martes, 11 de febrero de 2014

Cómo hacer chocolatinas en casa. Consejos.



Entre las cosas que voy viendo en las tiendas especializadas de repostería, y con las que me voy haciendo para mis experimentos en la cocina, se encontraba un molde de pequeñas chocolatinas. Como en casa siempre hay mucho chocolate, entre el que me compro y el que me regalan, ponerme a fabricar más me daba verdadero cargo de conciencia, pero este fin de semana quise investigar el asunto del templado y a la vez, probar con rellenos divertidos y originales como pétalos de rosa y  Crep Crunch, que es como galleta, y también peta zetas.



He de reconocer que estoy bastante contenta con el resultado. Así que hoy os voy a contar como hacer chocolatinas en casa y que queden brillantes, lisas y apetecibles. El resultado es fruto de realizar con cuidado un proceso que se llama temperado o templado.

Hablamos de un proceso, el templado, mediante el cual derretimos el chocolate a una temperatura determinada, y no otra, para luego volverlo a enfriar y solidificar siguiendo también determinadas pautas en donde el calor y la manipulación que recibe el chocolate es clave.




De esta forma conseguimos que la grasa que contiene, es decir la manteca de cacao, se mantenga estable y no sufra alteraciones indeseables al fundirlo para después dejarlo secar. Esta es una operación que deberíamos tener en cuenta cuando vamos a preparar la cobertura de un pastel, o para hacer bombones o pequeños chocolates en nuestra propia casa.








Para fundir intencionadamente el chocolate y recomponerlo con éxito...

Necesitamos:

- Un termómetro.
- Chocolate mínimo 56% y de buena calidad. Valrona es el mejor, pero os confieso que el de Lidl va de fábula y como término medio tenemos el de Lindt.
- Un molde para chocolatinas.
- Una espátula para remover.





Cómo se hace:

Ponemos a calentar una cacerola con agua y dentro colocamos un bol para fundir el chocolate al baño María. Incorporamos algo más de la mitad del chocolate en trozos y lo vamos calentando hasta que alcance los 50º, otros opinan que 55º. Yo lo me he quedado a medio camino. Lo medimos con el termómetro, éste que veis es de Ikea y va muy bien.




En ese momento comenzamos a añadir el resto del chocolate, y así enfriar la mezcla hasta llegar a los 27º mientras, vamos removiendo y fundiendo los nuevos trozos con el calor del anterior. Luego volvemos a calentarlo hasta los 31º y entonces lo tendremos listo para rellenar nuestro tapete de chocolatinas.

El mismo resultado se puede obtener fundiendo todo el chocolate y soltando 2/3 partes del mismo sobre una superficie de acero inoxidable o de mármol para extenderlo con una espátula ancha y así enfriarlo hasta llegar a los 27º. Luego lo volveríamos a recoger con la espátula para introducirlo en el bol de nuevo donde se supone que al entrar en contacto con el resto se colocaría en los 31º ó 33º que es lo suyo. 

Se precisa una buena encimera y cierta destreza, por eso yo me incliné por la primera opción. El templado de esta última manera lo pude ver en mi visita al obrador de la pastelería Viena  ( haced clic en el enlace para ver las fotos) Es una maravilla.




El chocolate lo tenemos que dejar enfriar sin utilizar la nevera. A temperatura ambiente, esto es muy importante, para culminar un correcto proceso de templado.

Opté por rellenar mis chocolatinas de pétalos de rosa secos, de los Crep Crunch de Ingredissimo y de sus peta zetas que recibí hace tiempo en casa en un pack junto con otras cosillas que aun tengo por explotar. 

Consejos:

-Alisar el molde para chocolatinas con una espátula para obtener una base lisa. Una vez secas se retiran con total facilidad.

- Dar unos golpecitos para eliminar la posibilidad de que nos queden burbujas de aire en el chocolate. Yo olvidé hacerlo y se me coló alguna. 

- No comérselas todas de un tirón. Esto es lo único que os garantizo que no voy a poder respetar!





16 comentarios:

  1. Realmente es muy buena tu anécdota y me alegro mucho de no tener que encontrarme con ella dentro de la selección.... tendría premio.
    Pobre de ti, que mal lo debiste pasar esa semana de evitar encuentros...con lo social que tu eres...jjaaja pero bueno, las risas al cabo de los años debieron ser muy buenas. Por cierto..no comiste nada de ese chocolate aunque estuviera todo mezclado?
    Buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Mon, lo probé, y de hecho me comí medio engrudo, la gula es la gula...

      Eliminar
    2. Y mi pregunta es...¿Y con el paso de los años? ¿No has tenido la tentacion de contarselo??? Please necesito saberlo... Bss a las dos.

      Virginia "sweet and sour"

      Eliminar
  2. BUENOS DIAS, ME IMAGINO EL BOCHORNO QUE PASARIAS ,QUE DURANTE 4 AÑOS TENIAS ESO AHI DENTRO Y AL FINALLO DESCARGASTE Y VALIO ,PARA UNA TARDE DE RISA,

    PERO MIRA NO HAY MAL QUE X BIEN NO VENGA
    QUE CHOCOLATINAS MAS RICAS Y ESPECTACULARES TE SALIERON
    COMO TODOLO QUE HACES
    LUEGO LO CUANTAS O COMENTAS CON TANTO DETALLE Y DELICADEZA ,QUE CUANDO TERMINAS DE LEERLOAUN QUEDAS ENGANCHADA A QUERER SEGUIR LEYENDO,

    MUCHA SUERTE EN TODO LO QUE TENGAS Y QUE NOS SIGAS DELEITANDO CON TODO LO QUE PONES ,NOS CUENTAS Y PRESENTA ,
    QUE TENGAS UN BUEN DIA FITINA

    ResponderEliminar
  3. jajaj tu anécdota es genial!!! me encanta como a tí el chocolate, peroooooooo, bsss

    ResponderEliminar
  4. Tengo unos moldes de chocolate y hace un siglo que quiero estrenarlos, pero no me animo con el temperado, ya ves... Aunque quizá sea porque las explicaciones que tengo son malísimas, y tú lo has explicado tan bien, que parece hasta sencillo! Mil gracias.
    Un besito y feliz semana!

    ResponderEliminar
  5. esta manera de atemperar el chocolate que nos enseñas es muy buena idea para atemperar poca cantidad.Unas chocolatinas deliciosas¡¡
    Buena tu anécdota.
    Buena semana
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Me encanta esta receta :b que rica...enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado tu historia surrealista!!!
    Esas chocolatinas se ven súper ricas... pero yo te voy a ser sincera hoy y no voy a esperar 3 años :P
    Mira, siempre que leo recetas de chocolate aconsejan usar el mejor chocolate, que suele ser el más caro, para que así el "invento" quede lo más rico posible... y entonces mi yo interior empieza a preguntarse... para qué quiero comprar un buen chocolate, fundirlo, para volver a hacer una tableta, unos bombones, o lo que sea?
    Oye, que no es por chafarte la receta... nada de eso! Que me parece estupenda! Es simplemente plasmar en voz alta un pensamiento..
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda razón!! ....confieso que también yo lo he pensado. Pero me encanta juguetear en la cocina... ;)

      Eliminar
  8. Me encanta, es darle un toque personal a lo que ya de por si, es expendido: EL CHOCOLATE.
    Buena semana!

    ResponderEliminar
  9. Tengo todo para hacer las chocolatinas, me compré el molde hace años para hacer las petit ecoliere, de todas maneras me pica la curiosidad lo del termometro de Ikea, hace días que quiero ir y lo buscaré. Te han quedado unas chocolatinas de cine. Besotes guapa.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Bea.
    Me he reído mucho con el comentario de Aisha porque normalmente ese es mi modus operandi para la mayor parte de las cuestiones de mi día a día: la economía de procedimientso, valor agregado y demás. Sin embargo, ni en esta maravillosa entrada tuya -que me leí a pie juntillas, por cierto- especialmente, ni en torno al chocolate y su templado, en general, se me había ocurrido lo que dice Aisha y que además es cierto. Se me ocurre pensar que como crecí viendo a mi abuela hacer los mejores bombones y baños de chocolate, tengo cierta atracción por la alquimia del chocolate. De las tuyas, casi de inmediato me iría con las de pétalos de rosa.
    ¡Qué horror las aventuras y desventuras del regalo! Sin dudas, una gran anécdota en todo sentido. Cariños.

    ResponderEliminar
  11. Unas chocolatinas riquísimas, y una muy buena anécdota. Tomo nota de lo de atemperar el chocolate, no le tengo cogido el punto, me cuesta. Bss.

    ResponderEliminar
  12. Desde luego te quedaron impresionantes, lástima las de la caja maravillosa.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  13. Recuerdo cuando me contaste esta anécdota, las dos sentadas en mi coche, justo antes de perdernos de forma irremediable por las afueras de Madrid. Es genial.
    Tengo ese molde de chocolatina. A Almudena le encanta hacerlo con chocolate blanco y diferentes rellenos. A mí me parece un super regalo para cualquier persona.
    Besazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...