martes, 7 de febrero de 2017

Pasta fresca con brócoli y salsa de setas.


Me gusta el invierno porque invita a hornear y a preparar suculentos platos de cuchara. La llegada de las frutas y verduras de temporada como la naranja, las alcachofas, la coliflor o el brócoli suponen un aliciente más para los que nos gusta cocinar.

Me aficioné seriamente al brócoli hace dos o tres años; empecé por una cuestión de salud, porque sus propiedades tan magníficas me hicieron convencerme de lo importante de incorporarlo a la dieta en casa, pero luego a base de ir probándolo de distintas maneras se ha convertido en un básico en casa.


En efecto, hay muchas formas de presentarlo apetitoso y atractivo, al margen del típico sofrito con ajo; añadido a un pastel salado, en croqueta, como crema aderezada con especias… y una forma de tomarlo que me encanta es acompañando un plato de pasta fresca con un toque de beicon.

Esta receta que os traigo resulta verdaderamente deliciosa, la preparamos en casa el pasado sábado. No me la puedo adjudicar porque la descubrí en el restaurante del Hotel Fleicher’s en la pequeña localidad noruega de Voss, sólo que allí no llevaba setas y a cambio le habían añadido unos trocitos de melón en dados que le iban fenomenal.

Fue un viaje de placer con unos amigos con quienes nos une nuestra afición al buen vino. Este sábado los teníamos de visita en casa y les quise sorprender con aquel plato que compartimos juntos hace algunos años y como no, con un buen vino para acompañarlo.


Hace unas semanas descubrí gracias a una amiga un vino blanco exquisito, los que me conocéis ya sabéis que soy de blancos. Este delicioso blanco era de una bodega de Castilla la Mancha, Bodegas Verum. Como quedé tan contenta con los sabores y aromas de ese vino, y tras considerar otras opciones, me decidí por hacerme con una botella y descorcharla para esa comida especial y entrañable. Quería quedar bien, poner una mesa bonita y cuidar al máximo todos los detalles y en este caso más que nunca el tema del vino era importante.

Me tentaron otras opciones, sin embargo el Verum Sauvignon Blanc Gewurztraminer fue el seleccionado, y con gran acierto porque va fenomenal con la pasta y los ahumados como el beicon, lo cual en las circunstancias que os comento era importante.

¡Vamos con la receta!




Ingredientes:
  •         Un ramillete de brócoli.
  •       100 g de beicon en lonchas.
  •        1 ó 2 cebolletas.
  •        Un puñado de setas pequeñas.
  •        200 g de nata líquida 18% mg.
  •        Pasta fresca.
  •       Aceite de oliva virgen extra.
  •        Sal.



Preparación: 

  • 1     Cocemos el brócoli en agua salada durante media hora. En una sartén salteamos las setas en un hilo de aceite y después añadimos el beicon en pequeños trozos y lo tostamos ligeramente. Reservamos.

    2.   En esa misma sartén pochamos un poco la cebolleta picada pequeña con muy poco aceite. Añadimos la nata y dejamos reducir. En el último momento incorporamos las setas y removemos bien.

    3.     Reservamos el brócoli ya cocido junto a la panceta. Cocemos la pasta fresca unos minutos (con 5 basta para que quede al dente) en el mismo agua en la que hemos hecho el brócoli y escurrimos.

    4.  Para emplatar en primer lugar colocamos la pasta y sobre ella la salsa de setas. Finalmente, salteamos dos minutos las ramitas de brócoli con el beicon para que coja temperatura y lo incorporamos al plato. 

    A disfrutar!


1 comentario:

  1. Acabo de adquirir una pasión por el brocoli que desconocía hasta ahora, no lo había probado nunca, y ahora me encanta (me ha pasado como cuando descubrí las espinacas)... Este plato me gusta, lo probaré... saludines

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...