martes, 25 de abril de 2017

5 consejos para hacer fotografía culinaria en cenital.


La fotografía culinaria en cenital es tendencia y salta a la vista en redes sociales como Instagram, ya sea para compartir los platos de un restaurante, nuestro desayuno lleno de arándanos, moras o tostas con rodajas de aguacate.... las recetas de los bloggers de cocina, o las promos de los influencers que casualmente dejan ver la esquina del envase de leche de soja, o lo que toque, en un escenario tan natural como lo es Pamela Anderson.

Hoy os voy a dejar cinco consejos para hacer fotografía culinaria, cosas a tener en cuenta, pequeños trucos e indicaciones que seguro o van a ser muy útiles y os ayudarán a mejorar vuestras tomas.
Al mismo tiempo aprovecho para anunciaros que abrimos el plazo para la inscripción en nuestro taller de fotografía y estilismo culinario Fotofoodies, la quinta edición en muy pocos meses! y eso es gracias a vosotros, a los alumnos que lo han realizado y nos recomiendan ( el valioso boca a boca), y a los que me seguís y queréis que os cuente el "cómo se hace" para evolucionar en vuestro estilo.

En el curso lo contamos todo con pelos y señales; por qué colocamos cada cosa en cada sitio y no en otro lugar, cómo hemos buscado la luz adecuada, dónde hemos conseguido los atrezzos, los parámetros más adecuados en disparo manual en cada ocasión. En este post tenéis 15 consejos generales pero hoy me voy a central en el disparo en cenital como un adelanto de otros muchos contenidos que tendréis disponibles en nuestro curso online, para el que sólo es necesario tener una cámara réflex que nos permita disparar en manual.

Vamos con los 5 consejos para hacer fotografía culinaria en cenital:

1.- El objetivo debe permanecer totalmente perpendicular a la escena. Si no lo está la fotografía es otra, cualquier mínima inclinación del objetivo repercute en la imagen obtenida. Un plato bajo un bol debería aparecer con el mismo contorno en todo su perímetro, y una bandeja rectangular debería aparecer rectangular y no trapezoidal. 


En la foto de abajo el borde negro es igual en todo el contorno del plato de zinc, esto no significa que sea obligatorio centrar siempre los elementos, hablamos de perspectiva, es decir de que si está en el centro, debería verse en el centro; igual que la lata de caviar.

Descentrar de forma intencionada al colocar los elementos puede quedar bonito, y así se deberá reflejar también en una foto en cenital.



2.- La apertura de diafragma debe de ser pequeña. Ya que en un escenario puede haber elementos de diferente altura. El borde de un vaso está más cerca del objetivo que el tenedor que reposa al lado del plato. Y si hay alimentos de diferente tamaño unos más altos y otros más bajos nos sucede lo mimo. Las aperturas de diafragma como f 5,6, o menores, es decir con diafragma más cerrado ( f 6,3 ó f 8) son las más apropiadas. Ello nos garantiza mayor profundidad de campo o lo que es lo mismo mayor distancia en la que los elementos aparecen nítidos. 

En la foto de arriba el plato con el hielo está subido a un stand cake o pie de tarta negro, podéis verlo el post de la receta de blinis.
En la foto de abajo el pan está más alto que los higos, y el cesto de la mermelada es aun más alto que el pan. En la receta de estas tostadas de dieta podéis ver más variantes de fotos en cenital.




3.- Evitar figuras geométricas imaginarias. Cuando vemos fotografías cenitales con muchos elementos; cubiertos, ingredientes repartidos por toda la escena... tenemos que pensar que todos y cada uno de ellos ocupan un lugar previamente escogido y pensado y que pocas cosas se dejan al azar a la hora de introducir objetos en la imagen. Por ejemplo  en la foto de abajo, se ha evitado que las cestillas de masa filo, que son cuatro, formen entre sí un cuadrado, o que tres de ellas formen un triángulo equilátero entre sí.
Lo contrario no sólo resulta anti natural y anti estético, sino que distrae el ojo del espectador ya que estas formas tan reconocibles tienen gran poder de atracción visual, crean sensación de confusión y llaman la atención por encima del elemento o escena protagonista.
Podéis ver más variaciones sobre esta misma idea en el post de sardinillas en pasta filo.

Ah! y a la hora de introducir los elementos mejor de menos a más, poco a poco, de lo general a lo más concreto. En el post como aprender fotografía culinaria paso a paso, puedes ver la misma foto en tres fases y comprobar como partiendo de algo muy básico se puede evolucionar a un escenario más complicado.




4.- Utiliza los utensilios para apuntar a los objetos que quieres resaltar. La presencia de cucharas, cuchillos y otros utensilios alargados de cocina pueden cumplir la función, a la hora de componer una escena, de señalar hacia otros objetos que queremos destacar y dar protagonismo o potenciar dentro de la imagen. Observa cómo lo hacen en las fotografías de abajo; con el bol del helado, con las tartaletas, y en la última foto del post con las olivas.





Las flores también nos pueden servir para apuntar, rodear, subrayar.... 



En esta fotografía se ha evitado además, como comentábamos antes, que las tartaletas y los huevos formen triángulos perfectos entre sí.


5.- Mejor cortar que forzar. Si algo no entra de forma natural en la escena, no pasa nada por dejarlo parcialmente fuera, siempre será mejor que encajarlo de manera forzada de modo que apenas quede espacio o aire al su alrededor.

Un plato asomado por un borde insinua el contenido de una forma que puede ser tan poderosa y atractiva como si se situara en el centro de la escena.




Si quieres seguir aprendiendo sobre fotografía culinaria, estilismo y composición, reserva tu plaza mediante un correo a beatriz.tobegourmet@gmail.com, empezamos el día 15 de mayo y me encantaría contar contigo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...