sábado, 20 de septiembre de 2014

Desavenencias y cubitos de hielo.


Un cubito de hielo tarda en derretirse aproximadamente 20 minutos a una temperatura ambiente de 25 grados que es la que había en mi salón hace justo 20 minutos. Lo he dejado fundirse en un plato de porcelana sobre la mesa de mi escritorio. El tamaño del cubito era el de una cubitera estándar, de esas que vienen incluidas en la nevera, o mejor dicho, en el congelador. 

Ese tiempo es el tiempo ideal que considero debe durar un enfado, un enfado también estándar.

Los hielos de gasolinera son mejores y también duran más; hay broncas "de gasolinera" y esas también duran más, pero nunca más de un día.

Hay muy pocas cosas que tenga que reprocharles a mis padres en mi vida, pero una de ellas, es que nuestras broncas, esas también estándar de padres e hijos, eran tamaño iceberg. Y así, las malas caras podían llegar a durar una semana; que en el concepto espacio tiempo de un niño se podía percibir como una década, o un siglo. Por lo que una de las cosas que consiguieron mis padres fue que tuviera verdadero terror a hacerles enfadar.

Los padres nos enseñan muchas cosas, y a veces, sin proponérselo, nos enseñan lo que no está bien predicando con el ejemplo. Esa técnica de educación me vino fatal en mi época adolescente ya que cuando me enfadaba con mi novio, uno de esos estándar que luego no llegan a nada, entendía que no debía dirigirle la palabra en al menos una semana y eso me hizo perder muchos momentos felices.

Así que en mi etapa adulta, he venido haciendo exactamente lo contrario y con muy buenos resultados. He desarrollado la capacidad de enfadarme con mis hijos o mi marido, o quien sea, y zanjar el asunto en menos de 20 minutos haciendo tabla rasa. 

Es mil veces más práctico.

Sabed que las tazas conservan peor el hielo que los vasos, y que la coca cola es la bebida que más tiempo mantiene los cubitos de hielo, le sigue la leche, y el que peor lo hace el el zumo; por su contenido en azúcar; que tiene la misma capacidad que la sal para derretir el hielo. Tiene lógica. Cuando más dulce es una persona más rápido lo diluye todo.


viernes, 19 de septiembre de 2014

Macarons de higos. Receta.


No es nada complicado hacer macarons y que te salgan bonitos. Hace tiempo os subí un tutorial en el que os explicaba todos los detalles para hacerlos en casa y tener éxito; los puntos débiles a los que hay que prestar atención para que las conchas salgan bien y con su pie ( que es ese borde tan característico), bien lisas, todas iguales, en fin, unos macarons como los de una pastelería de París.

Os conté también en qué momento del proceso se deben teñir, y cómo hacerlo. La última vez que visité Ladurée, hace unos meses, tenían una paleta de colores maravillosa. Pero es cierto que tal cual, al natural son bien bonitos. Y así es como he dejado éstos que he decidido rellenar con una mermelada casera de higos y que han resultado deliciosos.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Cocinar para 4.000 comensales. Royal Caribbean cruises.



Siempre he tenido la curiosidad de saber cómo es la cocina de un crucero en donde sirven comidas a miles de personas a lo largo de una semana de navegación; su gestión, el sistema de compras, de comandas, el secreto para que todo funcione como un reloj. Porque así es como funciona el servicio de cenas del que es el tercer barco más grande el mundo; el Liberty of the seas de la compañía Royal Caribbean. No daba crédito cuando sabiéndome uno de los 4.000 huéspedes del barco, sentada en la mesa, me preguntaron como quería el entrecot: "rare, medium, o well done?"

Yo soy de well done y mi marido de rare, mientras que para los niños los pedimos medium. No sólo nos llegó la carne exactamente como la habíamos encargado sino que nadie tuvo que identificar cual era la que le correspondía. Alucinante no?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...