miércoles, 28 de diciembre de 2016

Fotografía culinaria: 15 consejos para fotografiar comida.


Mi post sobre los diez mejores regalos que publico cada año se ha convertido en todo un clásico. En esta ocasión os hablaba de nuestro curso de fotografía y estilismo culinario para foodies, bloggers,  o simplemente  aficionados y amantes de la fotografía que quieran progresar en esta disciplina que es la fotografía gastronómica.

Regalar experiencias se ha puesto de moda, pero es importante mantener el momento mágico de "desenvolver", de palpar y tocar algo físico y material, y por eso hemos encargado a una diseñadora de nuestra confianza estos preciosos tarjetones que son la materialización de nuestro curso online Fotofoodies que dará comienzo el próximo 30 de enero y que hoy os quería enseñar.

La idea era recrear el momento de abrir la chocolatina y encontrar el papel dorado que abre las puertas de la fábrica de chocolate de Willy Wonka. Una fábrica en este caso de ideas, trucos y consejos. Poder ver cómo se crean las fotografías de nuestro blog, desde el primer momento, cuando sobre la superficie aun no hay a apenas un paño o un plato vacío.



Será un paseo por diferentes estancias... la de la inspiración en la que nacen las ideas, la que contiene todos los posibles recursos y atrezzos, la de los trucos de magia, la otra, y la de más allá...

Quiero que todo aquel que visite nuestra fábrica virtual salga observando la realidad con otra mirada, en formato 2x3, encuadrando de forma inconsciente las escenas cotidianas, buscando la belleza y la perspectiva más brillante de las cosas, encontrando la luz allá donde se esconde...

Y como no todos podrán conseguir esta vez el "pase", porque la visita es para muy pocas personas, quiero compartir con vosotros con unos pequeños consejos, trucos, pistas o ideas que os despierten la ilusión por mejorar vuestras fotografías de platos y comida.

1.- Elige la luz natural, prueba con diferentes ventanas, a diferentes horas. No te quedes con la primera opción, ni con la más cómoda sino con la mejor.

2.- Modela la luz.... sube persianas, o bájalas!! corre o descorre cortinas.... y si no las tienes invéntalas si las necesitas para suavizar un contraluz que marque bonitos perfiles.

3.- No tires de ISO para ganar luz, baja la velocidad, bájala mucho y ayúdale de un trípode y de un disparador automático para asegurarte un resultado sin trepidaciones.

4.- Controla los reflejos no los dejes al azar. Puedes usar para para ello "papel pluma blanco o negro". Vigila copas, botellas, acero... 

5.-  Controla la gama de colores que aparecen en tu fotografía. Viste la escena como si te estuvieras vistiendo tú. Que los tonos combinen, que no haya estridencias. Usa el color también para transmitir sensaciones. Ante la duda mejor dos colores y punto.

6.- Deja la comida para el final, primero planifica la escena o escenas con el plato vacío. Tómate tu tiempo, haz diferentes variaciones como ves en estas fotos que ilustran el post. Mueve las cosas de sitio. Mira a través del visor..... la imagen se ve distinta limitada por el encuadre. Desplaza el encuadre, haz pruebas, hasta estar convencido. Dispara y piensa si es ese el resultado que quieres conseguir.

7.- La foto no la hace la cámara, la foto la haces tú. He visto composiciones maravillosas hechas con un teléfono móvil y auténticos despropósitos con la mejor cámara del mundo. Por eso interésate por las reglas de composición, "mira" mucha fotografía e "identifícalas" en ella. Este ejercicio es tan valioso como el famoso consejo "practica, practica, practica..."




8.- Da vida a lo inerte. Hay muchos recursos para aportar vida y calor a un trozo bizcocho, a una galleta, a un vaso con un zumo de fruta. Ramas y flores que aun respiran, el paño con el que la repostera se ha secado las manos, el tenedor con el que lo vamos a cortar, o la gota que arrolla por el vaso del sorbo que acabamos de tomar. Las posibilidades son infinitas. De nuevo.... observa, anota y aplica.

9.- El paso por maquillaje. Una pequeña ayuda siempre viene bien, Por muy flamante que haya salido el pollo del horno, al cabo de veinte minutos de sesión fotográfica se ha transformado seguro y necesita igual que tú el "rímel waterproof". Ten a tu lado siempre que fotografíes caliente un pequeño bol con aceite y una brocha de silicona. Pincela la comida! y mira como resucita.

10.- Las líneas en fotografía. Supone todo un módulo en nuestro curso online. En todas las fotografías hay líneas horizontales, lineas verticales, diagonales y curvas. Tampoco estas están dejadas al azar. Por el momento controla las que veas a través del visor, si no son perpendiculares o paralelas a los bordes que sea porque tú lo has decidido así, y en la inclinación y grado que has considerado oportuno. Las diferentes líneas producen sensaciones, lo sabías?

11.- En exterior huye del sol y busca la sombra, allí donde la iluminación es más uniforme. Con las sombras y los rayos de sol se pueden conseguir efectos bonitos, pero mejor dejar eso para cuando tengamos el tema muy dominado y nos apetezca arriesgar.

12.- En situaciones complicadas elige quedarte corto de luz. Hablamos de imágenes con fuertes contrastes; zonas muy iluminadas coexisten con zonas muy oscuras. Con el revelado de raw se puede rescatar información de las zonas algo oscuras, pero cuando en la fotografía hay partes excesivamente claras no sucede lo mismo y puede haber detalles que de pierdan definitivamente.

13.- Si vas a fotografiar en cenital y en frontal empieza por lo primero si vas contra reloj y la luz va decayendo.
Para las tomas cenitales necesitas aperturas de diafragma más pequeñas que suponen rebajar la entrada de luz en la cámara por lo que es mejor no apurar y hacerlas las primeras. Con las tomas frontales no hay tanto problema en los momentos en que la luz natural, por la hora, empieza a escasear. En fotografía culinaria es habitual optar por aperturas grandes de diafragma para conseguir bonitos desenfoques y con éstas maximizamos la luz a tope. 

14.- Toma distancia. Hay cierta tendencia en fotografías tomadas en restaurantes para Instagram por echarse literalmente encima del plato. No se deja aire alrededor con lo que la sensación de agobio es evidente, la toma además aparece distorsionada lo cual no resulta nada estético. Aléjate y después mete zoom encuadrando con la cabeza y no con el estómago. 

15.- Busca siempre un momento tranquilo para hacer tu sesión de fotografías, las prisas desconcentran e impiden la evolución natural que se produce cuando se fotografía un bodegón. Normalmente se parte de un esquema básico con pocos elementos y luego se va completando hasta llegar a la escena final. Es decir, se va de menos a más. Esto requiere tiempo y tranquilidad. 




* Si estás interesado en regalar nuestro curso online contáctanos por mail, solicitando te enviemos la tarjeta regalo, en la siguiente dirección: beatriz.tobegourmet@gmail.com.

Si quieres que recibirla a tiempo para Reyes habrás de hacerlo antes de fin de año.

2 comentarios:

  1. Qué bien viene recordar los conceptos básicos. A mí también me gusta ir fotografiando lo que preparo en la cocina, aunque aún no me he lanzado a abrir un blog.
    En cualquier caso, me ha gustado mucho el consejo 14 para dejar aire a la foto que respire... a veces nos pasamos :)
    Besos y enhorabuena por el blog!

    ResponderEliminar
  2. Buenos días,

    Gracias por estos consejos, a mi me gusta también mucho el numero 14, así como el 9 (el maquillaje para resucitar la comida) y el 10 sobre las lineas de la imagen. Espero mejora mis fotografías para las próximas recetas!

    Un beso y suerte con el blog :)

    Valérie

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...