jueves, 23 de mayo de 2013

Receta de pavo relleno y la historia de un vestido.



Querida chica de la melena rubia. Yo sé que lo que aquél día te pasaba es que estabas muerta de hambre y así no se puede. Te lo dice una que entiende. Con un estómago vacío se pueden decir muchas tonterías y ser francamente antipático. Quizá ya estabas con la operación bikini, porque era 9 de abril, o tal vez saliste con prisa para el trabajo y no pudiste desayunar. Eso no se hace. Muy mal!!


Voy a presentarme, soy la chica que apareció a las 13.45, cargada con un montón de bolsas de tiendas especializadas en repostería, y menaje para mis atrezzos y con una acreditación de prensa colgando, porque me esperaban en el Salón Gourmet. Lo siento, en mi fugaz viaje a Madrid no contaba mas que con ese preciado cuarto de hora para visitarte, aunque hubiera preferido quedarme mucho más.




La historia del vestido de comunión de Marta nace un 8 de febrero en Gastronómadas Madrid, que fue cuando por primera vez se me ocurrió visitar vuestro Showroom. Y ha venido estando estrechamente ligada a todos mis avatares culinarios de los cuatro últimos meses como todo lo que en esta vida me rodea.

Conocí vuestra web porque navego y navego hasta donde mi teclado me lleve. Me pareció mono aquello y me dije, pues venga! Soy una animada y compro de todo a través de la internet. Incluso un traje de ceremonia sin probar!

En mi primera visita sé que pasé completamente desapercibida. Elegí una tela y quedamos en hablar por teléfono para todo lo demás.

Pensaba hacerlo un mes después, el 8 de marzo, con margen suficiente, como Dios manda. Pero va y me elige Nestlé para un evento super guay y me encarga hacer un pastel. Así que pasé de modo vestido a modo chocolate de forma espontánea los siguientes quince días.




No me lo podía ni creer cuando el 23 de ese mes os plantáis con un mensaje en la web de que os vais de vacaciones como los niños del cole. Pensaba que eso sólo lo hacían los profesores!

Así que sin posibilidad de avanzar en absoluto, a escasos dos meses de evento, comencé a sentirme algo tensa. Las presiones familiares tampoco ayudaron mucho a mejorar mi estado.

Como me fui a esquiar a Baqueira hasta el 2 de abril, coincidimos prácticamente en el regreso a la rutina, espero que lo pasarais genial!! yo de lo más!

Fue el 3 de abril teléfono en mano, cuando sentí por primera vez la sensación de pánico. Nadie atendía en ese numerito que exhibís en la web. Ni ese día, ni al siguiente, ni al siguiente......

Para cuando conseguí retomar el control anímico, pensar con la cabeza y enviar un e mail para probar suerte, estábamos en vísperas del Salón Gourmet, así que qué mejor que visitaros y ejecutar el asunto in situ.




Desde ese día he pensado, chica de la melena rubia, en dedicarte una receta. Después de un plato de pavo relleno como éste es imposible ser antipático con nadie. La buena comida alimenta el alma.

Ya verás es muy fácil de hacer, y de quedar fenomenal!!


Ingredientes para 5 personas y una chica de melena rubia:

- 3 pechugas de pavo abiertas para rellenar.
- 1 cebolla.
- 2 dientes de ajo.
- 250 g de espinacas.
- 250 g de setas.
- aove.
- sal.


Preparación:

En una sartén pochas la cebolla y el ajo picado todo muy pequeño, incorporas las setas troceadas también muy pequeñas y dejas media hora hasta que estén bien hechas y hayan evaporado toda el agua que sueltan. Reservas, y en la misma sartén salteas las espinacas hasta que estén hechas y hayan reducido considerablemente su volumen. Reservas también.

Extiendes las pechugas de pavo abiertas y aplicas sobre ellas primero una capa de setas y encima otra de espinacas. Enrollas sobre sí mismas las pechugas y atas con hilo de cocina. Colocas en una bandeja para hornear y rocias con un poco de aceite. Las dejas unos 40/50 minutos a 180º en la parte media del horno. Mientras puedes atender el teléfono o contestar algún e mail.

Dejas enfriar y metes en la nevera para que estén bien duras y se puedan cortar con facilidad. Yo he usado un cuchillo jamonero. Cortas rodajas y las llevas a una cazuela baja, viertes sobre ellas la salsa que hayas preparado y las calientas en ella. O si lo prefieres, las calientas rociadas con una pizca de aove y salseas en el plato. De esta última forma, luce más el relleno.

Yo he escogido una salsa de frambuesas que ya había preparado en otra receta y que le va genial, te dejo la receta AQUI.




Como ves se trata de un plato elaborado y que con unas pocas pautas te va a salir bordado. No me gusta el fast food, y tengo que decirte que cuando me presenté ante tí te faltaba la visera del MacDonalds.  Estabas empeñada en que decidiera entre el Macpollo o el Macroyal deluxe, y no querías que te hiciera ninguna pregunta. Ninguna.

Me parecía imposible que con tan sólo una medida acertárais con la talla. Así que sentí verdadero vértigo cuando insistías en que todo lo que necesitabas conocer era el nº 71, de 71 centímetros y te negabas a atender a ninguna otra cuestión.

Sé que te puso muy nerviosa que sacara un modelito de Neck and Neck para compararlo con vuestras tallas, de verdad que no sé como podía con tantas bolsas que llevaba entre lo uno y lo otro, pero soy muy perfeccionista y precavida, y aquel encargo sin niña, no me podía fallar.

Así  que menos mal que no te hice caso cuando me miraste como si fuera una marciana y seguí con lo mío pese a tus comentarios y burlas; acertamos por los pelos. Soy muy apañada y sé correr botones, porque sino aquello no cierra y eso que tú me recomendabas una talla menos!




No sé si eras T o eras L o una simple empleada, pero queda muy feo decirle a un cliente que el teléfono no comunicaría todo el tiempo si la gente no se empeñara en llamar continuamente para  preguntar tonterías.

Ya no podía echar marcha atrás porque era demasiado tarde, de otra manera allí te hubieras quedado plantada. Así que te contesté a todas tus impertinencias con una sonrisa helada.

Por suerte estaba super feliz con mis moldes y cortadores de Comercial Minguez, mis pops en  Tiger y en Hosten, porque si no me das la mañana. En la web uno no espera encontrar más que texto y fotos, pero en la vida real uno espera encontrar personas.

El vestido llegó con bastante retraso pero a tiempo para sentarse, el pasado sábado, con este pavo a la mesa.




24 comentarios:

  1. Ja,ja,ja,ja. Me ha encantado tu desahogo. Qué gran verdad es que la venganza es un plato que se sirve frío. Tomo nota de la receta que, si me permites y en honor a la de la melena rubia, "receta de PAVA rellena". Y eso porque me parecería mucho señalar hablar de "pechugas de pava rellenas"...

    ResponderEliminar
  2. jajajajja, me muero de risa contigo, la de la melena rubia espero que te lea y te agradezca que además y a pesar de todo le dedicas un post y una receta " agridulces" jajaj, genial. Yo me hubiese ido, a la primera, paso que alguien convierta una ilusión en un chasco y encima pagando, jajaj bssss

    ResponderEliminar
  3. Después de leer la historia me han dado ganas de ver el vestido y de no ir nunca a esa tienda. ¿Cómo pudo tratarte tan mal? Supongo que un mal día lo tiene cualquiera, pero te desahogas con tu pareja, tu familia, un/a amigo/a o contigo misma, pero no con un/a cliente. Yo no habría tenido paciencia y me habría ido! después de decirle cuatro lindeces :) jajaja

    Al menos está el buen sabor de boca del pavo que tiene una pinta buenísima. La salsa de frambuesas le da colorido y vida al plato. La combinación rojo/rosa con verde me encanta, me resulta muy primaveral.

    Besos,
    Bea de Bocados Divinos

    ResponderEliminar
  4. Jajajaj, de verdad, no sé que decirte, yo creo qeu no hubiera tenido tanta calma y hubiera sacado mi vena "niña exorcista" y la hubiera liado parda, ains dios que agobio, si sólo el no saber hasta el final que hubo al final traje, estaba con el corazón en la garganta. Eso si, el pavo bien rico pero no creo que se merezca que se lo dediques

    ResponderEliminar
  5. Un post estupendo y la receta no lo es menos. Por desgracia hay muchas "melenas rubias" por este mundo. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola!

    Esta receta es de las que me gustan muy mucho! Bien :D

    ResponderEliminar
  7. te has quedado a gusto? pues eso es lo que cuenta! el pavo delicioso y la salsita tiene que estar de vicio! me ha encantado! besitos

    ResponderEliminar
  8. Te has quedado a gusto y muy bien que has hecho, aun yo habría puesto el nombre de la marca! Vamos que con la crisis que hay y la cantidad de gente buena en paro, no se puede tolerar que una "petarda" trate mal a un cliente y menos a una madre que viene a comprar el vestido de Comunión de su niña con toda la ilusión del mundo!!!
    El pavo te quedó de escándalo!!! Un besote enorme!

    ResponderEliminar
  9. Si es que uno se encuentra a cada personaje (no tienen otro nombre) cuando menos lo necesitas...

    Me alegro que al final, a pesar de la incompetencia de la chica rubia, acabara todo bien.

    Ah! Y el pavo estupendo!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Despues de leer tu estupenda cronica sobre el vestido de comunión , me he visto a mi misma en esa situación el año pasado y lo pase tan mal y me he sentido tan identificada,que voy a ser mala, muuyy mala y creo que estoy identificando a la "pava" y el lugar,y lo voy a decir, para saber si es la misma : Theresa y Leticia.
    Anda contestame , para saber si he acertado !
    Un beso, mayca.

    ResponderEliminar
  11. Divertidisima crónica...si yo fuera "MR" (melena rubia) me caería la cara de verguenza si alguien me envia, me trae o me menciona este post..... Piensa que puedes ser causa de un despido, aunque lo merece, y una depresión. Aunque MR, sabrá desenvolverse en este mundo cruel...se la ve avezada.
    Sobre el pavo relleno..mmmmmmmm
    Besitos!

    ResponderEliminar
  12. muy rica tu receta ¡¡¡¡¡ besotes

    ResponderEliminar
  13. Me he quedado de una pieza!!! Verdaderamente la realidad siempre supera a la ficción...Qué elegante has sido. Merecía que se diesen nombres, apellidos y demás señas para poder poner una cruz bien grande a esa marca y tienda y que nadie más tenga que pasar por lo que tú has pasado...Me pongo en tu lugar, ya que mi niña comulgará el próximo año por primera vez...Sin más comentario...
    Me ha encantado el pollo que nos presentas, fabuloso, una delicia...Aunque estoy todavía en estado de " reflexión" por lo que te ha pasado...¿Cómo evitar estas cosas?

    ResponderEliminar
  14. Gracias por tu comentario porque cuando leí el post de hace unos meses sobre el vestido de comunion de Marta visité la página.Los vestidos me gustaron y lis precios más pero pensé que era muy arriesgado comprar un vestido para un día tan señalado.

    ResponderEliminar
  15. Vaya! desde luego eres elegante a la hora de desahogarte, la pava o el pavo en este caso distinto, se quedaría muerto, figurado para una, literal para otro.
    Al final veo que después de todo la historia acaba bien, me alegro, Marta tuvo su día feliz, y seguro todo la historia pasada se olvidó para la celebración.
    De la familia de pavos anunciada en esta entrada me quedo con el pavo relleno, que seguro sabe mejor y me hace más feliz.
    Un besito, guapa

    ResponderEliminar
  16. Buenísima la receta. Me ha encantado.
    Pero lo mejor ha sido tu relato. Y encima ese día estuviste conmigo y no hiciste ningún comentario sobre esta "chica de la melena rubia".¡Admirable! En mi caso, yo no hubiera tenido tanta paciencia. Un besito. Nos vemos en 7 días.

    ResponderEliminar
  17. Elegancia, ante todo, elegancia....es lo que deja a la gente que busca follón perplexa. Estoy segura que "MR" debía esperar que te pusieras histérica y le montaras el pollo, porque créeme Bea, este tipo de gente viven de eso. Pues no, tu con tu "savoir fair" (es que casi que te estoy viendo, con tu pose...) la dejaste con un palmo de nariz....bien hecho!
    Como dicen por ahí arriba, gente de esta calaña no se merecen estar ocupando el puesto cuando hay gente que lo haría encantada y haciendo pasar un buen rato al cliente....en fin...
    Me algegro del final feliz y ojalá "MR" lea el post, que se entere que aunque ella esté amargada hay gente que sabemos ver las cosas de otro color y no nos dejamos contagiar de este rollo, verdad?
    Por cierto, la receta genial...y voto por el cambio de nombre: PAVA rellena...jajajaja!
    Petons!!! <3

    ResponderEliminar
  18. Hola Beatriz, siempre he pensado que las estrategias de las empresas se pueden ir al carajo si las personas que están cara al público no responden adecuadamente. Este es un ejemplo más.
    Como decía un ex-jefe !!Con viento a favor hasta las gallinas vuelan¡¡.
    Saludos.
    Iñaki

    ResponderEliminar
  19. Suerte que al final todo terminó bien y Marta seguro quedó guapisima con su vestido. Alégrate y tu receta espléndida como siempre.

    ResponderEliminar
  20. Ya no se si fue la de la melena rubia o la morena, pero hace dos años yo también tuve un ataque de ansiedad en ese showroom, tenían que entregarme los vestidos para las niñas que llevarían las arras en la boda de mi hijo (mi sobrina y mi nieta), también tuvieron sus días de vacaciones en los que nadie contestaba el teléfono y cuando lo hicieron intentaron tranquilizarme, muy amablemente eso sí. Los vestidos se habían encargado con un mes mas de tiempo que el margen que decían necesario, pero los entregaron tan sólo 5 días antes de la boda, que por cierto era en Teruel aunque vivimos en Madrid. Cuando recogí los vestidos, uno de ellos estaba mal cosido, dos días más de espera y conseguí que me lo mandasen por mensajero justo el día antes que teníamos que viajar a Teruel. Ya ni miré las costuras. Eso sí los modelos son muy monos y el precio no es excesivo ¿o sí?

    Por cierto Beatriz, el pavo riquísimo.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  21. Me encantan estas recetas de carnes rellenas, y esta tuya con esos ingredientes me parece perfecta, porque soy fan de las espinacas y de las setas.

    Y lo de la chica de la melena, ¡ejem!, una impresentable, no merece la pena que le dediques ni un minuto más.
    Un saludo
    Cristina

    ResponderEliminar
  22. Bea, lamentablemente hay mucha gente que trabaja cara al público que no sabe dejar de lado cuestiones que pueden afectar a los clientes con los que han de tratar día a día. No vamos a valorar si Melena Rubia tenía un mal día, si estaba desfallecida de hambre o si siempre es así. Lo que cuenta es que la actitud hacia ti, como cliente, es inaceptable y que eso repercute negativamente en el negocio.

    Sin embargo no voy ni a llamar a esta chica "petarda", ni "pava", ni otras cosas que he leído en comentarios anteriores. No señor. Hay que saber estar y decir las cosas con diplomacia como lo has hecho tu en tu post que, ojalá, llegue a T&L...por eso de darles la oportunidad de enmendar errores para mejorar.

    El pavo ha pasado a segundo término con este relato pero no me puedo marchar sin decirte que me parece delicioso. Una de esas recetas que triunfaría en mi mesa.

    Bss

    ResponderEliminar
  23. Corriendo vengo a leer tu entrada. Esa por la que tanto desvariábamos hace unos días por Twitter. Pero lo que menos me esperaba era encontrarme con una historia como la que he leído.

    ¿Tú crees que le puede haber llegado esta entrada a la chica de la melena rubia? Desde luego tú te has posicionado en un escalón bien alto por manifestar tu disgusto con la sutileza y el saber estar de tus buenas formas. No hay palabras mal dichas, pero a buen entendedor, poco más falta para darse cuenta de que esta muchacha pecaba de saber atender al público como se debe. Al menos eso parece según tu experiencia.

    Menos mal que el pavo poco, o nada, mejor dicho, puede hacer más que al menos consolar el paladar mientras te imagino en la mesa relatando esta historia que por tu buen hacer terminó con un final feliz.

    Feliz finde!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...