lunes, 14 de abril de 2014

Tarta de cumpleaños con canela y nuez moscada.


Son diferentes los motivos que pueden llevarme a publicar una receta. En este caso acudo, como no, a la llamada de Mon que, por el tercer aniversario de su blog April's Kitch, ha decidido enredarnos con el reto de cocinar para la escena de una película de los años cincuenta a todos sus amigos y seguidores. Ahí es nada!

Si participara en todos los concursos, retos, aniversarios que los blogs de recetas, marcas, o  empresas organizan permanente en internet, no me dedicaría a otra cosa, pero Mon y yo tenemos algo que nos une... y que no sabría explicar. Y por eso aquí estoy pese a todo....

Y digo pese a todo porque no me gusta el cine de los años cincuenta; igual que mis hijos salen despavoridos si les pongo a ver Heidi. Soy una mujer de mis tiempos. Ni siquiera vi "Lo que el viento se llevó". Y salvo las de Hitchcock el resto me dan muy igual. Seguramente cuando triunfaron yo estaba a otra cosa.




Pero no sólo eso, sino que además, he tenido ciertos inconvenientes para llevar a cabo este reto. Y son precisamente los que me unen a la película que he seleccionado para Mon. 

Realmente no sabía muy bien cómo elegir el film para cumplir con los requisitos exigidos, así que opté por teclear en google "cine años cincuenta" e irme directa a las imágenes en busca de inspiración.

No tardé ni dos minutos en tener mi candidata. Miré mi pie derecho momificado hasta la rodilla por una venda bien apretadita y acto seguido la muleta que luce Paul Newman en "La gata sobre el tejado de Zinc" y su escayola en el mismo pie y en el mismo lado; el derecho.





No tenía ni idea de qué trataba pero sin duda esa era mi película. Y así lo decidí, con la sola imagen de aquel fotograma en que además se mostraba una tarta de cumpleaños...... para el aniversario de Mon??

Así que muleta a un lado y pie en alto sobre un cojín como Brick, me dispuse a visionar la cinta en mi I pad. Ese fue el comienzo de todo un proceso que culmina hoy con la redacción de este post. Justo horas antes de que finalice el plazo de entrega de mi receta... y es que desde hace un par de semanas.... todo lo hago muy lento....

Bien, el reto #cocinadecine consiste en versionar un plato que salga en la película, o si en la película no sale ningún plato imaginar cual encajaría bien a uno de sus personajes en una escena determinada o incluso inventarse la escena.... eso en rasgos generales. 

La gata sobre el tejado de zinc gira en torno a la celebración de un cumpleaños. El cumpleaños del super millonario abuelo Pollitt que está a punto de palmarla. Sus familiares acuden como buitres carroñeros para hacerle la pelota, salvo Brick y su esposa Maggie (Elizabeth Taylor) que además de los guapos de la peli también son los buenos.

En fin, éste es el super resumen de la historia, que me habilita para contaros que lo que decidí preparar fue precisamente eso; una tarta para el cumpleaños del abuelo.




A parte de ésto, puedo deciros que la película trata sobre la mentira, la hipocresía y la avaricia de las personas, y que aunque se presenta como un drama, a mi me pareció una comedia estupenda pues no paré de reír de principio a fin.

Quien conozca la película no entenderá muy bien a qué me estoy refiriendo, pero si entre vosotros hay algún lesionado que vista escayola y muleta, me dará la razón.

El film empieza cuando Paul Newman se fractura un tobillo y la trama discurre en tan sólo un día, el día siguiente. En ese día, que yo recuerdo en mi caso como especialmente doloroso y eso que sólo me rompí la base del 5º metatarso que es nada... Nuestro Brick es capaz de:

- Ducharse sin ayuda.
- Vestirse y desvestirse varias veces.
- Dejar la muleta de lado y andar dando saltos como un bailarín.
- Quedarse de pie sin apoyo charlando tan ricamente.
- Liarse a romper objetos dando zancadas como si fuera un animal.
- Caminar sobre el barro.
- Descender a un sótano por unas empinadas y viejas escaleras de madera, a pulso.
- Conducir un descapotable bajo la lluvia!!!




Y no me he inventado nada.

Sí es cierto que de repente se queja y anda de forma torpe y con esfuerzo para que no se diga. Eso hace aun más risible el asunto: ahora no puedo ni moverme, ahora te hago el pino puente.... Es lo que tiene el cine de aquella época.... que está plagado de divertidos gazapos.   

Así que vista la peli, me sentí capaz de hacer muchísimas cosas, entre ellas, cocinar una tarta de tres pisos, fotografiarla y hacer un post.

Cuando al abuelo Pollit le presentan la tarta sus insoportables y ruidosos nietos y la esperpéntica de su nuera, haciendo dolarines con los ojos, directamente se niega a soplar las velas y la aparta con gesto de desprecio. Y eso que en la cena se había puesto ciego de langosta y yemas confitadas. 

Les pasa por no recurrir a la infalible Martha Stewart, aunque claro, por entonces iría al parvulario como yo, de lo contrario, sería imposible resistirse a ninguna de sus apetitosas tartas.

Así que en una especie de "Regreso al Futuro", he decidido presentarme ante el abuelo Pollitt con  la "Sugar and spice cake" de la Steward con la esperanza de que la acepte y sople las velas.




Ingredientes:

- 300 g de harina de repostería (Santa Rita Harinas).
- 1 cucharada de bicarbonato.
- 1 cucharadita de canela molida.
- 1 cucharadita de nuez moscada.
- 1 cucharadita de sal.
- 225 g de mantequilla punto pomada.
- 300 g de azúcar.
- 3 huevos L.
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
- 325 ml de leche.
- 150 g de confitura de frambuesa.


- 300 g de nata para montar 35% mg.
- 300 g de queso mascarpone.
- 60 g de azúcar glas.
- 2 cucharadas de azúcar.
- 1 cucharadita de canela molida.





Preparación: En un bol mezclamos la harina con el bicarbonato, la sal, la nuez moscada y la canela y reservamos. Cuando indico la medida de un cucharada me refiero a una cucharada sopera y cuando hablo de cucharadita a una cucharilla de postre.

En otro bol mezclamos la mantequilla con el azúcar normal batiendo durante un par de minutos o tres. Añadimos, los huevos, la esencia de vainilla y luego la harina especiada en tres veces. Vamos batiendo y añadiendo también la leche en dos veces. Así hasta que esté todo bien integrado y tengamos una masa homogénea.

Engrasamos un molde estrecho y alto y vertemos el contenido del bol. Horneamos a 180º durante unos cuarenta minutos o hasta que la aguja salga limpia. 




Para la preparación del frosting: Montamos la nata con la mitad del azúcar glas y en otro recipiente el queso mascarpone con el resto del azúcar. Luego añadimos éste último a la nata y removemos con suavidad.

Seccionamos el bizcocho con ayuda de una lira o en su defecto un cuchillo largo y fino, y comenzamos a rellenar la tarta con una capa de confitura  de frambuesa y sobre ella otra de frosting. Depende de la altura y forma de vuestro molde podréis dividir el pastel en tres o cuatro capas. Repetimos la operación de la confitura y crema de queso hasta llegar a la última capa. En la última añadimos más cantidad de frosting y espolvoreamos con una mezcla de azúcar y canela.




El resultado es esta tarta de especias dulces; nuez moscada y canela, con un relleno de nata y frambuesas espectacular. Imposible resistirse. 

Ideal para un cumpleaños... da igual de qué edad; yo ya siempre pongo en las velas las unidades y renuncio a las decenas, y lo mismo he hecho con el abuelo Pollit que celebraba sus 65. Si hubiera recibido este pastel, hecho con corazón, nunca lo hubiera rechazado. Muchas felicidades también a tí Mon!





Beatriz Tobegourmet.

17 comentarios:

  1. Nena, no hago más que sonreir!!!! Qué maravilla!!!! Pero vayamos por partes...
    Cómo que andas escayolada??? No me he enterado...será que quizás no he leído tus dos últimos post..y quizás lo contabas ahí....fue esquiando? Cuanto lo siento.. Yo tuve una fisura de lo mismo que tú y sé lo que duele... y eso que solo era fisura (también fue el derecho!). Espero te vayas poniendo bien!!!!!
    Dos...Me encanta como afrontas las cosas..jajaja me he partido con la afirmación "no me gustan las películas de los 50"...jajaja, como para jugar...pero luego lo has resuelto y muy bien. Sabes, a mi esa peli, la de la gata me gusta mucho. Es muy psicológica, y parece sueca con los tiros que se pegan unos a otros y luego como si no hubiera pasado nada. No en vano es un Tennese Williams que el tío era un genio y muy psicológico.
    Después quiero agradecerte muy mucho que hayas tenido un hueco para mi concurso!!! Eres un sol, y es cierto, hay algo que nos une... será nuestra alma Bridget... pero eso no le quita con que te diga que te lo agradezco enormemente.
    La tarta.... verás es una Martha Stewart y eso... es garantía...pero es que tienes una mano para las tartas que es espectacular... siempre me dejas con la boca abierta. Son preciosas!!! Eres la mejor!!!!!
    Ha sido una entrada genial, a la altura de tu gran persona.
    Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. Y no sé si te he dicho pero me ha encantado como has descrito el argumento y al a familia, sobretodo a la cuñada, que es ... lo peor! jajaja

    ResponderEliminar
  3. Bea, lo primero, espero que tu metatarso, tú, la venda y la muleta seais amigos. Segundo, seguro que te encantarían las películas de esos años si te pones un poco a ello, a mí me apasionan me encantan la esplendidez de sus vestidos, decoraciones y me hace mucha gracia como a tí a los "super hombres" que nos enseñan, aunque pienso que Paul se lo merece "todo" y es capaz de "todo", jajaj, me encanta la receta y el concurso de Mon, bss

    ResponderEliminar
  4. Ummmm que pinta ummmmm para chuparse los dedos, paso por tu casa para la cata jejeje
    Espero que te encuentres muyyyy bien, aunque reconozco que con escayola... incomoda al máximo
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué sería del cine sin gazapos! no sería cine. Y a Paul Newman se la permite todo, (aunque es una pena que se duche sólo). Seguro que ante tu tarta el abuelo soplaría con gusto. Un post interesante y una receta fantástica. Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  6. Bea!!Esta tarta estará riquísima segurísimo!!!!!!!!!A mi se me ha hecho la boca agua solo de verla!!!!
    Que pintaza!!! Un besoo

    ResponderEliminar
  7. Ay qué risa con tu descripción de la película y de lo que te has reído con las "habilidades" de Brick con muletas!! Es que Paul era mucho Paul.
    A mí la película me encantó por el retrato descarnado de las relaciones familiares, por la tensión sexual entre Paul y Liz, y por cómo se adivina sutilmente la relación homosexual entre Brick y Skipper... Eso sí me parece un dramón en toda regla, pero claro, yo nunca he tenido el pie escayolado!!! ;))
    La tarta espectacular, pero es que Martha nunca falla. Y tú tampoco! :)
    Besos y que te mejores pronto!

    ResponderEliminar
  8. Menuda tarta te has cascado mi Bea. Decirte que me encanta es poco, porque entre la frambuesa y las especias y esa nata... tiene todo para enamorarme. Suerte preciosa.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  9. un post realmente encantador, yo como decía Aute: "cine,cine, cine, más cine por favor, que la vida es cine..." y después de tanto cine... una tarta Stewart, no muy complicadas de elaborar y difíciles de olvidar. Gracias por compartir la belleza de las fotografías y la extraordinaria receta.

    ResponderEliminar
  10. Hola Bea, no he perdido la sonrisa desde que he empezado a leer el post. Siento muchísimo lo de tu pie "en acto de servicio" y como hablábamos el otro día deberíamos crear una mutua de bloggers para la cobertura de incidentes "de campo".

    Mira, después de leer tu entrada me he quedado con unas ganas locas de volver a ver la película. Primero por el aliciente de volver a ver a Paul Newman que junto a Marlon Brando en su buena época, para mi son lo más...y por verla con los ojos de la crítica divertida. Estoy deseando ver a ese Paul Newman hiperactivo capaz de hacer un montón de actividades muleta en mano.

    Por ultimo decirte que si al abuelo se le ocurre rechazar tu tarta, por favor, enviamela a Madrid que aqui sabemos apreciar una Martha Stewart hecha por Bea Tobegourmet que -coincido con lo que te comenta Mon- es lo más.

    Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  11. Este post es lo más, primero por que Mon debe sentirse feliz con esta tarta que te has marcado, pero sobre todo por lo divertido que lo describes!
    A mi las pelis antiguas me pirran, esas de los 50 son para perderse en ellas en las sobremesas de domingo y pasar un buen rato, son autenticas joyas! Y seguro que esta tarta hubiera sido el pastel de cumple perfecto para el viejo abuelo, te habría adorado, jajajja!!!
    Como yo ya sabía lo del pie...pues te entiendo que a mi también me pasó algo parecido hace algunos años y solo queda esperar a que te quiten esa escayola pronto!
    Un besazo y felices vacaciones, por cierto al final te vas de viaje??? Ya me contarás! ;)

    ResponderEliminar
  12. Esta tarta se ve deliciosa, las fotografias perfectas. Me encanta el plato.¿de donde es?.

    besitos.

    Olga

    ResponderEliminar
  13. pssss... entre tú y yo... a mí tampoco me gustan las pelis de los 50! es que ni había nacido!!! jajajajaja
    La tarta te ha quedado de lujo, y por lo que describes de la película, sí que parece más una comedia que un drama.
    Cuídate mucho y haz reposo, que si te desmadras luego puede traer cola la cosa.
    besos

    ResponderEliminar
  14. Qué bonita, por favor, y qué mérito prepararla en las condiciones que cuentas. Mucha suerte en el concurso porque esta tarta lo merece. Bss.

    ResponderEliminar
  15. Una tarta preciosa, a veces, en la sencillez está la mayor belleza... Me ha encantado leerte. Dale una oportunidad a Lo que el viento se llevó... Scarlett O'Hara y su "ya lo pensaré mañana" merecen la pena!! Un besote.

    ResponderEliminar
  16. Bea te ha quedado preciosa!! yo no conozco mucho el cine de los años 50, pero desde luego esa tarta te ha quedado realmente bonita, y las fotos también.
    Un besin!

    ResponderEliminar
  17. Perdona los huevos, cuando?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...