miércoles, 11 de febrero de 2015

Lasagna de coliflor en cocotte con emmental y roquefort.


Lasagna de coliflor en cocotte con emmental y roquefort, o cómo conseguir que los niños se coman la coliflor sin protestar. De eso trata este post. 
Quesos, pasta fina de lasagna, ligera bechamel, cubiertos de cuento y menaje de muñecas. Esa es mi propuesta para que ellos no te digan Nooo!!




Venía yo fardando bastante de mi éxito en casa con el asunto de la coliflor. Sólo le añadía una buena bechamel y la cosa colaba.

Pero de un tiempo a esta parte el personal se me está rebelando (a estas alturas de la película...!!!), así que lejos de tirar la toalla me he visto obligada a dar un nuevo giro de tuerca al asunto. Y lo he hecho a base de introducir quesos y pasta y echarle un poco de cuento con la presentación.

Resultado: prueba conseguida!.





Los guisos o recetas en cocotte son siempre aplaudidos en casa. Es divertido que cada cual tenga su comida en formato individual, y muy práctico. Se preparan las raciones exactas y se pueden dejar en el horno a temperatura baja si la familia llega a la mesa a diferentes horas como a veces pasa en casa.

Los niños están encantados cuando se encuentran los cubiertos con dibujos personalizados, diferentes cada vez, y eso es bien fácil tuneándolos con washi tape. Yo uso los de MT porque son sin duda los de mejor calidad y su gama de dibujos y estampados es inmensa. Los podéis encontrar en muchos puntos de venta, los comercializa Mandi&Co.




Ingredientes:

(para 4 cocottes)

- 400 g de leche entera.
- 60 g de harina Santa Rita especial bechamel.
- 30 g de mantequilla.
- 1/2 coliflor.
- 4 láminas de lasagna de espinacas.
- Un trozo de queso emmental.
- Un trozo de queso roquefort.
- Aove
- Sal.




Preparación: Lavamos y dividimos la coliflor en pequeños arbolitos. Los ponemos a cocer unos 15 minutos en agua salada. Los sacamos del agua y reservamos. En el mismo agua aun caliente dejamos unos minutos las láminas de lasagna, una a una, y con unas gotas de aceite para que no se peguen.

Mientras elaboramos una bechamel con la mantequilla, la harina y la leche. Para ello calentamos en un cazo la mantequilla con un poco de la leche. Cuando rompa a hervir añadimos el resto de la leche previamente batida con la harina y removemos rápidamente para que no se formen grumos. Dejamos cocer unos cinco minutos y salamos.




En cada cocotte vamos poniendo un poco de bechamel en el fondo, sobre ella la mitad de una lámina de lasagna, (que hemos hidratado un poco en el agua de cocción de la coliflor), encima los arbolitos de coliflor, sobre ellos un poco de queso emmental rallado, la otra mitad de la lámina de lasagna y para acabar una buena dosis de bechamel de nuevo.

Sobre ella volvemos a rallar más queso y añadimos unos trocitos de roquefort. Metemos las cocottes en el horno, en la parte de arriba, y gratinamos a 200 grados unos minutos.

Servir y disfrutar! porque el resultado es francamente delicioso.




15 comentarios:

  1. Cualquiera dice que no a una receta así! tiene que estar muuuy rica! bss

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la receta!! tengo que probarla.
    xoxo

    ResponderEliminar
  3. Muy buena idea!!! Y tengo una coliflor enorme en la nevera, así que tu receta me viene de lujo....
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Que manera mas buena de comerse la humilde coliflor y asi presentada es sensacional.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Me encantan el cambio que le estás dando a tu fotografía¡¡¡¡. Y en cuanto a la receta, que te puedo decir, que tienes charm hasta para preparar una sencilla coliflor¡¡¡. Un besito preciosa.

    Virginia "Sweet & Sour"

    ResponderEliminar
  6. Bea, me parece una idea fantástica. me gusta muchísimo la coliflor con bechamel ufff que ricura. Presentación y fotos espectaculares, como siempre, bsss

    ResponderEliminar
  7. A mi me tienes ganada jjjjj
    Yo la coliflor hasta cruda ;-)))
    Un saludito

    ResponderEliminar
  8. Desde luego yo me la como así o hasta hervida, no tengo problemas, el resto se la comen en crema así no hay protestas. Tus cocottes deliciosas. Muaks

    ResponderEliminar
  9. Cierto que la bechamel ayuda a pasar las verduras mejor a los peuqeños... yo recuerdo como el gratinado de la bechamel me hacía la dichosa coliflor un plato más agradable. Ahora, quién me ha visto, me gusta sola, con un buen AOVE...pero ya sabemos que crecer es evolucionar.
    Esta receta tuya...me parece una pura maravilla. Cierta que las mini-cocotte son un aliciente... a los niños les encanta el tema ollitas y la personalización. Qué bien lo deben pasar tus hijos contigo.... !!!!
    Los quesos... muy acertada.... yo los amo a los dos....
    Asi que...no es necesario que sea una niña para comerlo verdad?
    Besos linda!

    ResponderEliminar
  10. Wow qué pinta más buena y qué fotos tan espectaculares! La coliflor es mi verdura favorita, nunca la he probado en lasaña así que me lo apunto para hacerla! Me quedo aquí como seguidora! Un besito :)

    ResponderEliminar
  11. Deliciosa te ha quedado la receta y las fotos muy chulas. Besos

    ResponderEliminar
  12. Claro que nadie se resiste si lo presentamos asi y que poco nos cuesta esforzarnos un poquito y presentarlo en forma individual
    Preciosas fotos
    Bss

    ResponderEliminar
  13. Me parece una receta estupenda para poder comer coliflor sin que se note tanto.
    La copio...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Con esta lasaña reinventada se la comen grandes y pequeños, buena propuesta. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  15. Imposible decir no a esta lasaña, ni niños ni no amantes de esta verdura
    Muas

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...