aprender algo nuevo, mil gracias por compartirlo guapísima!!! Mil besitos

    ResponderEliminar
  15. Que envidia me das por las compras, no puedo ir en un ratito a comprar a Barcelona! también me das envidia por tus fotos magnificas!! las habichuelillas verdes como las llamamos aqui nos encantan y te tomo el truco del bicarbonato para la próxima vez. oye que la envidia es de lo mas sano eh!! besoss

    ResponderEliminar
  16. Que preciosidad de vainas. Que color, que verdor. Mi abuela hubiera disfrutado tanto con este plato. Buen fin de semana Bea.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  17. Me encantan las Judías Verdes, Beatriz.
    pero sobre todo me gustan como tu las has hecho, casi al vapor, y si alguna vez, te parece bien, prueba esta receta tan sencilla y rica, como la tuya.
    1º Judías Verdes al vapor cocidas en su punto (poco) que casi tengas que sentir textura al morder, (sin nada de caldo) se sirve u encima se deja una lamina buena de foi, que irá atemperándose y dando un gusto espectacular al plato.
    2º Judías Verdes al vapor, sin nada de caldo, un buen chorro, de aceite y sazonar con sal marinada y pimienta .... unhhhhhhhhhhh
    que rico.
    desde Santa Rita Harinas, un abrazo fuerte y buen fin de semana.
    Pedro J. López

    ResponderEliminar
  18. Desde luego el color de las judías es expectacular. Me llevo tus consejos.

    Muas y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  19. Con tu permiso voy a sustituir el bacon para poder tomar el plato dentro de mi dieta, me ha encantado!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...