martes, 24 de mayo de 2016

La auténtica receta de empanada asturiana.


Me lo he pensado muy bien antes dar nombre a este post. Sé que se trata de una afirmación muy rotunda y absoluta pero ha sido el primer título que me ha venido a la cabeza cuando me he sentado a escribir.

Mi abuela la hacía, y mi madre y yo después. Así la hemos conocido desde siempre, y así sabía, así olía y así crujía la primera vez que me la llevé a la boca, bien pequeña, en el "prao" de La Felguera, en Asturias en las fiestas de San Pedro que siguen siendo en el mes de junio, cuando todo lo bueno empieza como las vacaciones de verano...
Y en Rodiles, aderezada seguramente con algo de arena de esa bella playa rodeada de majestuosos eucaliptos.

Así que por qué no! Esta es la auténtica receta de empanada asturiana que se ha comido en mi pueblo, en mi Asturias natal, y en mi casa de toda la vida.



Asocio desde siempre la empanada a comer en el campo o en la playa, jamás en casa. Y por eso la empecé a preparar cuando tuve hijos, para que la llevaran a sus excursiones. 
Y también los días en que ibámos todos juntos al campo, o a pasar el domingo tumbados al sol entrando y saliendo a carrera del agua, como cuando mis padres nos llevaban a Hendaya. Lo que me gusta esa playa al sur de Francia! muy cerca de mi San Sebastián del alma, por quien me dejé adoptar a la edad de ocho años.



Lo cierto es que no imagino un alimento más completo que se pueda llevar puesto. Vegetales, proteínas, hidratos de carbono.... todo el uno y hecho en casa!

En esta receta la masa es la clave. Anotadla bien, es un valor seguro, siempre sale, y siempre igual de rica. Ya os digo que es una fórmula importada de mi Asturias natal, y os la voy a copiar tal cual la tengo en mi vieja libreta de recetas de madre, tías y abuela con su mismas medidas... "medio vaso".. "a bulto"... y esas expresiones tan fantásticas de la gente que cocina lento y con cuchara de madera.




Ingredientes:

- 1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra.
- 1/2 vaso de vino blanco.
- 1 huevo mediano batido.
- Un trozo de mantequilla derretida ( 50 g)
- Harina ( la que pida ) Tened a mano 1/2 kilo.
- Un sobre de levadura Royal
- Sal
- Una yema de huevo para pintar.


Para el relleno:


- Salsa de tomate casera
- 350g de bonito del norte en aceite de oliva.
- 1 trozo de calabacín
-1/2 pimiento verde.
-1 cebolla.
- 2 dientes de ajo.
- Aceite de oliva viergen extra 
- Sal.




Preparación:

En primer lugar vamos a hacer el pisto para el relleno, así lo tenemos frío cuando la masa esté estirada. Lo hacemos pochando en un poco de aceite la cebolla picada, y el ajo también pequeño durante veinte minutos, a fuego lento. Luego añadimos el pimiento y el calabacín en trocitos pequeños. Dejamos otro ratito, incorporamos el bonito y a los diez minutos el tomate. La cantidad de tomate es un poco a gusto, que le de a todo un buen color.  Lo dejamos sofreír un poco más. Todo lo anterior lo haremos con paciencia y a fuego lento.

Un truco: Si hay prisas o urgencia ( cuantas veces me ha pedido Marta empanada para mañana a las diez de la noche!! ) tengo la solución perfecta: Hace tiempo localicé el pisto marca Hida y es la bomba. Sólo hay que añadir el bonito en frío y listo!
Magia.

Para hacer la masa:

En un bol echamos el aceite y el vino blanco, luego el sobre de levadura, la mantequilla derretida, la sal y el huevo batido. Lo mezclamos todo bien con una cuchara de madera. A partir de este momento comenzamos a añadir harina generosamente y revolver. No os preocupéis por los grumos, se deshace todo bien. Seguimos añadiendo harina hasta que nos cueste esfuerzo mezclar con la cuchara y entonces pasamos la masa a la mesa y seguimos trabajándola ya con las manos. Vamos incorporando un poquito de harina, ahora cada vez menos, hasta que tengamos formada una bola manejable y fácil de estirar, que no se pega a las manos.

Dividimos la masa en dos. Estiramos una mitad sobre rellenamos con el pisto, colocamos encima la otra. Sellamos doblando los bordes de abajo sobre la lámina de arriba y hacemos un pequeño agujero con los dedos en el centro de la superficie para que salga el vapor. Por último la pintamos con yema de huevo para que quede brillante.

La dejamos 40 minutos de horno a 180º y ya la tenemos! Os sorprenderá su masa crujiente y su sabor auténtico. Un consejo: en frío mucho más rica!





9 comentarios:

  1. buenos dias bea , pues a mi el pisto me encanta hacerlo y tenerlo en botes pero es una solucion como todo en la vida comprarlo hecho . me encanta este tipo de masa para hecer cualquier cosa de este estilo aqui tenemos varias masas y cocas de atun de pisto y verduras es una delicia una cena socorrida y un manjar entre amigos . un beso

    ResponderEliminar
  2. la probaré, yo hago otra masa, pero probaré esta y decidimos cual nos mola mas.... que como te dije por facebook, somos muy fans de la empanada... saludines

    ResponderEliminar
  3. Me encanta!!! y fría mejor!!! Yo la hago con manteca de cerdo. Besotes y hasta muyyyy pronto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa opción me apetece mucho probarla, pero por aquí la encuentro siempre en formato demasiado grande! bes

      Eliminar
  4. Hola, estoy ensayando masas y como la tuya tiene una pinta estupenda, por favor dime si es con harina de fuerza o harina común. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harina para todo uso, en casa usábamos la misma harina para todo, así que yo hago la empanada con harina normal. Un saludo!

      Eliminar
  5. Hola, Bea!
    Me ha gustado muchísimo tu entrada de hoy. De hecho, me ha obligado a buscar un mapa de España y Francia y ubicarme un popo, también. Pero es una entrada maravillosa llena de tradiciones, anécdotas e historias familiares. Haré esta empanada (a decir verdad, aquí e damos el nombre de "tarta", la empanada es algo distinto, a menos que se hable de la "empanada gallega" y esa es otra historia, tb). La masa es muy distinta a la que suelo preparar así que estaré encantada de probarla.
    Ya te contaré. Slds. desde Córdoba, RA.

    ResponderEliminar
  6. Yo siempre hago una receta muy parecida a la tuya con la unica diferencia de que lleva algo mas de mantequilla y menos levadura. Queda parecida a la pasta quebrada. Este fin de semana he probado tu receta (me convence que lleve menos mantequilla) y esta buena de sabor pero he tenido problemas al estirarla porque se le abrian hoyuelos y se me rompia, por lo que al no poder estirarla mucho se ha quedado un poco gorda pero aun asi muy buena, ¿puede ser por haberla amasado durante poco tiempo? La masa ya no se pegaba pero quizas deberia haberla trabajado mas.
    Siempre me surge la duda de saber en que momento la masa esta lista, ¿algun truco?
    Gracias por la receta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá el problema esté en la proporción de harina. Las medidas que pongo en la receta no son muy exactas, hay medios vasos y medios vasos. Y el medio kilo de harina lo indico como cantidad orientativa, no para añadir medio kilo, sino la necesaria para que la masa quede manejable.
      En cuanto al tiempo de amasado no hay problema en este caso, con cinco minutos y que esté bien lisa es suficiente.
      Si te puedo dar un consejo la masa no ha de quedar nada grasa, es decir que se llegue a pegar al rodillo. Se debe extender fácil, y si al hacerlo se encoge un poco, esperamos un minuto o dos para que se relaje y volvemos a estirar. Espero haberte ayudado. Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...