domingo, 1 de febrero de 2015

Tablas, superficies y atrezzo para un blog de cocina.


Aquel comentario en Instagram ponía exactamente lo siguiente: "Me gusta el menú, me gusta la foto.... pero esa mesa tiene que ser preciosa!!!".
Pero no @vegabotello, que ese era su nick, de mesa ni rastro.

Esto fue hace una semana en relación a las fotos de este plato, y desde entonces que estoy dándole vueltas, por una cuestión de honestidad por una parte, y de generosidad (por desvelar mis trucos para fotografiar recetas) a la idea de compartir con vosotros algún que otro secreto sobre las imágenes que acompañan a las recetas de este blog.

1- Un palet desmontado de una Bodega de Rioja.

Esa es la "mesa" sobre la que descansa esa imponente pieza de salmón noruego. Allí estaban todos apilados, las personas que me acompañaban miraban como trabajaba la embotelladora y atendían las explicaciones, yo, no sé si porque me las sabía de memoria o porque ya tengo deformación profesional, solo tenía ojos para aquél palet viejo y oscurecido por el paso del tiempo. 
No tardé ni una semana en tenerlo en casa desmontado. No lo he unido por atrás porque prefiero numerar las tablas con una tiza para que siempre me encajen igual y así almacenarlas mejor en el garaje. Cuando las uso las expongo sobre la mesa de la cocina sobre una sábana porque no las he querido limpiar demasiado para que no pierdan la esencia. Así que la comida que apoyo sobre su superficie, como ese blini, la tengo que descartar.




2.- Tabla recogida de un contenedor usada por un pintor.

Siempre había sido un almacén vacío y parecía destinado a seguir así mucho tiempo, hasta que un día regresando a casa en coche desde mi asiento lo vi: "Caritas Chavicar" se instalaba allí y yo pasaba por delante todos los días!!
En estos sitios, se venden objetos que otra gente descarta, y también se reciben (yo suelo ir a dejar cosas de vez en cuando). Entré en aquel patio abierto y vi un gran contenedor a la derecha. Los contenedores pueden encerrar verdaderos tesoros, así que empecé por acercarme tímidamente hacia él y entonces la vi. Había un par de chicos y les pedí permiso. 
Me miraban con cara de ver un marciano - "puedo coger esta tabla"?

Encantadores me ayudaron a sacarla del contenedor y meterla en el maletero del coche. Me gusta porque tiene restos de pintura de unos tonos que me van perfectamente para lo que quiero. 





4.- Una tabla tapando un agujero en una ciudad.

Empiezo pidiendo perdón a los viandantes de aquella avenida, entre los que me incluyo, pero aquel sábado en que salí de compras y a ver escaparates, no pude sino mirar al suelo desde que abordé la calle desde su inicio. Una exposición de tablas maravillosas iban tapando el hueco dejado por la falta de tierra en la fila de arbolado urbano de la calle.

Me dí dos vueltas arriba y abajo para elegir la más bonita, aunque todas lo eran y dudé mucho. Ahora sólo quedaba buscar momento y compinche, porque eran de tamaño considerable. Elegí hacerlo con nocturnidad, y una vergüenza que de no ser porque pienso que en este momento no me está leyendo nadie, padecería ahora en con el mismo horror. Había llovido así que, por lo uno y por lo otro, fue una operación bastante penosa.

Os confieso que me han preguntado varios bloggers por privado donde podían encontrar una igual, con esos matices de musgo y esa tonalidad. Es maravillosa, valió la pena.







3. Mi segundo asalto al contenedor.

No demasiado tiempo después fui a llevar una caja llena de juegos y cachivaches de mis hijos al mismo lugar. Allí seguía aquel contenedor mágico y esta vez apoyado en su exterior un palet salpicoteado de manchas y pintura. Pedí ayuda de nuevo para hacerme con él al chico que andaba por allí, y como no me cabía tal cual en el coche, entró dentro de la nave y salió flanqueado por unos colegas suyos armados con martillos, y no recuerdo con qué más, en dirección hacia mí (la escena era de echar a correr si no fuera porque sabía que venían en son de paz). Se liaron a golpes con aquel palet y me lo dejaron "niquelado".




5.- Madera vetusta custodiada por perro guardián.

Si tuviera que irme a una isla desierta con tres cosas para hacer fotografía culinaria ( estoy escribiendo algo absurdo, pero para entendernos... ) elegiría un plato blanco, una cuchara del año de maricastaña y esta pieza que si algún día me deshago de ella es para subastarla en Sotheby's. Es mi pieza más valiosa a parte de por su bonitez, porque me jugué el tipo para hacerme con ella. 

Regreso a veces a casa por un atajo entre fincas y huertas, un camino asfaltado pero muy campestre. Un día me daré una chufa por que voy mirando izquierda y derecha por si veo algo interesante entre las pequeñas naves decadentes, viejas casuchas, y pequeñas fincas cercadas con alambres, trozos de chapa, en fin... muy bucólico.

Llevaba a Marta en el coche cuando reparé en un portón de un patio agujereado y parcheado con piezas de todo tipo de origen, entre ellas una madera muy fina y muy deteriorada, pero muy fotogénica, que cubría una pequeña parte y que consideré totalmente prescindible para preservar la seguridad del inmueble.

Detuve el coche, anochecía. 

Salí para ver si podía soltarla cuando me sobresalté con los ladridos de un perro furibundo que salió de la nada y emprendió carrera hacia mí. Me refugié en el coche. Vi que estaba atado. Marta estaba espantada.

No podía dar por perdida aquella joya, así que calculé si la distancia del perro que saltaba, como tratando de despegar hacia la luna retenido por una cadena, me daba margen para acercarme sin peligro y llevar la tabla a su sitio natural (mi casa). El que no arriesga no gana, y arriesgué.




6. Bandeja roñosa de horno Siemens.

Cuando cambie de horno, que estoy a un pelo de hacerlo, tengo muy claro que esta bandeja de aluminio se va al garaje con mis tablas, tableros, palets y demás juguetes.

He visto otros hornos pero con bandejas de color negro, así que ésta me parece en cierto modo especial. La uso mucho para presentar ingredientes, me gusta el aire industrial que trasmite. La sigo usando para cocinar. A veces la limpio a fondo para que quede más uniforme y clara, y otras temporadas hago la vista gorda y dejo que se vean esas manchas que luego dan mas volumen a la fotografía. A veces la he usado en vertical como fondo, por ejemplo AQUI.




7. La mesa de Hanbel de mi salón.

Pues resulta que se nos había quedado pequeña la mesa baja del salón. Muchas veces vienen amigos e improvisamos un picoteo informal sentados en el sofá. Tenía ganas de hacerme con una mesa bien grande, para poder sentar a 8 personas alrededor y tener espacio para platos, fuentes, velas, y demás parafernalia.
Así que un diciembre en el mercadillo de Hanbel la vi y pensé dos cosas:

- Qué buen tamaño.
- Pedazo de fotos que voy a hacer en esta mesa.

Efectivamente, es una de las superficies que más uso para fotografiar comida. No tengo que cargar con pesos desde el garaje, sólo mover, libros, ceniceros, revistas... La pobre va acusando con el tiempo todo ese trajín, pero yo soy de los que piensan que las casas hay que vivirlas y disfrutarlas y los muebles también. Y esta es mi manera de hacerlo.

Espero que os haya gustado este post "tablas, superficies y atrezzo para un blog de cocina", que en un principio había pensado titular "excentricidades de una blogger de gastronomía", porque amenazo con volver con más madera!



21 comentarios:

  1. JAjaj que identificada me siento, mis ojos cuando salgo siempre se dirigen a cubos de basura, rincones de masías antiguas, casas en obras...todas mis maderas han sido recogidas de lugares inhóspitos y seguiré en busca de ellas, El problema es que no se cuando pararé de ir adquiriendo maderas, sillas viejas, jajaj
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir tus trucos!
    Me reconocí a mi misma jaja..mi niña pequeña viene con migo y se atreve a coger las tablas o cajas de madera que veo tirados al lado de las naves del polígono industrial de mi ciudad..y las vuelve a dejar si no me gustan..pero mi hija mayor..se adelanta y dice que no me conoce jaja.
    Me encantan tus fotos, siempre les admiro.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas ideas en el que cada una de esas tablas que expone con alguna receta hacen vestir los platos de una manera diferente, le dan elegancia y vistosidad. Besos

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja!!! Ay, mi querida Bea, todos aquellos fieles seguidores de Tobegourmet nos sentimos súper identificados contigo!!! Mi marido jura que tengo el "síndrome de Diógenes", pero es que no puedo pasar por alto ciertos artículos (casi todos... jejeje!) By the way, fotos preciosas!! Besss!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que cuando paso por algún sitio donde veo cosas tiradas siempre pienso si encontraré alguna madera aprovechable, pero no he tenido la suerte que algunas si habéis tenido. Tu maderas me encantan, yo tengo unas que no las he utilizado aún porque las tengo que imprimir ya que son de papel y hay que enganchar en madera fina, son una pasada pero hay trabajo. Besotes guapa!

    ResponderEliminar
  6. jajajja Beatriz, me muero de risa, excepto lo del perro que me da pánico, mi ojo anda todo el día avizor a ver que hay por ahí. En casa de byPalmiría en Tapia está prohibidisimo tirar las pizarras sesentenarias que se caen del tejado con estas galernas, esas son mias!!! jijiji, la bomba!!!!! no vamos a comentar el origen de la gasa que pones a veces, jijij, eres un crack, bsssss querida

    ResponderEliminar
  7. Pues claro que nos sentimos identificadas contigo, jajaja! Has definido a la perfección cada una de las singulares situaciones en las que nos vemos envueltas en nuestra incesable búsqueda de la tabla-tesoro!
    Que divertido es leerlo de manos tuyas! Un besote, gracias por compartirlo y hacernos pasar un rato agradable!!

    ResponderEliminar
  8. En alguna ocasión seguro que hemos coincidido contigo en lo raritas que podemos ser recogiendo trastos como un trapero. Mi úlima vez fue recoger un tablón que también servía en una obra pública al lado del trabajo. Me escapé a la hora del café y justo aquel día vestía yo elegantemente de negro. Mal color para estos menesteres...total que tuve que hacer una "operación limpieza" forzada de vestuario para poder seguir trabajando de forma adecuada! Siempre voy mirando y regogiendo cachibaches. Ya veo que el síndrome de Diógenes nos da la mano a los blogueros! Petonets guapa y a seguir recogiendo tesoros y contandonoslo!

    ResponderEliminar
  9. me encanta, me encanta, me encanta!! allá voy hoy a por la bandeja del horno!!
    Besote y mil gracias, me has dado muchas ideas, el problema será tener sitio para guardarlas...

    ResponderEliminar
  10. Mi madre tenía la costumbre de ir mirando al lado de los contenedores los muebles viejos que dejaba la gente y en una ocasión recogió una cajonera, la pintó y la recicló quedando como nueva. A mi me daba vergüenza, puesto que no tenía ninguna necesidad, pero ahora me siento muy identificada con ella y con todos los que recolectamos cosas para las fotos, ayyy quien nos viera.... Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  11. Beatriz te aseguro que venir a visitarte hoy ha sido la mejor de las terapias. No llevo la tarde demasiado bien pero con esta entrada tuya has logrado que ahora mismo esté limpiándome las lagrimas de la risa ¡te lo prometo! Y no porque la entrada no me parezca útil y ni tus tablas preciosas sino por tus aventuras para hacerte con ellas. según lo ibas contando veía la situación en mi cabeza y te aseguro que los muchachos liados a martillazos con el palet y el ataque del perro rabioso me han hecho reir de lo lindo. Muchas gracias por alegrarme un día que estaba siendo muy gris. Mil besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, no sabes lo que me alegro! A veces esto de "cocinar y escribir para gente invisible", como yo suelo decir, genera grandes satisfacciones..... y hoy me la has dado tú.

      Eliminar
  12. como ya te dije en el face , me parto contigo eres la leche jajajaj ya te sueño con el perro jajajaja , de verdad yo tengo dos tablas i una mni tabla , ardo en deseos de hacerle la corte algún contenedor , pero aquí la gente quema la lenya para calentarse el culo asi no paga electricidad si es que son .... jajaja un abrazo enorme bea .

    ResponderEliminar
  13. Yo como solo tengo la caja de luces ya voy sobrado,pero si es asi como lo describes lo que realmente pasa en much@s blogers.
    Ya he votado por Victor,suerte se merece el premio.
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Jajaja, acabo de descubrir tu blog y me encuentro con este post taaaan divino!! Eres una artista del reciclaje, qué preciosidades de superficies :))
    Un abrazo, por aquí seguiremos!

    ResponderEliminar
  15. Me he reído un montón, porqué me he visto reflejada. Al fin, ¡alguien me comprende! Tengo en casa unas cajas de madera, de esas que los payeses recogen la fruta y la verdura, viejas, viejas, auténticas, auténticas que las cogí de al lado de un contendor. Pasé caminando y las vi, pero estaba lejos de casa y no podía con todas. Así que corriendo como si el diablo me siguiera fui a casa, cogí el coche y bajé a recogerlas. Cuando las metía en el maletero la gente que pasaba por la calle me miraba como diciendo: pero ¿Qué hace?...sentí un poco de vergüenza, pero las limpié, barnicé y una la tengo en el baño con las toallas dentro y otra en la cocina con mis tarros de cristal. Son tan bonitas...

    Un beso compañera "drapaire" que decimos en Catalunya, Joan Manuel Serrat tiene una canción que se titula "El Drapaire" muy bonita.

    ResponderEliminar
  16. Es un articulo Bridget...lo mires por donde lo mires!
    Me gusta tu madera que tan solo dejarías salir de casa para ir a Shoteby's...aunque la que tiene musgo...es preciosa!

    ResponderEliminar
  17. uuufff a mí me gustan todas, sobre todo la de Sotheby's y la del musgo... pero me las llevaría todas, bandeja roñosa incluída :P jaajaja
    besos

    ResponderEliminar
  18. Me siento totalmente identificada, salgo de casa y cerca tenemos un contenedor, siempre me paro a mirar por si encuentro algo, las maderas unos palets desmontados, encontrados cerca de unas obras y cuando voy a casa de una tía miro con deseo los objetos que tiene, quien los pillara, buen post y nos ha hecho reír un rato, porque todos estamos en el mismo barco, besos
    Sofia

    ResponderEliminar
  19. Magnífico post de tus maravillosas piezas de atrezzo bloguero!!!
    Envidia de tu valentía para hacerte con ellas ^-^

    ResponderEliminar
  20. Acabo de encontrar tu blog buscando consejos para mejorar las fotos del mio, ya que ando un poco perdida con el tema de la fotografia, y me he descojonado con las historietas jejejeje, por cierto!! si no te importa podrías darme algun consejo para mejorar mis fotos???

    www.Tartasconcaracter.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...