viernes, 19 de julio de 2013

Tarta de limón y queso crema. Receta.



Si, he encendido el horno. Que nadie se lleve las manos a la cabeza; sólo fueron 45 minutos, y visto lo visto no ha sido para tanto. A cambio esta deliciosa tarta de limón y queso crema. 

No dudo que en verano lo que apetece son los helados, y eso de contribuir a elevar la temperatura en casa no parece muy cabal, sin embargo es una época en que también recibimos más en casa, al menos nosotros, y una tarta o pastel como postre siempre es muy bienvenido.





Mi suegra hacía una tarta de limón exquisita que nada tiene que ver con ésta. Era otra idea; llevaba merengue horneado por encima y base de galleta. Nos gustaba tanto que no dejábamos de darle las gracias y halagar el exquisito postre una y otra vez hasta que, muy detallista ella, empezó a hacerla un domingo tras otro, sin tregua. 

Llegó un momento en que la visión de la maravillosa tarta de limón comenzó a tornarse en pesadilla. Por aquel entonces comíamos todos los domingos en su casa. Los sábados tocaba hacerlo en la mía.




Cuando veíamos la temida aparición cítrica, mi marido y yo nos mirábamos con cara de cordero degollado. Había que detener el círculo!! 

Con grandes dosis de diplomacia, pues se contaban por cientos los domingos limoneros, un día nos armamos de valor y le desmontamos el mito de la tarta de limón.

Mi suegra reaccionó como si nada, pero nunca más la volvimos a catar. Discreta y eficaz ella.




He de confesar que hasta hoy no había vuelto a hacer un postre de crema y limón, pero dos han sido los resortes que recientemente han conseguido rescatar de mi recuerdo los mejores momentos de aquel postre de domingo, y devolver a mi conciencia la necesidad de cocinar algo dulce con intenso sabor a limón.

A saber: La tartaleta de Embassy en Madrid y la de limón con merengue de Globus en Ginebra. La primera me dejó verdaderamente impactada, y la segunda acabó por despertar mi "instinto tarta de limón" que permanecía en of desde que nos decidimos declarar objetores de la sempiterna de mi suegra.




Ya estaba tardando demasiado así que aprovechando la crema de mis cerezas rellenas, me inventé la tarta de limón y queso crema. Que se hace de la siguiente manera:


Ingredientes:

- 4 huevos L.
- 8 cucharadas de azúcar.
- 6 cucharadas de harina.
- 1 cucharadita de levadura química.

- 4 yemas de huevo 
- 70 cc de zumo de limón.
- 100 g de azúcar.
- 100 g de mantequilla.

- 200 cc de nata 35% mg.
- 200 g de queso tipo Philadelphia.
- Azúcar a gusto.


Preparación:

Tomamos los 4 huevos y separamos yemas de claras. Montamos éstas a punto de nieve y añadimos posteriormente las yemas, incorporamos el azúcar y removemos con unas varillas hasta integrar. Por último agregamos la harina, con la levadura y en varias veces, batiendo suavemente hasta tener una mezcla homogénea.

La vertemos en un molde engrasado con un poco de aceite o mantequilla y la llevamos al horno a 180º durante unos 45 minutos. Yo he utilizado un molde de 15 cm de diámetro, más alto que ancho. Me encanta ese formato.




Conviene tener previamente preparada la crema de limón o lemon curd, pues ha de enfriarse lo suficientemente como para adquirir la textura idónea para rellenar la tarta. 

Nunca hasta hoy había hecho lemon curd, así que, tras rebuscar por ese lugar donde tan bien me desenvuelvo que es la red, topé con la que tenía aspecto de parecer la mejor conseguida o más original. Sin embargo en casa todos la encontramos excesivamente ácida, por tanto he modificado un poco las cantidades para que resulte más suave.

Para hacer el lemon curd solo hay que mezclar las yemas con el azúcar hasta blanquear, añadir el zumo de limón y cocer unos diez minutos para, finalmente, agregar la mantequilla poco a poco, ya fuera del fuego, hasta que se integre. Luego dejar reposar.

Dividimos en capas la tarta y rellenamos, luego la cubrimos con la nata montada mezclada con el queso y el azúcar. Ya os dije que para montar la nata es mejor que ésta esté muy fría, lo demás no tiene más misterio.

Y voilà.... mi reconciliación con la tarta de limón!



20 comentarios:

  1. Visualmente es una preciosidad!Como me gustaría catarla!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la historia de la tarta de limón de tu suegra Virginia!
    En casa nos pasa algo parecido con un pastel salado que hace la mía, pero parece que ya estamos empezando a convencerla que no hace falta comerlo cada domingo, jajaja!!!

    Me parece a mí que esta tarta de limón ha merecido la pena el rato de horno, la verdad, porqué tiene una pinta espectacular!

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. jajaja, muy buena la historia (pobre suegra).
    La espera a que enfriara mereció la pena, te ha quedado una tarta preciosa y seguro que buenísima!!
    La tartaleta de limón de globus la he probado y es deliciosa!! yo soy muy fan de las tartas de limón.
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  4. Impresionante esta tarta, realmente preciosa y el sabor seguro que es buenísimo!! besos.

    ResponderEliminar
  5. La tarta chulísima, me ha gustado mucho y creo que en casa este verano cae. Estos días no porque media familia está fuera y al final, como me conozco, sé que pasaría a formar parte de mi cintura...porque yo ante una tarta de limón es dificil que me resista.

    Me he tronchado de la risa imaginando la cara de Victor y tuya al ver llegar de nuevo la tarta de limón de los domingos... ¡anécdotas al poder!

    Y no sabes lo que me alegra que Embassy y Globus te hayan devuelto al mundo de los fans de las tartas de limón...Lo has puesto tan tentador que me dan ganas de ir a Ginebra sólo para probarla!...¡Ya la tengo en el punto de mira!. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  6. Haces unas cosas preciosas Beatriz!!! y tienen que estar de escándalo!! Bss

    ResponderEliminar
  7. Pero qué bonita, parece un pastel de boda tan blanco y con esas florecillas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Yo soy muy muy fan de la tarta de limón, y si me dejaran estaría todo el tiempo en ello. pero claro, es eso, lo mucho agota.
    Te ha quedado super cuca, parece una tartita e boda, jajaja.
    Me apunto tu reeta para mi sección de "tartas de limón" jajajaja.
    Un saludín! :D

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado la história y que te hayan vuelto las ganas de tarta de limón. Cuando una cosa es buena y lo dices el peligro que corremos es que se vuelva algo repetitivo y al final lo acabas aborreciendo. A veces pienso que nos va a pasara a nosotros con el pastel de queso que es el rey de casa. de momento lo que llevamos de verano no lo he hecho y he optado por diferentes helados. esta tarta tuya me apetece mucho y vale el sacrificio de los 45 minutos
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Ay, las suegras!!! Se lo toman todo al pie de la letra...Ja, ja...
    Has elaborado un precioso pastel de limón, elegante, fresco y de lo más apetecible!!!
    Yo no me asusto de que hayas encendido el horno. ¿Para qué está el aire acondicionado? Imposible vivir sin repostería casera 3 meses...
    Para mí sería una tortura vivir a base de ensaladas y sin asados, bizcochos y buenos pasteles y guisos caseros...Ni hablar!!!

    ResponderEliminar
  11. fantástica reconciliación. es difícil calcular una cantidad de azúcar a añadir en el lemmon curd, ya que depende de la acidez de los limones, de la época del año y del gusto de cada uno, me pasó lo mismo. esta tarta la hacía mi madre pero napaba con la misma crema. Creo que bañaba un poco el bizcocho con almíbar por si acaso estaba un poco seco, le preguntaré, bsss

    ResponderEliminar
  12. Impresionante...yo amo los cítricos...y esta tarta me parece genial!!!!
    Además de preciosa con el toque flores!

    ResponderEliminar
  13. Me encanto la historia de la suegra ya la tarta!!
    No se a ella pero a ti te quedo espectacular!!Ole!

    ResponderEliminar
  14. venga que las suegras nos alegran la vida...
    Una tarta divina y con un acabado sublime¡¡
    Buen verano Beatriz nos vemos en septiembre
    Bss

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que ya en sí pinta rico, pero las fotografías me han encantado... super bonita, la presentación, el corte... me la apunto a ver si me animo un día de estos que a mí el limón es lo que más me gusta!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. Pues mira que buena manera de reconciliarte con la tarta de limón, oye...que no se me ocurre otra mejor. Es que yo no he probado la tartaleta de Embassy ni he estado en Ginebra :(

    Sea como fuere, me da que tu tarta poco tiene que envidiar a esas dos delicias que citas en tu entrada y que posiblemente tampoco a la de tu suegra. Le habrás guardado un trozo ¿no?

    A mi el limón en los postres me entusiasma. Creo que no lo cambiaría por otros sabores. Es lo más.

    Bss

    ResponderEliminar
  17. Uys, cómo me suena esta historia de la sempiterna tarta de limón de tu suegra al arroz con bogavante de la mía. Todo empezó cuando un día yo hice arroz con bogavante en casa. Gustó tanto, que mi suegra se dijo que iba a hacerlo un día. Y lo hizo uno. Y luego otro. Y a partir de ahí, tooooooodos los fines de semana que íbamos a comer a casa de mi suegra, corrían las apuestas entre mi marido y yo: "¿Qué te apuestas a que hay arroz con bogavante?" Y al final, ganábamos los dos. Un día, la niña, pendiente de esta conversación, le soltó a mi suegra el comentario de que nosotros decíamos que siempre que íbamos a su casa había arroz con bogavante para comer. Esa escena era de "¡tierra trágame! ¡glup!". Mi suegra siempre la ponía poniendo como excusa que "como le gustaba tanto a la niñaaaaa". Y la verdad es que a partir de aquel comentario tan desafortunado, el arroz con bogavante ha vuelto a caer en contadas ocasiones.

    No sé cómo sería ni la tarta de tu suegra ni las dos que mencionas, pero desde luego la tuya, tal cual nos la presentas a nosotros, es digna de lucir en un escaparate, y mucho me temo que da la talla con las de tan renombrados lugares.

    Un beso y feliz finde!

    ResponderEliminar
  18. Beatriz, tendrás que convencerme. Yo sigo pensando en Embassy como una experiencia única. Vaya momentazo ese de los domingos en casa de los suegros (me temo que todos tenemos algo similar: el mío, con cordero asado). A ver si me animo a hacer una receta de este tipo. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Mira que me lo paso bien leyendote, no siempre tengo tiempo de comentar,lo siento.
    La tarta se ve exquisita , sabes, me gusta que eres sincera a la hora de comentar lo que te gusta y lo que te sale mejor o lo que modificarías, lo digo por el lemon curd.
    No todo el mundo dice en realidad como salen las cosas o si hay que modificar algo.
    Todos vemos fotos increíbles en la red y como en masterchef una cosa es ver el resultado final del plato y otra como sabe,por eso me gusta tu blog, se que puedo confiar en tí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. hola espero tambien la receta de la tarta de tu suegra la mia hace varios postres que me encantan

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...