martes, 4 de junio de 2013

Curso de masas, "Empanadilla de noche", y la teoría de la relatividad.



Desde la noche del 31 de diciembre de 1985 no he vuelto a reirme nunca tanto a propósito de una empanada que se cocina en Madrid. 

No era la noche de fin de año, ni mucho menos, cuando nos reunimos algunas amigas bloggers con el pretexto de aprenderlo todo sobre las masas para empanada. Y nunca mejor dicho, pretexto, porque alguien conoce un curso que empiece a las 5 de la tarde y acabe a las 5 de la madrugada?






El 1 de enero de 1986 el IVA aparecía en nuestras vidas.... y como ha crecido desde entonces verdad?? Ni se quemó Mostoles, ni ninguna de nosotras tenía un hijo haciendo la mili en Algete, pero la noche del 1 de junio de 2013 era nuestra "noche de la empanadilla". 




Nuestra profesora, Marga, de La escuela de cocina Babette tuvo mucha más paciencia que la "Encarna de noche" del sketch del V'IVA 86.... pues hicimos méritos para sacarla de sus casillas desde el principio y sin embargo, lejos bizquear y padecer espasmos como Millán Salcedo bajo su peluca, nos ponía firmes con una sonrisa.

Desde entonces la cosa ya prometía. Teníamos mucho que contarnos, y la casa de Kuki invitaba a aprovechar para hacer el primer posado del verano, mientras la masa levaba en la nevera, o la cebolla se iba sofriendo.




Sede de la "noche de la empanadilla" resultó un escenario estupendo y acogedor que provocó la verificación del enunciado de Einstein en su teoría de la relatividad, donde espacio y tiempo tienen carácter relativo dependiendo del estado de movimiento del observador.

Nadie percibió el paso del tiempo aquella tarde/noche/madrugada que transcurrió dialogando en torno a sabores, recetas secretas, fotografía.... y la conveniencia de agregar manteca de cerdo para elevar a sublime la masa de una empanada.




En torno a las 6 de la tarde, y cual camarote de los hermanos Marx, aquella cocina fue invadida por un ejército de blogueras cocineras, fotógrafas y residentes en Madrid, salvo una que es muy animada y que no tiene problema alguno con eso que llaman la movilidad geográfica.

La cosa estuvo francamente animada. El personal aparecía y desaparecía de forma aleatoria; entrando y saliendo continuamente para tomar fotos, para ponerse al día, o incluso comentar los detalles de otras recetas que nada tenían que ver con las masas de empanada.




Nuestra profesora Marga lo consentía, muy sabia, porque conoce perfectamente la capacidad que tenemos las mujeres de hacer 8 cosas a la vez, pero su audiencia variaba constantemente; impartía sus teorías sobre las masas dulces y saladas mientras golpeaba su bola de harina y agua, siguiendo el método francés de amasado, para Tere, kuki y Carmen, y cuando levantaba la mirada de la encimare se encontraba con Concha, con Bea y conmigo.




Como en la uni, confiábamos en que todo viene en los apuntes, o le preguntábamos al de al lado. Fue total!. Y ella un sol como el que brilló toda la tarde. Cierto es que hubo picos de audiencia, en donde todas acudíamos en bloque y la rodeábamos con nuestros ojos despiertos y nuestras cámaras.

















En la foto, uno de los momentos en que a Marga le faltan 5 de sus alumnas, las que veis y la que fotografía para el posado "delantal y gafas de sol"; sólo comparable al mítico "chandal y tacones". 

Pero, como os digo, el tiempo y el espacio es relativo, así que estábamos a la vez aprendiendo y trabajando en la cocina.




Me apetecía francamente visitar mis amigas blogueras de Madrid; Carmen, Yolanda, Kuki y Cósima, que me alojó en su casa, insensata, sin ponderar los efectos colaterales que luego os contaré. Y conocer un poco más a la otra Carmen, de Yerbabuena en la cocina, porque tiene un blog precioso y es una mujer que admiro.

El plan anterior aderezado con una empanada hecha por una mujer gallega dispuesta a responder a cualquier duda o pregunta resultaba irresistible.




Tan irresistible como prolongar el encuentro que al final se concentró en 6 valientes que resistimos en pie hasta las, otra vez seis, de la madrugada.

Una de ellas Yolanda, que me gustaría hubierais podido ver en esta misma butaca tapada con una manta, al puro estilo nórdico, formando parte de una animada charla.




Cósima es otro ejemplo de la validez de la teoría de la relatividad. Para ella el espacio y el tiempo son tan elásticos y variables como para Einstein. Con lo cual, ese fin de semana, no dudó ni un momento en conducir 50 minutos para hacerme delirar con las mejores croquetas de Madrid, o desplazarse de una punta a otra del mapa para ir en busca de una envasadora al vacío.

Por cierto, que desconozco si Einstein ha escrito algo al respecto, y cual es su particular visión de por qué el tiempo se detiene para unas salchichas embutidas en un plástico.




La Señorita Piovasco podía haberse quedado en el asunto de la infraestructura aportando dormitorio con vistas, pero se empecinó en ser la mejor guía de Madrid gastronómico del mundo mundial, y recién aterrizada de su semana laboral, me esperaba ya en su famoso coche, que tiene vida propia por si no lo sabéis, dispuesta a colmar mi agenda del fin de semana con verdadero entusiasmo y gran éxito, como no podía ser de otra manera.

Así pues, el mismo viernes viví una intensa tarde de shopping que culminó con una fantástica cena en De María a la que también acudió Kuki Square.



Igual que en la fotografía, la velocidad de la luz y el tiempo influyen en la percepción de la realidad.

Si sincronizamos dos relojes con exactitud y uno de ellos se deja en la ladera del Everest y el otro se sube a la cima, se puede comprobar, según la teoría de la relatividad, que cuanto más se aleja el relój del centro de la tierra más deprisa va, pues la fuerza de la gravedad y la masa terrestre deforman el espacio tiempo con menos intensidad cuanto más lejos esté del origen del campo de estudio.

Estoy segura de que el restaurante De María de Mahadahonda está bien lejos del centro de la tierra, porque ni os imagináis la velocidad a la que nuestro relój alcanzó las 2 de la madrugada. Mejor nos hubiéramos ido a la punta del Everest a cenar, para que nos cundiera más. No me cabe duda de que Cósima se hubiera animado, estaba a darlo todo!!




La mañana del sábado, me llevó de excursión por las tiendas más tentadoras de Madrid, como la Tienda Americana, donde pecamos sin poder evitar la tentación.

Y luego me presentó el Madrid gastronómico y castizo, en la Plaza Mayor, con el mejor bocata de calamares del mundo sin duda en casa Rúa. Y después la incursión, necesaria dada mi tendencia gourmet que bien conocéis, en el Mercado de San Miguel.




Allí se produciría uno de los tres momentos estrella que Cósima me regaló en Madrid. "El momento ostras". 

La agitada mañana y el trasnoche del día anterior en De María, amenazaba con restarnos energía para el asunto empanada, pero llegamos puntuales, listas y preparadas para afrontar lo que nos ofreciera aquella fantástica tarde que disfrutamos a tope con gafas de sol y delantales, mantas para el frío en el porche y chascarrillos de bloggers.

Y no sólo eso, sino que como bien sabéis no tuvimos empacho alguno en culminar, ya no sé si decir la noche o el día, con un guiño a las casitas de muselina de fresa y frambuesa que Cósima había publicado hacía unos días en su blog y que me habían dejado impactada.




Me las presentó en forma de bombón, y me las comí junto a ella, las dos en pijama en la cocina de su casa, poco antes del amanecer. Una forma muy dulce de entregarme al sueño, decir hasta mañana y soñar con empanadas.....




El domingo irremediablemente debía volver a casa. Asumía que la mañana discurriría entre sábanas, equipajes y cafés para despejarme. Pero Cósima tenía otros planes para mí.

Aun me quedaban dos de los momentos estrella de mi viaje a Madrid. El "momento Blini" estaba cada vez más cerca.....




Como si las dimensiones de Madrid hubieran encogido y el tiempo se hubiera estirado..... Aparecí contra todo pronóstico en el Mercado de San Antón en el barrio de Chueca, el Soho madrileño, transportada por el coche fantástico de mi choferesa.

Parecía como si aun no me hubiera despertado y siguiera entregada al sueño cuando se me apareció el Blini con masa de siete semillas ( girasol, eneldo, amapola negra y amapola plana, lino, sésamo e hinojo) con sardina marinada, crema agria y huevas de mújol, una elaboración de cocina Báltica. Excepcional.

Y ahora mismo hubiera pensado que aquello fue en verdad un sueño de no ser que aun conservo la caja de La Alacena de Victor Montes donde yacían 8 croquetas de diferentes sabores como si fueran bombones.





Compartir croquetas con Cósima en el Mercado de San Antón a la extraña hora de las cuatro de la tarde del domingo, fue verdaderamente divertido. Cósima es divertida.

Nos las pedimos todas y las fuimos cortando en dos y jugando a adivinar su composición. Me llevé una muestra como souvenir de Madrid. 

Nuestra comida fue a la hora de la merienda. Al despertarnos en torno al mediodía, nos habíamos sentado las dos ante el ordenador con escasas horas de sueño a nuestras espaldas, sin preocuparnos por el desayuno pero con ganas de compartir  las cosas que sabíamos del mundo 2.0, de redes, de fotografía y de diseño de blogs. 




Mi último momento estrella lo viví a solas en una gasolinera. Y me explico porque dicho así suena un poco extraño.

Antes de emprender el viaje de vuelta, pasamos por Embassy, cerca de La Moraleja. Ultimo punto en la trepidante agenda que la Sta Piovasco había diseñado para su invitada sibarita. Allí me esperaban las tartaletas de limón más exquisitas y delicadas que jamás he probado. La especialidad de la casa. 

Cuando recogimos el paquete yo no lo sabía. 

Me despedí de Cósima con un abrazo sentido y con muchas ganas de volver a verla. A partir de ese momento, como en el cuento de cenicienta, mi choferesa se esfumaba y pasaba a convertirse en esta portada.




Me detuve en algún punto de la carretera en busca de una dosis de cafeína para mantenerme despierta al volante, y al regresar a mi asiento miré a la derecha y vi el paquete de Embassy.

No me puede resistir a abrirlo. Y allí fue, en aquella estación de servicio, viví mi tercer momento estrella, "el momento tartaleta". Mientras las saboreaba no estaba muy segura de en que nivel de la tierra me encontraba, si en una llanura de Castilla o en la cima del Everest, pero el tiempo corrió muy deprisa, y cuando quise darme cuenta mis 6 tartaletas eran una. No sé que paso en los cinco segundos en que cerré los ojos. Porque juraría que fueron 5 segundos... aunque quizá fuera un cuarto de hora.

No lo sé. 

El tiempo..... es relativo...... lo he comprobado hace unos días;  en Madrid.






Beatriz Tobegourmet.


25 comentarios:

  1. No me ves, claro, pero si me vieras te darías cuenta que estoy verde de envidia como el hombre Hulk¡¡¡¡ Eso no se hace a una amiga..... contarle a las 6:00 de la mañana cuando se levanta y tiene que ir a trabajar semejante historia y quedarse una como si tal cosa¡¡¡¡ Pues no porque ya no podré ni comer, ni dormir, ni trabajar, solo soñar con esos momentos que tan bien nos has contado y que me han hecho no palidecer, sin convertirme como digo en el increible hulk¡¡¡. Bandida que bien os lo pasasteis, pero sobre todo tu, con semejante anfitriona, tuviste momento empanada y momento Madrid gastronómico... Brrr. Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  2. Un placer que no me importaría repetir. Gracias por tus bonitas palabras escritas.

    Espero que esa ruta de vinos no se quede en el olvido.

    Besos mil

    ResponderEliminar
  3. Hnuau...que post tan bueno..tan lleno de información..
    Madrid y Cósima para ti sola.... ya lo dice la canción o el refrán, de Madrid al cielo.
    Qué bien lo pasasteis y que chula la clase con Kuki... sois unas cracks. Qué envidia más grande!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Que entrada más bonita, me ha dado la sensación de que era yo misma la que estaba viviendo tu fin de semana. Debes haberlo pasado genial. Bss.

    ResponderEliminar
  5. genial Bea!!! divertidisimo post, la casa de kuki es una preciosidad, la señorita Piovasco espectacular, me ha encantado tu viaje, bsss

    ResponderEliminar
  6. Magnífico fin de semana, que maravilla poder compartir así el tiempo, ya veo que lo pasaste en grande y estuviste muy bien acompañada. Besotes

    ResponderEliminar
  7. Xd pero que envidia me acabáis de dar, eso no se hace semejante quedada, la casa de Kuki una maravilla, las empanadas, las charlas... Vamos que a la próxima me apunto. Bss.

    ResponderEliminar
  8. Qué divertida tu crónica. Me ha encantado.
    Un fin de semana estupendo y una oportunidad de oro para poder conocernos mejor. Me lo he pasado genial. La cena del viernes fue perfecta, sin contar con las risas de las compras a 100 por hora. Si lo piensas bien, te darás cuenta de que hemos ido cerrando locales durante tres días (¡hasta el de las croquetas!). Como si apuráramos nuestra estancia en todos los sitios.
    Para mi ha sido un auténtico placer tenerte en casa y poder compartir todo contigo estos días. ¿Como no te íbamos a cuidar después de haber sido la primera en apuntarse al Empanada 2.0 organizado por Kuki? Al revés. Gracias a ti por venir.
    Nos quedan muchas cosas pendientes, pero habrá muchas otras ocasiones. Ya sabes dónde está tu casa en Madrid. Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena por tu estupenda crónica, que me ha pintado una sonrisa desde el principio hasta el final. Me pongo en tu lugar y pienso que dormir sería perder un tiempo precioso y quitárselo al disfrute con estupendas blogueras y compañeras..Qué maravilla de fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  10. que bonito encuentro! no tengo ni la menor duda de que fue perfecto!! gracias por compartirlo, bicos

    ResponderEliminar
  11. Vaya crónica que te has marcado amiga...o mejor dicho vaya finde que te has marcado....nos dejas a todas con los dientes rascando el suelo de envidia!!!!! Yo también quiero un plan así de fantástico!!!! Me ha encantado leerte y disfrutar con tus fotos, decididamente tienes que escribir un libro!!!
    Un besote enorme y gracias por compartirlo con el resto de los mortales!!!! Besitos a las demás, Cósima, Kuki y a todas mis admiradas blogueras, espero poder conocerlas a todas algún día!! Mucks!!

    ResponderEliminar
  12. Bea, me tienes con un nudo en el estómago de la emoción que me has hecho sentir al leer tu entrada. Transmites tanto en tus líneas que es imposible no sentir nada. Supongo que, al haber sido parte activa de una pequeña parte de tu fin de semana, entiendo todo lo que cuentas mejor que muchos. Pero no creo que la gente que te lea quede indiferente ante tu crónica.

    Pasar contigo unas horas en casa de Kuki fue fabuloso. Lo repetiría esta misma tarde. Escuchar tu voz que cada vez se volvía más ronca...eso no tiene precio. Qué cotorras todas, por Dios!

    Espero que haya más ocasiones y que sean pronto porque la experiencia me ha dejado "marcadita".

    Bss y que tengas un buen día :)

    ResponderEliminar
  13. De verdad Bea que estoy un poco más cerca y me presento, que guai todas esas horas juntas riendo cocinando, compartiendo experiencias! No lo vas a olvidar!!! Me alegra que fuera tan bien!!! Bss

    ResponderEliminar
  14. Bea, me ha encantado la crónica!! Lo de las empanadas era una excusa para una tarde de amigas y tu no tuviste pereza en venir desde Logroño. Lo pasamos genial en el shopping en las Rozas Village del viernes por la tarde y en la cena de tres en De María, de dónde te informo que salimos a las 3 menos cuarto de la madrugada...y veo jaja que perdimos la noción del tiempo no sé si por la atracción de la tierra o qué tipo de fuerza que nos acompañó dos noches seguidas!

    Yo debo confesar que en el mini curso entraba y salía paseando mi copa de vino y pendiente de que todas mis invitadas estuvieseis a gusto..y en cada paseo montaba una tertulia con las que nos íbamos encontrando. Me encanta la sensación de que fué una reunión de amigas y agradezco a Marga , además del tutotrial amistoso que nos dió, la paciencia infinita al ver que sus alumnas evolucionaban e la cocina en el tiempo y en el espacio.

    Del Tour Cósima que decir, que fué como es ella encantadora, dispuesta y divertida ¡genial!. Ya sabes que se han quedado un montón de sitios en Madrid en el tintero, asi que creo que a la próxima nos metemos las tres en el coche fantástico y nos zamullimos en la aventura.

    Y del resto de invitadas decir, que fueron las compis perfectas para una tarde perfecta y que me encantó recibiros a todas: Marga, Beatriz, Beatriz Mandarinas, Cósima, Carmen de Recetas Tía Alia (genial vestida de Chef), Tere, Yolanda, Carmen Millány Concha Bernad.

    Mil gracias por sumarte a este fin de semana tan apetecible y sobretodo, confirmar que en este mundo virtual se pueden hacer amigos 2.0.

    ¡Ah y mil gracias a Victor por el magnífico vino que nos envió! te aseguro que esta reunión no hubiese sido lo mismo sin ese vino..yo creo que fué el que influyó en que la teoria de la relatividad llegase a nuestra noche..Saturday night rever..

    Besos y ¡como el turrón, vuelve pronto!

    Kuki

    ResponderEliminar
  15. Sabes lo que te digo?
    Que me muero de la envidia, si yo pudiera compartir cocina con mis amigas bloggueras me volvería relativamente loca de alegría.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  16. Ni una, ni una sola pizquita de desperdicio tiene tu entrada. Me la he comido toda desde la primera hasta la última palabra. ¿Tú sabes lo bien que me lo he pasado? Acabo de venir del blog de Kuki, y él ha sido la antesala de lo que me he encontrado aquí, aunque ya lo había leído por el móvil. Así que he disfrutado por partida doble de tus palabras y de tus fotografías.

    Hay tantas cosas que has narrado y que me han hecho reír ... Eso de que las mujeres sabemos hacer hasta ocho cosas a la vez es un detalle que debías haber resaltado en negrita, para que la Humanidad se de cuenta de que de sexo débil naranjas de la China.

    Esa profe, Marga, que con una sonrisa nos ponía firmes y nosotras le devolvíamos otra como alumnas buenas y aplicadas que somos ... bueno, algunas ... ejem, ejem ... Ja ja ja. Las hubo pelleras porque les pudo más el vinito y la charleta bajo el porsche. ¡Qué chicas más listas!

    Ains, que si de todos los encuentros habidos y por haber nos van a quedar estas secuelas, ¿para cuándo es el próximo? Bueno, mejor me callo que si no altero al gallinero.

    Ja ja ja.


    Besos!!!

    ResponderEliminar
  17. Menuda crónica mas detallada! Estas hecha un crack Bea, no hay quién te frene... estaba recordando cuando de regreso en el coche a las cinco de la mañana todavía tenías ganas de recorrer el centro de Madrid!

    Me encanto tener la oportunidad de conocerte un poco mas y de ver que detrás de unas elegantes recetas hay tambien un excelente ser humano.

    Disfruté un montón escuchandote narrar tu experiencia en el Bulli y compartiendo el amasado de la empanada!

    Da las gracias a tu marido por el vino, que yo si disfruté... no mio no era atrezzo! Espero que te animes a visitarnos mas y seguir teniendo el placer de tu compañía.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. Fantástica crónica con todo tipo de detalles, tantos que es fácil vivir ese día como si fuera parte de las invitadas.

    Me alegro que disfrutarais tanto ..

    Un abrazo,
    Silvia

    ResponderEliminar
  19. Estupenda cronica que he leido como si de un libro se tratara ... Estaba metida en el relato poniendo imagenes mentalmente segun leia y veia las fotos. Ha sido una experiencia digna de recordar y debo deciros que fué una tarde/noche memorable y que será dificil de igualar..... lastima que me enteré de que el vino blanco estaba en la nevera justo cuando me iba (menos mal) jajaja.

    Perderse dos veces en un dia por esas carreteras de Dios y una buena multa no son suficientes para poder conmigo asi que ...... cuando decis que es la próxima ????

    ResponderEliminar
  20. Me he leído tu resumen, me parece genial!!!
    Hubiera muerto de felicidad por ser una de vosotras.
    Espero que sea pronto.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  21. No se porque pero me encanta leer todas tus crónicas. Será por los detalles, será por tu chispa al contarnos una historia, será porque transmites, será porque... me haces sonreir.
    Hubiera pagado lo que fuera por compartir esos momentos con todas vosotras, me muero de envidia (sana por supuesto, pero envidia jejeje) Me alegro que lo disfrutarías porque eso es lo que da sentido a la vida, esos momentos de evasión donde el tiempo no importa y si es con buena compañía mucho mejor. Para la próxima avisa ehh jejeje. Besos guapa!

    Ana

    ResponderEliminar
  22. esta estancia con este equipo es para pedir que el dia tenga 24 horas y sin sueño,una envidia sana me ha invadido el cuerpo al ver tu magnifica crónica y luego los comentarios de las demás asistentes.
    Ah treemnda empañada gallega perfectamente decorada
    Bss

    ResponderEliminar
  23. Ostras Beatriz!,. que entrada, cuánto me hubiese gustado estar ahí, en fin me conformaré leyendo vuestras entradas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Ay Beatriz...hacía días que quería leer este post, pero como siempre, no tengo tiempo!!!! Si te digo que me muero de envídia, ya me repito no??? Tiene que ser un lujo compartir tantas horas con tus colegas cocinando...y bueno, ya me imagino el follón que armásteis y la cara de la profe!
    Me he partido de risa...pero casi que he vivido el fin de semana, de lo bien que lo explicas y con tanta gracia!
    Gracias por contárnoslo...!!!
    Petons!!!!
    Gemma de Food&Cakes by GB

    ResponderEliminar
  25. Hola,
    Estoy feliz de haber encontrado vuestra web , la cual comparto des de hace dias en mi Google Plus, llevo días pensando si me puedes decir la fuente de la letra de los post, me chifla y quiero cambiarla por la mía que no me gusta demasiado.
    Felicidades por cierto por tu trabajo es fenomenal!
    www.gemandgo.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...