sábado, 20 de septiembre de 2014

Desavenencias y cubitos de hielo.



Un cubito de hielo tarda en derretirse aproximadamente 20 minutos a una temperatura ambiente de 25 grados que es la que había en mi salón hace justo 20 minutos. Lo he dejado fundirse en un plato de porcelana sobre la mesa de mi escritorio. El tamaño del cubito era el de una cubitera estándar, de esas que vienen incluidas en la nevera, o mejor dicho, en el congelador. 

Ese tiempo es el tiempo ideal que considero debe durar un enfado, un enfado también estándar.


Los hielos de gasolinera son mejores y también duran más; hay broncas "de gasolinera" y esas también duran más, pero nunca más de un día.

Hay muy pocas cosas que tenga que reprocharles a mis padres en mi vida, pero una de ellas, es que nuestras broncas, esas también estándar de padres e hijos, eran tamaño iceberg. Y así, las malas caras podían llegar a durar una semana; que en el concepto espacio tiempo de un niño se podía percibir como una década, o un siglo. Por lo que una de las cosas que consiguieron mis padres fue que tuviera verdadero terror a hacerles enfadar.

Los padres nos enseñan muchas cosas, y a veces, sin proponérselo, nos enseñan lo que no está bien predicando con el ejemplo. Esa técnica de educación me vino fatal en mi época adolescente ya que cuando me enfadaba con mi novio, uno de esos estándar que luego no llegan a nada, entendía que no debía dirigirle la palabra en al menos una semana y eso me hizo perder muchos momentos felices.

Así que en mi etapa adulta, he venido haciendo exactamente lo contrario y con muy buenos resultados. He desarrollado la capacidad de enfadarme con mis hijos o mi marido, o quien sea, y zanjar el asunto en menos de 20 minutos haciendo tabla rasa. 

Es mil veces más práctico.

Sabed que las tazas conservan peor el hielo que los vasos, y que la coca cola es la bebida que más tiempo mantiene los cubitos de hielo, le sigue la leche, y el que peor lo hace el el zumo; por su contenido en azúcar; que tiene la misma capacidad que la sal para derretir el hielo. Tiene lógica. Cuando más dulce es una persona más rápido lo diluye todo.


24 comentarios:

  1. ¡Muy lindas reflexiones!
    La gastronomía y la vida son amigas indisolubles.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ariel. Bienvenido a este espacio semanal. Un beso.

      Eliminar
  2. jajajaja, eres genial!!!!!! me estoy riendo sóla, jejeje...es cierto que tontería y que aburrido estar enfadado más de 20 minutos, aplicaré la técnica del primer hielo....como me vuelvo mayor, mi memoria se olvida de q lo estoy y luego me lo tengo que recordar !!uy!! si estoy enfadada, me ha encantado de verdad Bea , bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quieres creer que a mí a veces me pasa lo mismo? Trato de recordar por qué me enfandé la última vez con por ejemplo mi madre, y no lo recuerdo. Creo que eso es signo de una buena salud mental y no tanto de la edad. Un beso Marga.

      Eliminar
  3. Ay, Beatriz, este espacio de tu blog se va a convertir en todo un manual de sabiduría y entendimiento humanos. Me encantó la analogía final. Un beso MUY grande. S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Silvia, pero no lo creo, jajjaja!! Simplemente es un espacio personal para anotar reflexiones también personales. Cada cual puede ver luego las cosas de otra manera, pero ésta es mi manera de verlas. Gracias por tu coment. Un beso.

      Eliminar
  4. Me encanta la reflexión.Intentare aplicarla, la idea de comerme un polo mientras se me pasa el enfado me parece estupenda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, no había pensado exactamente en lo de comerse un polo mientras se le pasa a uno el enfado. A mí desde luego un polo me dura 10 minutos, o sea que iríamos mejorando el asunto. Un beso!

      Eliminar
  5. Buenísimo Beatriz, genial el paralelismo enfado-hielo. Y cómo no, toda la razón, cuanto menos dure el enfado, más tiempo para disfrutar de los buenos momentos y aunque a veces cuesta, es mejor vences el orgullo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes Mireia, yo tengo una frase para responder a eso. "el orgullo es un vicio muy caro". Con ésto te lo digo todo. Un beso.

      Eliminar
  6. Hola guapa!
    Hoy me viene de perillas tu artículo...he tenido bronca en casa (y doble!) y no sabes lo mal que se pasa cuando no ves que nadie quiere arreglarlo. Esto que dices que no puede durar más de 20 minutos es cierto...no podemos perder el tiempo enfadados...ME HA ENCANTADO tu artículo!
    Gracias por esta sección!
    Gemma de Food&Cakes by GB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la bronca es doble te dejo 40 minutos para digerirla..... qué te parece? Mira, eso no lo había contemplado. Gracias por tu aportación. Un beso preciosa.

      Eliminar
  7. Como me siento identificada con lo que dices!
    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Noelia por tu coment, y por venir por aquí. Al final todos somos muy parecidos en lo básico supongo, y si ya has aprendido eso de que esta vida es demasiado corta como para perder el tiempo, genial. Un beso.

      Eliminar
  8. Totalmente afín en este sentido, una bronca desahoga muchisimo, pero la duracion debe ser la justa para que des un par de portazos y listo jajaja. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patrix, lo has resumido muy bien, y por lo poco que te conozco sé que eres lo suficientemente práctica para incluso superar el récord de los 20 minutos. Un beso guapi!

      Eliminar
  9. Tu sentido pragmático no deja de sorprenderme. Y esta filosofía es la mejor, para como dices, disfrutar de la vida y los tuyos y para no enquistar rencores.
    Bravo una vez más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas Abril que soy tan pragmática en todo. Pero esto lo tengo muy claro. Y también tengo la enorme suerte de no se una persona rencorosa. Bueno, no sólo es suerte, hay algo de voluntad y supongo... de buen corazón. Un beso grande.

      Eliminar
  10. Niña, cuanta razón tienes! Me encanta venir a tu rinconcito de domingos pues es como si me sentara a tomar un café contigo y charlar de nuestras cosas, solo que ayer tuve la casa llena de amigos y niños y me lo tomo ahora de sobremesa.
    Yo tema riñas y enfados, lo tengo claro, no mas de 20 min. por supuesto y hablarlo y sacarlo todo, nada de dejar que quede algo dentro! Normalmente soy de las que me olvido enseguida por qué me enfadé, jajajaja un desastre especialmente cuando se trata de los peques!
    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro tomarme es café de domingo contigo Patry; veo que además estamos en la misma onda. Un besito!.

      Eliminar
  11. Parece ser que las discusiones van a epocas, estas un montón sin discutir y de repente semanas discutiendo cada dia. Cuando los niños se hacen mayores a veces es más continuo y pocas o muchas hay que saber llevarlas aunque a veces cuesta reconocer, perdonar y dar carpetazo y más cuando en la familia los carácteres son muy diversos. En definitiva mientras se sepan sobrellevar..... un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entro ahora en una mala época en el tema hijos, la adolescencia, qué te voy a contar.... espero poder seguir manteniendo la compostura y no dejarme llevar por la situaciones que me puedan llegar... Un besote Silvia!

      Eliminar
  12. ¡Cómo me gusta! Abrir tu post esperando encontrar la receta de un polo y sorprenderme con esta reflexión. Me encanta cómo escribes. Si señor.
    Una gozada leerte.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elena! Aquí nos vemos cada fin de semana, me encantará tenerte en la charla. Un beso!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...