lunes, 17 de junio de 2013

Tarta de albaricoque y caramelo. Receta.




Me estoy aficionando a estas tartas de frutas cubiertas de caramelo. Hace no mucho os traía la receta de la tarta de pera y plátano, que es una de mis favoritas, y hoy os enseño cómo hacer una tarta de albaricoque exquisita.
No precisa más que media hora de horno, así que no hay disculpa. Sé que muchos lo dejáis casi en off hasta septiembre, pero en verano no todo van a ser helados...




La masa es fina y esponjosa. Una tarta que encuentro ideal para acompañar un café o un zumo fresco a media tarde, y que puede ser un final perfecto, en pequeñas porciones, para una cena en la terraza.

Como podéis ver las he adornado con unas flores de lavanda. Tengo que decir que el lila es un color que no me gusta nada. No encontraréis nada en mi armario de ese color. Bueno... ahora que lo pienso, tengo unas pretty ballerinas de terciopelo... pero es un lila empolvado precioso.




Sin embargo, en la flor de la lavanda me encanta, y también me gusta ver este tono en los pensamientos de invierno.

Esta tarta recuerda en su estética a la tarta de manzana. Sin embargo, el gajo de albaricoque es mucho más pequeño, el sabor es un punto más amargo, pero compensado por el caramelo hace de esta tarta un postre perfecto.




Ingredientes:

- 5 albaricoques.
- 150 g de azúcar para caramelizar.
- 150 g de mantequilla punto pomada.
- 2 huevos L.
- Otros 100 g de azúcar.
- 1 sobre de levadura química.

- 150 g de harina (Yo Santa Rita especial bizcochos y magdalenas).
- Sal.



Preparación:

En un cazo hacemos un caramelo dejando al fuego 150 g de azúcar con tres cucharadas de agua. Cuando se torne tostado y fluido lo retiramos y lo vertemos sobre el molde de la tarta. Yo he utilizado uno cuadrado porque me parecía más fácil colocar después la fruta alineada, pero podéis hacerlo  en uno redondo.

Lavamos bien los albaricoques, los cortamos en dos, y como si fuera un aguacate, giramos con las manos cada mitad hasta separalas y dejar a la vista el hueso que retiraremos con una cuchara.




Los cortamos en rodajas y las vamos colocando de forma que cubramos la superficie de la tarta. Si el caramelo que hay debajo se ha quedado absolutamente sólido, por el contraste con la temperatura fría del molde, no hay ningún problema, luego se derretirá en el horno.

A continuación en un bol con varillas, o con la Thermomix, batimos la mantequilla con el azúcar restante. Luego añadimos los huevos uno a uno y batimos de nuevo, y finalmente incorporamos la harina tamizada previamente, en varias veces, la levadura y la sal, y lo vamos mezclando hasta obtener una pasta que procederemos a extender sobre la capa de albaricoque.




Introducimos la tarta en el horno precalentado a 180º y la tenemos unos 25 ó 30 minutos. Cuando veamos que la superficie está levemente tostada estará lista.

Entonces la dejamos enfriar y la desmoldamos dándole la vuelta, de forma que la fruta y el caramelo quede a la vista.




En mi caso, he utilizado un molde con el que estoy encantada, ya que la parte inferior es independiente del contorno y con tan sólo empujarla hacia arriba la tarta se desmolda sola. Os recomiendo mucho ese tipo de moldes son muy prácticos y muy cómodos. 

Si observáis atentamente la foto donde aparecen las láminas de albaricoque podéis apreciar que la parte de abajo es independiente del resto, ya que se adivina su contorno sobre todo por el lado izquierdo.




Debo confesar que toda ayuda o ventaja que pueda encontrar para desmoldar con garantías es siempre bienvenida. El momento de sacar una tarta o pastel de ese lugar donde está perfectamente encajado me resulta muchas veces una aventura y no siempre con final feliz.

Y por otra parte es una satisfacción enorme observar la perfección con la que a veces se desarrolla la operación, que siempre me recordará de forma inevitable a aquellos momentos de castillos en la arena.

Qué rabia daba cuando se venían abajo! y qué ilusión cuando quedaban en pie y perfectos!!




No imaginaba entonces que más de cuarenta veranos después desmoldaría tartas de albaricoque con caramelo en una ciudad sin playa. 

Pero la sensación sigue siendo la misma, o muy parecida porque para mí .....

La cocina es como un juego.





16 comentarios:

  1. Buenos dias guapa!! Que buena idea hacer esta tarta de albaricoque, hay que aprovechar las frutas de verano a varias un poco las recetas tradicionales, la encuentro muy acertada, ya puestos acompañarla con una bolita de helado :))) Bss

    ResponderEliminar
  2. Buenos días de lunes, empezamos semana y me encanta tu tarta. este finde he comido todos los albaricoques que he podido, es una de las frutas que mas me gustan por su sabor y porque es lo mas cómodo , ni pelar ni nada y el hueso sale tan bien. Esta tarta entre los albaricoques y ese azuquitar debe de ser una dulzura . Besotes

    ResponderEliminar
  3. Una tarta deliciosa y desmoldada a la perfección. Otra idea para dar salida a mi caja de albaricoques. Besos y feliz semana!

    Ana

    ResponderEliminar
  4. una presentación preciosa! vaya brillo y vaya pinta! tiene que estar deliciosa!

    ResponderEliminar
  5. mmmmm... me encanta la combinación de caramelo y albaricoque. Me apunto la receta! Besitos! Flor

    ResponderEliminar
  6. Desde luego con estos calores que aprietan lo que más apetece es un postre rápido, y si encima está tan tan rico como este.
    Estupendo!!

    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tu tarta "tatin", la idea del molde es perfecta, suelo estar muy peleada con ellos, jajaj, me gusta la lavanda, ayer planté unas semillas a ver si salen!!!, bsss

    ResponderEliminar
  8. Beatriz, si alguien te dice que las recetas que nos ofreces no le gustan que me lo explique, porqué yo no dejaría escapar ni una!

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Parece deliciosa...por cierto Beatriz, yo no pongo en off el horno ni aunque me torre en la cocina,jaja, lo que hago es poner el aire acondicionado en on y arreglado!!!
    Besos.
    Raquel

    ResponderEliminar
  10. Di que si que nada más que helado no puede ser aunque yo esté a punto de subir uno...
    Y deliciosa Beatriz.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  11. Hola! mira yo también acabo de publicar una coca de albaricoques mallorquina...es que esta fruta me encanta! me llevo tu receta. besikos gordos!! :)

    ResponderEliminar
  12. Anda, mira, que tú también has desvelado que los cuarenta te acompañan, ¿o será que lo mencionas para que yo me sienta acompañada en mi lapsus-despiste! Umm, no hay nada como sentirse tan bien acompañada de espíritu, ya que de otra manera no puede ser, eh, envidiosilla ;)), pero ¡ay!, si se pudiera :))

    Te puedo prometer que a partir de poco más que ya el horno se encenderá en mi casa lo justo, justito y necesario, y todo por las altísimas temperaturas. No es lo mismo en la tierra en la que tú vives, y no te dará pereza encender el horno, pero en Madrid ese tema es intratable porque es como abrir la puerta del infierno. Y con eso de que han bajado un poquito las temperaturas, me estoy planteando ponerme mañana a hacer una empanada. ¿Te suena de algo esa palabra? :))

    Sobre tu pastel, o tu castillo de harina coronado de albaricoques que tan exitosamente supiste desmoldar ... que tiene una pinta estupenda. La masa del bizcocho se ve muy jugosa, y culpa de ello tendrán esos albaricoques.

    Por cierto ... ¿que no te gusta nada de nada el lila? No es mi color favorito, pero no me disgusta. Pero de toda la vida ha estado conmigo el azul, y luego el marrón, y en mi listón estarán durante mucho tiempo.

    Anda, que vaya parrafada que te he soltado. Ja ja ja.

    Feliz semana, y un beso!!

    ResponderEliminar
  13. Y para mí también Beatriz, el momento desmoldar es fundamental. Todo el trabajo, mimo y empeño que se pone en una receta puede irse al traste en pocos minutos y aunque el pastel esté bueno, el aspecto para mí cuenta demasiado...
    Veo una tarta perfecta, de lo más apetecible!!! Los albaricoques me encantan y combinarlos con caramelo me parece un contraste acertadísimo, probaré!!!

    ResponderEliminar
  14. Vaya pintaza, con ese caramelito por encima, que rica. Bss.

    ResponderEliminar
  15. Se me hace la boca agua .... casi puedes sentir lo rico, que deben de estar esos albaricoques en su propia tarta...
    Lo dicho, Beatriz un placer de los grandes poder colaborar con Santa Rita en tu Blog.
    Saludos cordiales, Pedro J. López

    ResponderEliminar
  16. La semana pasada buscaba una receta para aprovechar unos albaricoques y buscando me encontré con esta. La preparé el sábado y resultó deliciosa.

    He venido para darte las gracias por publicarla y para seguirte ¡no me voy a perder nada de lo que publiques!

    Saludos, Cuca

    Te dejo el enlace a mi blog donde he publicado esta tarta http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es/2014/06/sabor-veranotarta-de-albaricoques.html

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...