miércoles, 24 de julio de 2013

Sfenjs #cocinacallejera en Argel. Receta.



No soy nada aventurera. Prefiero América a Asia; lo occidental a lo oriental, la civilización a la naturaleza en estado puro. 

Australia antes que Africa.

Supongo que como toda regla fija lo anterior tiene una excepción. El desierto ejerce sobre mí una fuerte atracción; desde que leí "El Principito" ...... hasta que encontré a "mi príncipe azul" hará unos 17 años.




Solía hablarme mucho de Argelia y del desierto. Cuando le conocí acababa de pasar un año trabajando en la embajada de España en Argel; fue una experiencia que nunca olvidó y que para él supuso sin duda un antes y un después.

No le fue difícil adaptarse a las costumbres y al modo de vida argelino y, en cuanto tuvo la ocasión, emprendió un viaje de cinco días a lo más profundo de aquel país hasta alcanzar prácticamente la frontera con Libia. Durmiendo "à la belle étoile", viviendo con lo puesto y comiendo lo que preparaban sobre la arena Toumami y Moulay; cocinero y guía de la expedición.




No soy demasiado amiga de la comida callejera, he de confesar, así que me ha parecido todo un reto unirme a la propuesta de Juana Lizcano de La cocina de Babel, y preparar una receta que se coma "a pie de calle". Como ella dice.... "esas comidas callejeras que nos gustan tanto, o que en el transcurso de un viaje nos llamaron la atención".

Me siento incapaz de reproducir lo que mi intrépido "príncipe del desierto" se llevó a la boca en las dunas de Tassili N'Ajjer.... entre otras cosas... un pan cocinado bajo la arena.

Pero en mi búsqueda de comida callejera para La cocina de Babel he conseguido dar con algo que me encaja como anillo al dedo y no tanto por su forma, que también, sino por que es ese tipo de cosas que no me importa comer a pie de calle sin remilgos ni problemas.

Y de paso.... hacer un guiño a esa Argelia que nunca llegué a visitar, por circunstancias de la vida, y de la que tanto he oído hablar.




Se trata de los Sfenjs; una especie de donuts, churros, donas, buñuelos, pan dulce.... no sabría muy bien como describirlo. Son típicos de Marruecos, Argelia y Túnez; cuyo desierto si pisé..... Douz.

Viajar a Argelia resultaba complicado. En el año 1993 se vivía bajo el toque de queda, y cuando empezaron a atentar contra extranjeros... "mi intrépido" fue exhortado a abandonar el país de forma precipitada; prácticamente con lo que llevaba puesto y alguna cosa que pudo traerse... como esta pieza de cerámica, alguna alfombra, y poco más.




Sfenj procede de la palabra árabe "isfenj" que significa esponja, la jota se pronuncia como el "j" francés o la jota en catalán. Se trata de un tentempié redondo y dulce que se puede conseguir en los puestos de comida (hanout) en las ciudades. Se espolvorean con azúcar o también se toman bañados en miel caliente.

Los Sfenjyas, que son los que preparan los Sfenjs, hacen la masa de víspera para que tenga tiempo de levar y estar preparada para ser vendida en el puesto la mañana siguiente. De uno en uno, o unidos por una cuerda vegetal hecha de hojas de palmera.




Ingredientes:

- 500 cc de Harina (yo Santa Rita).
- 250 cc de agua tibia.
- 1 cucharada de azúcar.
- 15 g de levadura fresca.
- 1 cucharada de sal.
- Aove para freir.

- Azúcar para espolvorear.
- Miel templada o agua de azahar (opcional).






Preparación:

Deshacemos la levadura en el agua templada, incorporamos el azúcar, la sal y finalmente la harina y bien a mano, o con la Thermomix ( vaso cerrado, vel. espiga) amasamos durante 10 minutos, hasta obtener una masa homogénea y que se pega ligeramente a los dedos. 






Si observamos que está excesivamente firme añadimos un poco más de agua y seguimos amasando. La textura ha de ser algo más blanda que la de la masa de pan u otras masas similares. 

Dejamos levar como mínimo dos horas; hasta que doble su volumen. Cogemos bolas pequeñas de masa y con el dedo hacemos un agujero en el medio y las vamos friendo en aceite muy caliente.

Si es necesario, nos untaremos las manos de aceite para que no se nos pegue la masa a la hora de manejarla. 

El resultado es éste:




Los podemos espolvorear con azúcar, que es como a mí me gusta, pero en Argelia y Marruecos también los suelen preparar bañados en miel templada, o en agua de azahar.

De cualquiera de las formas son deliciosos. En casa los podemos hacer para desayunar o para acompañar un café como merienda.

Con las cantidades indicadas salen unos seis Sfenjs del tamaño de un donuts.




El Sfenj es crujiente por fuera y esponjoso por dentro. 

No es en absoluto aceitoso como lo pudieran ser los churros, con los que se les compara en Marruecos, donde los toman para desayunar. Ni tan dulce como los buñuelos o los donuts. Es una de las delicias de la cocina de calle argelina.

Yo lo describiría como un pan para golosos, un riquísimo bollito con forma de pequeño aro para comer sin acompañar.... uno detrás de otro, sin parar!






Beatriz Tobegourmet.



NOTA:  REGRESAMOS EL 9 DE SEPTIEMBRE.


25 comentarios:

  1. Estupenda receta...no hay como viajar a través de la gastronomía! Me encanta la historia de tu "principe azul"...que romántico....jajajaja
    Petons Beatriz...y a ver si me animo con la receta...!

    ResponderEliminar
  2. precioso post Bea, yo los probé en Marruecos me encantan, Juana ha hecho un reto maravilloso, me ha encantado, bss

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy bonita Beatriz!! Lástima que no hayas podido visitar la Argel de tu intrépido principe...

    La receta me encanta, además la probé en Marruecos, sin siquiera saber como se llamaban, así que doy fe que son muy buenos!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Te quedaron fabulosos y me gusta mucho el aspecto rústico que tienen, deben ser una auténtica delicia!!!
    Me pasa lo mismo, no soy nada callejera y no me gustan nada los picnics ni campestres ni playeros...El campo más de 2 días me aburre, ¿ Qué le vamos a hacer? Yo prefiero la ciudad y cuanto más " europea" y cosmopolita mejor...
    Del desierto, mejor ni hablamos...

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado tu post de hoy. Gracias por enseñarnos esta receta llegada del desierto ;)

    htpp://tarragonain.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  6. Como siempre con tus historias consigues imprimir personalidad propia a todo. Me has trasladado a las dunas del desierto, a historias de la embajada.. con tu principe azul.

    La receta me ha encantado, ya sabes que yo soy muy panera... pero además la ambientación de la receta es de 10. Bstos

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu história. Tampoco he estado en Argel, de hecho en África solo he estado en Túnez, en la típica parada del crucero por el Mediterráneo que hicimos hace unos años. El desierto tiene aquella aura romántica, no crees? A lo "Paciente Inglés"
    Tu receta estupenda
    Besos
    PD. Tu hija guapísima

    ResponderEliminar
  8. Muy buena entrada, los Sfenjs te han quedado de lujo y la primera fotografía me ha encantado, sobre todo ese tablero que ya lo quisieran muchos ;).

    ResponderEliminar
  9. Una maravilla, como siempre.. pero y perdóname que cada uno a lo suyo... A parte de la receta que como siempre lo bordas, del Principe, muy majo y mu guapo, (como decía mi abuelita) Dios te lo conserve toda la vida. Yo me he quedado prendada del color de la arena. Qué le voy a hacer, soy así de friki hija. Los Sfenjs no los he probado nunca. Pero para eso estás tú, para mostrarnos las cosas fantásticas que vas encontrandote. Gracias Beatriz.

    ResponderEliminar
  10. Beatriz preciosa!!..tu post es maravilloso!!!...me hace gracia lo que cuentas de que no eres nada aventurera ;)..la verdad es que yo creo que a ti si te gusta la aventura, pero la cosmopolita :)..nada de vivir en chozas en medio del desierto y cosas así ;)..yo la verdad es que con tal de viajar me meto donde haga falta..aunque mi marido y yo siempre nos reímos porque a pesar de eso, al caer la noche necesitamos un hotel digno, un restaurante rico y a ser posible con un buen vino ;)
    Tus Sfenjs me entusiasman...ya te comenté que estuve a punto de hacerlos para el blog porque adoro las masas en todas sus vertientes :)..desde luego, ahora no dudaré en hacerlos...tal vez me ponga cuando acabe con mi paseo callejero de hoy!!!!
    Tú marido debió vivir momentos bellísimos y es una suerte que conozca tan bien Argelia..anímate..seguro que ahí podéis encontrar un lindo hotel y de paso vivir la vida salvaje!!!!! :)
    miles de gracias, de besos y de cariños preciosa!!! <3

    ResponderEliminar
  11. Ummmmm!!!!1
    Que buena pinta tiene Beatriz!!!
    Seguro que están buenísimos!!
    <3<3<3<3<3

    ResponderEliminar
  12. Gracias por compartir!!! tienes unas manos de oro:)

    ResponderEliminar
  13. Veo que no soy la única que deja la receta del concurso para el último día.
    Ahora solo queda ver tranquilamente todas las propuestas de nuestra #cocinacallejera.
    besos,

    ResponderEliminar
  14. Qué más añadir a lo dicho? Fantástico post. La descripción de la experiencia de tu costilla por Argelia, el modo de introducirte, las fotos, lo bueno y espeonjoso que se presiente el bollo,c asi tan tierno como la niña que lo prueba tímidamente...
    Geniales.... los Sfenjs yo también estoy deseando probarlos!!!!

    ResponderEliminar
  15. Beatriz, ¡lo que me han gustado tus sfenjs! Ya me imagino lo interesante que se ha de poner tu marido contándote tus experiencias por tierras argelinas. En ese juego que nos traíamos a mano por facebook para intentar adivinar el país del que sería tu comida callejera, ya sabía yo que tú no eras muy de comida étnica, pero ha tenido tirón el lado oriental, vaya.

    Y aunque ha sido interesante ver el porte de tu marido en plan de lo más argelino, lo que más me ha gustado ha sido la foto de Marta. ¡Mira que es guapa! :))

    Mucha suerte en el concurso.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  16. Nunca había oido hablar de estos Sfenjs, tienen una pinta estupenda!! Y qué bonita la historia de tu principe!!

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Que complicado nos lo ha puesto Juana, todavía no se a quien votar, pero me apunto la receta de los sfenj, tarde o temprano los voy a hacer.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  18. Gran receta, preciosa historia y maginíficas fotografías
    Beso

    ResponderEliminar
  19. esto no me lo pierdo yo!! qué pintaza.. a las peques les encantarán para desayunar..

    un besote

    ResponderEliminar
  20. Puff!! Aqui vengo yo con mi retraso a comentar las entradas antiguas. Lo primero, nunca se me hubiera olvidado esta historia si me la hubieses contado, pero me ha parecido alucinante. Las fotos son geniales, y todavia es mejor la receta. Un besazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola, acabo de descubrir tu blog y me ha encantado, así que me quedo por aquí para no perderme nada.Te invito a conocer el mío cuando quieras. http://lasrecetasdenessa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  22. Qué buena pinta tiene, incluso más que los donuts tradicionales de por aquí.
    Pena que haya sitios tan hermosos pero a la vez peligrosos porque hay muchos sitios a los que iría pero me da miedo por eso, por si me pasase algo jaja

    Y espero que ya vuelva la "nueva temporada"! que se te echa de menos por los blogs.

    Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...