viernes, 27 de enero de 2017

Tarta de chocolate y crema de café. Receta.


Hace tiempo que quería hacer una tarta de moka, se trata de una tarta preciosa de Martha Stewart. Soy muy fan de sus tartas porque salen siempre perfectas y muy esponjosas. El caso es que tras las Navidades tenía intención de cuidarme un poco y eso no parecía muy compatible con hacer una tarta de moka, deliciosa e irresistible, hasta que se me ocurrió una buena manera de abordar el asunto.


Seguro que conocéis la máxima de “desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo”. Pues os traigo buenas noticias porque esta semana he leído que según un estudio de la Universidad de Harvard seguirla al pie de la letra no solo es lo más saludable sino que además ayuda a perder peso y mantenerlo.

Como podéis imaginar no me ha faltado tiempo para visualizar mi tarta de moka al lado de la taza del “desayuno”; un delicioso café y a mí misma haciéndolo como una reina, por la noche una ensalada ligera y solucionado.




Una vez tomada la decisión de ponerme finalmente manos a la obra con la famosa tarta confieso que tuve que tomar una decisión que no hubiera imaginado, como fue la de apartarme de la receta de mi idolatrada Martha Stewart en lo que se refiere a la crema de moka. 
Los que me leéis ya sabéis que soy muy purista con los ingredientes, que los cuido y les doy mucha importancia a la hora de elaborar mis recetas.

Soy de aceite de oliva virgen extra para los bizcochos y de buenos vinos para los guisos; los resultados son tan diferentes cuando mimamos todos estos detalles!




Así que cuando leí “ 2 tablespoons instant espresso powder” me dije a mi misma que nada de eso! Que mi tarta de moka se merecía un buen café para su crema, como si el café se lo fuera a ofrecer a mi mejor amiga en lugar de mezclarlo con el azúcar y la mantequilla.

De inmediato puse el punto de mira en mi cafetera de Nescafé Dolce Gusto con la que estoy feliz, porque el café en general gusta. De todos modos el chocolate me encanta y entre las "más de  35 variedades” de capsulas que tiene para elegir Nescafé Dolce Gusto está de la “Chococino” y la de “Chococino caramel” a las que me he aficionado verdaderamente.

Y os soplo una cosa que os va a interesar… existe la capsula de Nesquik! A los niños les encanta sentirse mayores usando la cafetera como mamá, y en casa somos precisamente de ese equipo…. que ya sabéis que como con el fútbol tenemos el equipo de los amantes de los grumitos y el de todo lo contrario. Pues a éste último pertenezco y me declaro aún miembro activo.


Sí, sé que pasarme al té me conviene más que lo anterior, es más para mi edad y tiene el asunto de los antioxidantes y eso, pero todo llegará y además también lo voy a poder hacer con la cafetera Movenza de Nescafé Dolce Gusto que es la cafetera que yo tengo, porque también hay cápsulas de té y de muchas otras variedades.


La verdad es que estoy feliz con ella desde que ha llegado a casa; por la versatilidad de la que os hablo, por su sencillez de uso, y por su diseño contemporáneo y bien estudiado; además recogida no parece un electrodoméstico sino un elemento decorativo en la cocina.


Y vamos con la receta, que como siempre me voy por las ramas y acabo hablando más de la cuenta.




Ingredientes para el bizcocho:

  • 300 g de azúcar.
  • 185 g de harina.
  • 60 g de cacao puro en polvo.
  • 2 cucharaditas de bicarbonato.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo.
  • 2 huevos L.
  • 2 cucharaditas de sal.
  • 200 ml de buttermilk. ( o de leche con un chorrito de limón )
  • 200 ml de agua templada.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • Un poco más de aceite para engrasar el molde.

Ingredientes para la crema de café:
  • 400 g de azúcar glas.
  • 300 g de mantequilla.
  • 80 ml de café ( yo el café Americano de Dolce Gusto )
  • Un par de onzas de chocolate 70%.

Preparación:
  1. En un bol mezclamos los ingredientes secos; la harina, el cacao, el azúcar, la levadura, la sal y el bicarbonato. 
  2. En un robot de cocina batimos los huevos, añadimos el buttermilk (lo podemos hacer nosotros añadiendo un chorrito de limón a un vaso de leche y esperando 5 minutos a que cuaje) y batimos de nuevo.
  3. Incorporamos un tercio de los ingredientes secos (harina, cacao, etc... ) y batimos.
  4. Añadimos el agua templada, el aceite, y la esencia de vainilla, batimos de nuevo y seguimos incorporando el resto de la mezcla de harina con cacao, azúcar, etc... y batiendo hasta finalizar.
  5. Engrasamos el molde con un poco de aceite y vertemos la mezcla.
  6. Horneamos durante 45 a 180º, o hasta que la aguja salga limpia.
  7. Preparamos la crema de café batiendo el azúcar con la mantequilla y cuando esté muy cremoso añadimos muy poco a poco el café hasta que esté incorporado totalmente y la crema tenga una apariencia lisa y uniforme. 
  8. Fundimos al microondas con cuidado de que no se quemen las onzas de chocolate y con ayuda de una cucharilla lo añadimos a la crema mientras seguimos batiendo hasta conseguir un tono tostado.
  9. Reservamos 2/3 partes en un bol y 1/3 parte en una manga pastelera para hacer la decoración de la tarta. Refrigeramos una media hora.
  10. Dividimos el bizcocho en dos capas y con la ayuda de una espátula extendemos una capa de crema sobre una de ellas. Cerramos con la otra y cubrimos toda la tarta.
  11. Con la manga y la boquilla 2B de Wilton trazamos varias líneas paralelas y a continuación dibujamos otras que se crucen con las anteriores como se ve en las imágenes.



A disfrutar! ya darle una vuelta al desayuno y hacerlo como una reina!

2 comentarios:

  1. la tarta me parece impresionante'' la decoración muy delicada y el refran estupendo.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...