domingo, 30 de noviembre de 2014

Una galleta Principe todas las mañanas.


Hay miles de historias bonitas en donde se unen comida y vida. Algunas, como la de hoy, merecen formar parte un pequeño relato con final feliz del que todo el mundo pueda aprender lecciones, y que invite a reflexionar sobre algunos valores que hoy en día, poco a poco, se van perdiendo:

El esfuerzo y el trabajo, el amor a la familia, y la importancia de no olvidar quienes somos y de donde venimos.

El padre de Mª José, Mónica e Isabella era un hombre sencillo y trabajador. Por el día desempeñaba su oficio y por las noches trabajaba en una gasolinera, de forma que llegaba a casa bien entrada la madrugada.

Sus hijas, que apenas le veían, preguntaban a su madre cada mañana "si había llegado papá". Tal era su insistencia y preocupación que a aquel padre, que adoraba a sus hijas, se le ocurrió una original forma de anunciar su vuelta a casa sin tener que despertarles, y que las dejara tranquilas.

Cada mañana regresaba a casa cansado y somnoliento, pero no olvidaba jamás coger unas galletas Principe, que junto a él veían pasar las horas en aquella tienda, para dejar a cada niña una galleta en su mesilla.

Cuando Isabella abría el ojo y veía la galleta, o sacaba su pequeña mano de entre las sábanas y la palpaba, daba media vuelta en su colchón y dormía tranquila.

Cuando su padre murió, mucho antes de lo que uno espera, el coraje y la voluntad de las cuatro mujeres de la familia logró sacar adelante "La Posada de el Arriero". Una bonita casa rural donde también se daban comidas, y en la que todas trabajaban dejándose la piel para salir adelante.

El 29 de noviembre de 2014, las tres hermanas se abrazaron emocionadas cuando en la XIV Edición del Concurso de Tapas de La Rioja escucharon su nombre, el de La posada del Arriero, y el de su tapa como ganadora de un certamen de relevancia y gran tradición en su tierra. Ya habían ganado el primer premio en otra ocasión, pero esa vez era muy especial.

La tapa ganadora, era una galleta Principe. Así lo habían decidido como homenaje a su padre al cumplirse diez años de su falta. La galleta era patata, y el chocolate una crema de rabo de toro. Una fantasía deliciosa, un trampantojo. Y sobre todo un tributo a amor y a la familia, una mirada atrás, a los olores de su casa, a lo que allí se cocinaba, y aquel hombre tan especial que con una sencilla galleta de chocolate cada día, año tras año, las despertaba.


17 comentarios:

  1. Sencillamente genial. Estas hermanas son unas artistas y muy trabajadoras

    ResponderEliminar
  2. Una preciosa historia. Gracias por contarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Bea, precioso!!!!!! sin más palabras...

    ResponderEliminar
  4. Bea soy adicta a tus domingos. Preciosa historia. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. Tremenda y emotiva historia, me ha encantado.
    Un besazo
    Ettore

    ResponderEliminar
  6. Una historia preciosa! Adoro las recetas tradicionales y si llevan aparejada una bella historia, pues mejor que mejor!
    Besos y gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  7. Si palabras....que estas historias me encantan!!!
    Besos y gracias por esta sección!

    ResponderEliminar
  8. Uy cómo me he emocionada, me has tocado en la fibra sensible.
    Precioso
    Besin

    ResponderEliminar
  9. Un homenaje de estas hijas digno del amor de su padre al que yo conocí,Juan, orgulloso de tus hijas.

    ResponderEliminar
  10. Qué bonita historia. Las cosas bien pensadas, y bien sentidas, al final, tienen su recompensa.

    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Preciosa y emotiva historia. Gracias guapa por acercarla a las domingueras que te seguimos!! Besos

    ResponderEliminar
  12. Preciosa y conmovedora, me alegro de que resultase ganadora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Que historia mas emotiva y desde luego la galleta es original y sorprendente con esta combinación¡¡Merecido premio¡¡
    Buena semana
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Gastronomía y padres, algo que me toca muy cerca. Bonita historia y siempre con la sencillez y elegancia que tu imprimes. Una delícia cada domingo. Petonets y feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. Qué historia más bonita y emotiva. Me ha encantado! Y me alegro que ganasen el premio.
    besos

    ResponderEliminar
  16. Que preciosa historia y conmovedora
    Felicidades
    Bss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...