lunes, 23 de septiembre de 2013

Mermelada de higos con mozzarella en crema.



Me gusta recibir en casa y aunque trato de quedar estupendamente, me resulta del todo imposible ofrecer los "Ferrero Rocher" pese a ser considerados la máxima "expresión del buen gusto". 

Entre otras razones porque ni soy la esposa del embajador, ni tengo un mayordomo llamado Ambrosio, ni mucho menos soy capaz de comprarlos y mantenerlos por más de 24 intactos y dentro de su cajita de metacrilato. Además, me parece mucho más fácil hacer una croquembuche que la famosa pirámide de los bomboncitos dorados, y menos pasearla de un lado a otro de mi mini salón. Al menos los primeros van pegados unos con otros y no haciendo equilibrios imposibles.
Así que necesito contar con un buen repertorio de opciones fáciles y originales, con las que sorprender a mis invitados...... como por ejemplo esta crema de mozzarella con mermelada de higos.




Hace unos días me traje a casa un puñado de higos recién recogidos del campo. Mi intención era hacer una tartaleta, o algún postre muy rico y de temporada. Pasaron los minutos, las horas y los días... y mis higos comenzaron a envejecer muy dignamente, con sus arrugas y sus flacideces.

Dejaron de ser bonitos y, casi casi, dejaron de ser útiles para protagonizar ningún plato. Así que intentando recolocarlos y reciclarlos.... pensé en ellos para emplearlos en un helado.




Sin embargo he de confesar públicamente que padezco una especie de miedo escénico que me impide abordar esa tarea.

El año pasado a punto estuve de hacerlo, pero luego conocí a Joël de Papperino. Fue entonces cuando escuché por primera vez la palabra "equilibrio". Si si, resulta que un helado ha de estar equilibrado. No vale hacer cualquier papilla con fruta, nata, azúcar y huevo. Es mucho más complicado. Un helado debe sostenerse a una temperatura que sea idónea a la vez para ser degustado sin que se nos paralicen los labios y se nos congele la lengua. Estar cremoso, sabroso y redondo.

Así que antes de elaborar un postre frío que me deje frustrada e indiferente prefiero ir a su tienda en San Sebastián; o si estoy en La Rioja a la de Fernando Saez Duarte que se llama Della Sera y está en Logroño, o la de Andrés Sirvent  en Calahorra; que es uno de los mejores heladeros del planeta.

Como me siento en cierto modo algo observada por ellos, nos conocemos y nos seguimos, no me atrevo a mover un dedo. Me entendéis verdad??




Así que una vez pelados y preparados mis vetustos higos, pensé en estrenarme con el asunto de las mermeladas. Una cosa para niños, de estas de coser y cantar, vamos.

Recordé las tostas de higos y queso que un buen día me compré por impulso en De Torre Gourmet y así fue como traje al mundo el canapé de mermelada de higos con mozzarella en crema.




No sé si será necesario que explique aquí como se hace la mermelada de higos. Quizá podáis adquirirla y combinarla con la crema de mozzarella; de esa sí que os voy a hablar. Pero es posible que entonces haya muchos higos que se vayan a la basura en las casas de cientos de personas despistadas como yo. Y entonces me sentiré responsable, si eso sucede, porque no deje escrito cómo hacerla en este post.

Así que vamos con la receta.

Ingredientes:

- Un puñado de higos, 500 g, 1 kilo, los que tengáis.
- La mitad de este peso en azúcar.
- 1 limón.


Preparación:

En un cazo ponemos los higos pelados con el azúcar y un poco de limón. La equivalencia podría ser 1 limón por kilo; así 1/4 de limón por 250 g que era la cantidad que yo tenía. Dejamos cocer a fuego suave una media hora. Esperamos a que temple y trituramos con una batidora a gusto. Si querémos más tropezones lo haremos con menos potencia y menos tiempo, y al contrario.

Ya tenemos la mermelada. Yo la coloqué en diferentes tarritos de cristal, me quedé uno, los demás los regalé tapados con una tela de algodón y una cuerdecita. 




La crema de mozzarella.

Ingredientes:

- 1 bolsa de mozzarella fresca. (125g)
- 100 g de leche entera.
- 100 g de nata 35% mg.
- Sal.





Preparación: Trituramos la mozzarella con la leche y una pizca de sal hasta tener una pasta homogénea. Montamos un poco la nata con el accesorio de varillas de la batidora. Añadimos la mezcla anterior y seguimos batiendo unos segundos hasta integrar.

Nos ha de quedar una mozzarella untuosa, un poco más densa que el yogurt.




Extendemos el queso sobre unas tostas. Si localizáis estas de higos y queso sensacional. Yo las he visto en varios sitios de Delicatessen y también las podéis adquirir en la tienda on line de Deseos Gourmet donde encontraréis de todo!!!!. Si os apetece trastear en la cocina, también ideal sobre unas láminas redondas y pequeñas de masa brisa recortadas y horneadas cinco minutos.

Sobre la crema de mozzarella aplicáis un poco de mermelada y listo. Yo las he servido con doble base, me pareció que quedaba bien.






Y les he plantado encima un pétalo de las hortensias, ya en fase otoñal, que aun perviven en mi jardín; por darle un aspecto más campestre .... y un poco de volumen.

La combinación es estupenda, no os descubro nada nuevo, dicen que las uvas y queso saben a beso, pero he leído la misma expresión con los higos, y no sé exactamente cual es la original. 

Los higos que tenía en casa eran higos verdes, pero estoy deseando hacerme con los morados, porque son muy vistosos, para hacer esas recetas que no prosperaron y que cedieron su protagonismo a este gran canapé.






Beatriz Tobegourmet.

15 comentarios:

  1. Compré higos el otro dia porque cuando los vi tenian una pinta estupenda y rápidamente prepara una tarta por miedo a que me pasara lo mismo que a ti, que empezaran a ponerse feos. Sin embargo, si hubiese sabido que ibas a publicar esta receta me hubiese esperado! Hacer la mermelada es muy fácil y con la crema de mozzarela me imagino lo bueno que tiene que estar. Para la próxima vez que compre, ya sé qué haré con ellos.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Excelente idea Bea. Me paso lo mismo, hay que ver que rápido se chuchurrían los higos!!. Tu presentación es perfecta como siempre. Me encanta la idea de la crema de mozarella, te la copio. Estoy de acuerdo contigo en el tema de los helados, el verano pasado publiqué un montón, quizá un poco "desequilibrados", este año me dediqué al de Nutella, el único "equilibrado y cremoso", bsss

    ResponderEliminar
  3. Eu adoro figos e achei o seu doce um delicia,combinado com mozzarella deve ser divino
    bjs

    ResponderEliminar
  4. Una mermelada extraordinaria para poder disfrutar de los higos durante mucho tiempo. Me gusta como combinan con el queso. Te ha quedado con una textura ideal, se ve deliciosa.

    Besos,

    ResponderEliminar
  5. Jajaja...yo siempre he escuchado la expresión de las uvas, pero la verdad es que a mi el queso me gustaría con cualquier combinación y desde luego esta tuya me encanta!!!
    Besos.
    Raquel

    ResponderEliminar
  6. Sinceramente me parece que puedes hacer helado cuando te de la gana, y es verdad ese tema de los equilibrios y demás pero estoy convencido de que serías capaz sin problema
    La crema de mozarella me ha encantado, y no dudes que la haré con mermelada de higos o sin ella, es genial :-D
    besitos mil bella

    ResponderEliminar
  7. Es una mermelada deliciosa, ya veo que te has animado con ella, la puedes poner en tantas recetas que tendrás que hacer de nuevo. Bss y feliz lunes.

    ResponderEliminar
  8. Con ese pétalo de hortensia poniendo el broche de oro, te ha quedado una tosta de lujo. Una deliciosa mermelada casera y algo de queso, un lujo asiático, un manjar!!! Irresistible!!!

    ResponderEliminar
  9. Helados Sirvent, wow bea, yo los conozco pero hace siglos que no los como. Y he de decir que si, que son de los más ricos que he comido jamás. Lo que no recuerdo es dónde los he comido...ay la neurona que hoy no quiere funcionar, chachis!

    Lo de uvas y queso saben a beso me parece una verdad como un templo pero es que también lo es con higos. Es que ambas son unas combinaciones brutales.

    Feliz día y hasta pronto!

    P.D. Donde estén estos canapés que se quiten esos conos de Ferrero Rocher, por Diossss.

    ResponderEliminar
  10. Me apunto a tu súper canapé! Me ha encantado, de lo mas sencillo y de esas exquisiteces que cuando las comes en casa de unos amigos (o sea, que te lo han puesto por delante, con lo que aún te sabe mejor) no la olvidas jamás!
    Estoy con Manu, si yo (pasando de equilibrios y demás, que muy gustosamente les cedo a los expertos) he publicado una receta de helado, tu también puedes!!!
    Un besote fuerte!

    ResponderEliminar
  11. Yo no esperaba menos de ti cuando comentas que esa mermelada fue un regalo bien envuelto. Como que me lo estuviera imaginando. Pero ese regalo no hubiera sido posible si los higos no hubieran empezado a dar señales de auxilio al estar a punto de morir. Dependiendo de qué fruta, la mermelada puede dar resultados más o menos satisfactorios, pero lo que no pongo en duda es que es mega fácil de hacer; los pasos son sencillos.

    No puedo decir que te entiendo cuando comentas que sintiéndote observada por Sirvent & company no te ves capacitada para hacer un helado. Pero no pongo en duda de que si tu hablas de sus grandezas con esa seguridad, es porque son grandes en el mundo de los helados.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Te aseguro que te entiendo cuando hablas de la decadencia de los higos jajaja! A mi me pasa muchas veces, compras algo pensando en una receta y cuando te acuerdas de ello la receta ya es imposible de hacer. A veces nos metemos en más cosas de las que podemos atender, por lo menos es mi caso.
    Y desde luego que la receta en cuestión es perfecta para sorprender y agradar a cualquiera. ¡Ojalá tuviera yo por aqui cerca alguna higuera!, pero no, por aquí, por desgracia, no es zona de higos :(
    Besos
    Cristina

    ResponderEliminar
  13. Qué imagen acabo de tener al pensar en tí sosteniendo una pirámide de bombones! ¡No tiene precio! Por cierto, si eres capaz de hacer una croquembuche, ya estás tardando en dejármela probar. No seré yo quien se meta nunca en ese berenjenal. Mi nevera también está ocupada por unos higos que han pasado de proyecto de acompañamiento a un jamón estupendo, luego por tartaleta y ahora están ya elegidos para un estupendo helado. Si tus heladeros vieran las cosas que yo hago, intentarían quitarme la heladora. Bueno, supongo que me pasa lo contrario. Yo no tengo ningún miedo a los helados. Comencé cuando mi hija se negaba a comer huevo. ¡Si ella supiera lo que se ha tomado en un helado ...! La verdad es que ahora es un recurso constante en mi casa. Lo invento sobre la marcha, y voy cambiando ingredientes. Probándolo antes de ponerlo a mantecar. Prefiero que tus amigos no los prueben. Por lo que dices, no serían "redondos". Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  14. Guapísima, me has dejado entusiasmada con tu crema de mozzarella, tengo una comida especial dentro de dos fines de semana y llevo varios días pensando en que preparar como entrante que pueda tener hecho de antemano, te aseguro que esta crema será uno de los pica-pica.... las fotos como siempre fantásticas.

    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Voy a aprovechar este comentario, para hacerte una sugerencia.

    Aunque el resultado es buenísimo, como manchega que soy, le invito a que pruebe la mermelada de higo con un buen Queso Manchego.

    Si quiere ir más allá, puede hacerlo con Textura de Queso Manchego. Producto novedoso fabricado sobre una base de queso manchego curado denominación de origen. Algunos de nuestros clientes ya lo ha maridado con mermelada de higo. Puede ver el resultado en nuestra web.

    Felicitaciones.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...