domingo, 5 de octubre de 2014

Pan con chocolate y la virtud de guardar secretos.



Pertenezco a la generación de las meriendas de pan con chocolate. He calculado que entre los 5 y los 12 años habré pasado unas 3.000 tardes en el parque, con amigas, haciendo deberes, o viendo la tele con un trozo de pan con chocolate en las manos.

Por eso es cuestión de probabilidad o estadística que algunas de las cosas más significativas de mi infancia me sucedieran acompañada de unas onzas de La Campana de Elgorriaga.

Efectivamente me caí del guindo con lo de los Reyes Magos bocata en mano. Ese poder relajante del cacao de que todos hablan no funcionó para nada en aquel momento. Por eso cuando mi madre me dijo "y no se lo digas a tu hermana", ante mi insistente pregunta, no tardé ni un cuarto de hora en revelarle el secreto. Pretendía de alguna forma sentirme acompañada en el sentimiento cosa que no conseguí pues mi hermana, cuatro años menor, no me dio el más mínimo crédito.

Desde hace ya tiempo he retomado la buena costumbre de "el pan con chocolate", y se lo vengo ofreciendo a mis hijos como merienda. También trato de aleccionarles en la virtud de saber guardar secretos y de lo serio que es el asunto.

Si bien el chocolate es una de las cosas más tentadoras que conozco, hay personas a las que les resulta aun más difícil vencer "la tentación de contar un secreto". Las nefastas consecuencias que se desencadenan si no se logra controlar el impulso son completamente diferentes en cada caso, aunque ambas tentaciones tienen en común que ponen en serio peligro la "buena imagen" de quien se deja llevar por ellas.

Dicho lo anterior, y con el fin de evitarlas, entiendo que la forma más sencilla de cuidar la línea es directamente no tener ni una onza de chocolate en casa, de la misma manera que la mejor forma de no desvelar un secreto es sencillamente renunciar a conocerlo. Esto último en el asunto de sus majestades, y en otros muchos, es del todo imposible.

Por ello trato de que para mis hijos la virtud de guardar secretos sea una máxima pero, como no se puede prohibir todo a la vez porque eso conduce inevitablemente al fracaso, en el consumo de chocolate, y en mi perjuicio, tengo bastante manga ancha. 

......Y en consecuencia, como muchos de vosotros sabéis, la despensa llena.


12 comentarios:

  1. jajaajjaj geniales tus reflexiones de los fines de semana, también recuerdo las meriendas de pan con chocolate en casa Nestlé y los "secretos a voces" pasados de hermana a herman@, genial Bea, deseando leer tus crónicas de SS bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marga, claramente pertenecemos a la misma generación... y a la misma "escuela"

      Eliminar
  2. Mi chocolate también era Nestlé, pero todos me encantaban como a ti. Recuerdo además, comerme el pan sin el chocolate, para disfrutar el placer de la onza en el último momento... pequeños sibaritas ya.
    Guardar secretos se me da también, quizás porque no me gusta hacer lo que no quiero para mi, pero reconozco que a veces cuesta mucho, especialmente si con ello, se puede hacer algo positivo.
    Pero es también una de mis meriendas favoritas. Feliz semana Bea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que yo hacía mis variaciones, pan con chocolate a la vez, chocolate sólo y tiro el pan... en fin.. creo que aquello tuvo mucho que ver con que hoy en día no pueda pasar un día sin tomarme al menos un par de onzas.. bueno... y repetir varias veces.. Un beso!

      Eliminar
  3. Ooooo!! hace tanto tiempo que no como pan con chocolate! esta tarde lo meriendo ;) que recuerdos! me ha encantado tu reflexión ;) yo muchas veces prefiero no saber las cosas, vivo igual si saberlas! :D
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! y bienvenida al club de los nostálgicos de las buenas meriendas. Hay tanta cosas que es preferible no saber... aunque no sean secreto. Un beso.

      Eliminar
  4. Qué post más evocador de la infancia... Me acabas de recordar a mi abuela, que nos daba de merendar pan de rosca con chocolate la Cibeles.... Mmmmmm....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Cibeles!!!! te puedes creer que he estado haciendo memoria de qué otro chocolate me gustaba y no daba con la marca!! gracias! ... qué recuerdos La Cibeles.

      Eliminar
  5. Me ha encantado leer tu post de hoy. Somos de la misma generación... Viva el pan con chocolate y... los secretos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina por visitar esta sección.... si somos de la misma generación seguro que sigues encontrando más cosas en común en los próximos post. Un beso!!

      Eliminar
  6. Genial Bea. Que sepas que ya busco tus post de los domingos.
    Tu has sido niña de onzas de chocolate (y me consta que lo sigues siendo). En mi caso, como mi padre era diabético, el chocolate no entraba en casa. Mis merienas eran de chorizo o chopped, algo que tampoco ayudaba mucho a mantener la imagen.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres genial! La última frase es muy Bridget! Beso grande.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...